12 conversaciones que no esperaba tener con mis hijas (todavía)

12 conversaciones que no esperaba tener con mis hijas (todavía)

“¬ŅC√≥mo era la escuela?” Le pregunt√© a mi hija de 5 a√Īos mientras se abrochaba en el asiento de su auto con peque√Īos dedos con hoyuelos.

“¬°Tuve un gran d√≠a!” ella respondio. “¬°Hice una nube de bolas de algod√≥n y Peter me bes√≥ en la boca!”

Hola oscuridad mi vieja amiga…

Hab√≠a escuchado sobre esto. Creo que es lo que com√ļnmente se conoce como una “experiencia extracorporal”. La minivan sali√≥ de debajo de m√≠ y arroj√© a trav√©s del tiempo y el espacio a una luz brillante, donde mi abuela muerta estaba parada frente a m√≠ con una larga t√ļnica blanca y una sonrisa satisfecha.

“Solo adelante y ll√©vame ahora”, dije, clamando por pasarla. “¬°Est√°n tratando de matarme!”

‚ÄúOh, lo s√©, cari√Īo. Se llama crianza de los hijos “.

Y con eso me puso el talón en la frente y me devolvió al asiento del conductor para enfrentar otra situación parental para la que no estoy preparado.

Esta no era la primera vez que algo as√≠ hab√≠a sucedido. Pr√°cticamente desde que nacieron mis tres hijas, he estado detr√°s de la bola 8 en una preparaci√≥n de conversaci√≥n significativa. Ahora que son 4, 5 y 6, he aqu√≠ un vistazo a mis archivos de 12 conversaciones que no anticip√© hasta que ten√≠an al menos 12 a√Īos:

1. Sass

Gracias, radio de coche, por moldear una conversaci√≥n r√°pida y divertida en letras repetitivas y adictivas. S√≠, ni√Īa, s√© que “naciste de esta manera”. Yo estuve ah√≠. Ahora qu√≠tate esa camisa del vientre inmediatamente.

2. muerte

El a√Īo pasado, asistimos al funeral del t√≠o abuelo de mi esposo. Ahora estoy atrapado en el lugar dif√≠cil entre asegurarles que algo mejor me espera y mis hijas rogando que vayan al cielo donde puedan “finalmente hacer lo que quieran”.

3. Drama de chicas

Oh, comienza temprano, este. Y conf√≠a en m√≠, la experiencia no tiene ning√ļn beneficio. Su hijo que se molesta en el recreo apesta tanto como cuando le sucedi√≥ hace 30 a√Īos.

4. Imagen corporal

‚ÄúMam√°, no quiero usar mi abrigo de invierno porque me hace ver gorda‚ÄĚ, dijo mi hija de 6 a√Īos, cuando escuch√© mi propia voz proveniente de su cuerpo y sud√© fr√≠o, d√°ndome cuenta de que estaba ahora el modelo a seguir de la autoestima de alguien.

5. Maldecir

No s√© d√≥nde lo recogieron, pero podr√≠a haber sido cuando respond√≠ al comentario de su abrigo con: “No, ni√Īa, te ves bien. Maldici√≥n ¬°bueno!”

6. “La charla”

Mami, ¬Ņc√≥mo lleg√≥ ese beb√© a su barriga?

“¬ŅQu√© tal si vamos a discutir c√≥mo va a tener ese beb√© fuera de su barriga?

Cinco minutos despu√©s: “Y es por eso que no besamos a los ni√Īos en el patio”.

7. Real Life Bad Guys

Lamentablemente, los simulacros de intrusos son algo com√ļn ahora, y si tienes una manera de explicarles a tus hijos por qu√© eso no deber√≠a darles pesadillas, comparte.

8. tecnología

No, no puedes tener un tel√©fono celular para tu s√©ptimo cumplea√Īos. Tienes dos amigos (que tampoco tienen tel√©fonos celulares).

9. Redes sociales

Seg√ļn mis amigos, la edad para Instagram es de 10 a√Īos. Diez. Cuando expres√© mis preocupaciones, me aseguraron que las cuentas de sus hijos est√°n configuradas como privadas y que todo lo que hacen es publicar selfies de caras extra√Īas para sus dos seguidores. Se necesit√≥ mucha moderaci√≥n para no lanzar una buena y anticuada conferencia sobre “el problema con los ni√Īos en estos d√≠as”.

10. Rechazo deportivo

El a√Īo pasado, mi hijo de k√≠nder mont√≥ el pino casi toda la temporada de f√ļtbol. Ella lo odiaba. Mi esposo se pele√≥ con el entrenador. Renunciamos. El fin.

11. Colegio

Seg√ļn nuestro experto en finanzas, la universidad costar√° aproximadamente 5,2 mil millones de d√≥lares al a√Īo para cuando nuestros graduados mayores de la escuela secundaria. Lo que pens√© que ser√≠an unos pocos d√≥lares ocasionalmente arrojados a una cuenta de ahorro cuando llegan a la escuela secundaria se ha convertido en un gasto mensual importante que est√° reduciendo en gran medida mi fondo de emergencia Ann Taylor Loft.

12. De mi amigo que tiene todos los ni√Īos: cambios de humor

Crees que eres inmune porque no est√°s lidiando con hormonas femeninas que parecen una l√≠nea de emojis de una milla de largo, pero los chicos se abrochan en la monta√Īa rusa del humor tan r√°pido como las chicas.

Entonces a mis compa√Īeros padres, buena suerte. Es un mundo diferente all√° afuera que cuando √©ramos ni√Īos y todo ha avanzado entre cinco y siete a√Īos, excepto las camisas del vientre. Gracias a Dios no hab√≠a Instagram en ese entonces.

Hannah Mayer Hannah Mayer