5 lecciones que mi interpolaci√≥n me ha ense√Īado sobre las redes sociales

5 lecciones que mi interpolaci√≥n me ha ense√Īado sobre las redes sociales

Estoy herido y sorprendido por sus duras palabras, pero al mismo tiempo entiendo lo que quiere decir y por qué las dijo.

Lo que vi, mientras miraba mi caf√© y al otro lado de la habitaci√≥n, fue una hermosa escena de padre e hija juntos trabajando en su tarea de √°lgebra. Vi un momento familiar para congelarse a tiempo, un momento para recordar cu√°ndo estaba en la escuela secundaria y necesitaba ayuda en algunas ecuaciones. Quer√≠a recordar estas ma√Īanas tempranas de la escuela y la tarea y el “tweendom” que se desvanecer√°n en solo otro momento de una de las edades de la infancia.

Sin embargo, lo que vio fue solo a s√≠ misma, con la cabecera de la cama temprano en la ma√Īana, vestida con pijamas viejos. Ella vio sus ojos somnolientos y el cabello desordenado de su padre. Se vio sentada muy cerca de su padre mientras que durante el d√≠a le gusta emitir ese ambiente adolescente que felizmente mantiene a sus padres a una distancia fr√≠a e independiente. Quiere que la gente sepa que normalmente se cepilla el pelo y usa jeans ajustados.

Lo entiendo.

Recientemente me desmarqu√© de una foto que un amigo public√≥ en Facebook. Me envi√≥ un mensaje pregunt√°ndome por qu√© me hab√≠a desmarcado, ya que lo que vio fue una foto llena de recuerdos felices con un viejo grupo de amigos de hace casi 30 a√Īos. Lo que vi fue a m√≠, un joven de 18 a√Īos que estaba terriblemente infeliz y poco saludable por dentro y que hab√≠a pasado a√Īos tratando de eliminar las im√°genes que se tomaron durante ese tiempo. Su etiquetado me trajo a esa chica al frente y al centro, y no pude presionar borrar, borrar, borrar lo suficientemente r√°pido.

Lo que vi fue a m√≠, un joven de 18 a√Īos que por dentro era terriblemente infeliz e insalubre.

As√≠ que entiendo que lo que veo como un hermoso momento familiar, ella puede verlo como un momento de cabello feo por la ma√Īana. Y hace unos a√Īos, como su madre, lo habr√≠a publicado sin su conocimiento u opini√≥n. Hace unos a√Īos no estaba en las redes sociales. Ahora que tiene 12 a√Īos, todo es diferente.

Despu√©s de pedir una cuenta de Instagram por m√°s de UN MILL√ďN DE A√ĎOS (su cuenta de la situaci√≥n; en realidad solo fueron unos pocos meses), porque TODOS en todo el mundo est√°n en Instagram adem√°s de ella, abr√≠ una cuenta para ella en su 12 ¬į cumplea√Īos. Todav√≠a es inc√≥modo para m√≠, a pesar de que nuestros controles parentales son probablemente mejores que los cortafuegos de TI de Target, pero decidimos que ser√≠a una manera f√°cil de disfrutar de sus primeros pasos en las redes sociales bajo nuestra cuidadosa vigilancia, antes de que la mierda realmente golpee al fan y su acceso explota a medida que envejece. Cr√©eme, quiero trasladar a mi familia a una yurta en Siberia cuando pienso en Snapchat, el acoso cibern√©tico e incluso Tinder.

Sin embargo, lo que no esperaba de dejarla tener una cuenta de Instagram era que me ense√Īar√≠a una o dos lecciones sobre mi propio comportamiento en las redes sociales.

1) Piensa antes de publicar. Lo que pasa en l√≠nea permanece en l√≠nea. Est√°s dejando un registro permanente para que todos lo vean y Google. ¬ŅEs esta una publicaci√≥n o imagen que quieres recordar para siempre? ¬ŅEs esto algo que quiere que vea un futuro empleador? ¬ŅTu abuela? Tener a mi hija en las redes sociales me ha hecho parar antes de publicar en cualquier lugar para pensar en la responsabilidad que realmente tiene.

2. No se trata solo de ti. Claro, te encant√≥ la imagen, pero ¬Ņes algo que lastimar√° a tu amigo o familiar? Pedir permiso. Si bien s√≠, soy due√Īo de las historias sobre mi maternidad, no son solo m√≠as. Ahora me tomo el tiempo para discutir publicaciones y fotos con mis hijos, y si no les gusta algo, no lo publico ni hablo sobre eso. El respeto mutuo pertenece al frente y al centro, tanto dentro como fuera de las redes sociales. Y estoy agradecido de que mis gatos no est√©n en Instagram.

3) Sepa qui√©nes son sus amigos. Mi p√°gina personal de Facebook se ha convertido en un gran grupo de personas. Hace unos a√Īos comenc√© a hacer amigos con cualquiera que solicitara ser mi amigo si ten√≠amos algunos amigos en com√ļn. Pero ahora, me pregunto qui√©nes son la mayor√≠a de estas personas. Como ahora tengo que aprobar qui√©n sigue la cuenta de Instagram de mi hija, me ha impulsado a volver a mis cuentas y establecer una l√≠nea m√°s fuerte entre lo que publico personalmente y lo que quiero mantener en mis p√°ginas profesionales, y estoy limpiando mi cuentas

4. Publica porque es importante para ti, no por “Moneda similar”. Todos quedamos atrapados en lo “viral” que es una publicaci√≥n o imagen. Adm√≠telo, lo haces. Puede que tengas 45 a√Īos, pero tener 50 me gusta en una publicaci√≥n de Facebook se siente mejor que tener dos. Tener esta discusi√≥n exacta con mi hija, dici√©ndole que publique fotos que ama en Instagram porque las ama, no porque sean populares, me ha ayudado a descubrir qu√© debo compartir y darme cuenta de que no necesito desperdiciar tanto tiempo para encontrar el filtro adecuado para que a la gente le guste m√°s mi foto. Siempre he encontrado que las publicaciones y las im√°genes que m√°s resuenan son las que dicen mi verdad de todos modos. El resto no importa.

No permita que las redes sociales administren su tiempo. Administre su tiempo en las redes sociales.

5. Baje su tel√©fono. ¬ŅCada momento realmente necesita ser capturado? Cuando mi hija se uni√≥ a Instagram por primera vez, estaba en su tel√©fono TODO EL TIEMPO. Y me vi en ella. ¬ŅRealmente estaba haciendo esto tambi√©n? ¬ŅFue la foto que tom√© m√°s importante que el momento que acabo de pasar con mis hijos? Claro, las redes sociales son divertidas y emocionantes, pero la persona sentada frente a m√≠ es a√ļn m√°s importante. No permita que las redes sociales administren su tiempo. Administre su tiempo en las redes sociales. Esta ha sido una de las lecciones m√°s importantes que he aprendido al ver a mi propia hija comenzar su viaje en l√≠nea.

Al igual que todo con la crianza de los hijos, todos aprendemos juntos a medida que avanzamos y crecen. Cometer√° errores como lo haremos nosotros, pero verla explorar las redes sociales en los √ļltimos dos meses me ha ense√Īado mucho como madre mientras reflexiono sobre mi propio comportamiento en l√≠nea. A veces la miro con gran deleite mientras mejora sus habilidades de fotograf√≠a, pero luego entro en su lista de “aprobaci√≥n de amigos” y me averg√ľenzo de las personas que han encontrado su cuenta.

La paternidad es una maravilla mezclada con una cantidad saludable de preocupación. Sin embargo, a medida que sumergimos nuestros pies en el extremo poco profundo del grupo de redes sociales, honestamente, es una preocupación mezclada con una gran cantidad de asombro.