A la se√Īora de MLM en la l√≠nea de pago

A la se√Īora de MLM en la l√≠nea de pago

Mi hijo tiene un trabajo de medio tiempo en el supermercado de nuestra ciudad. Trabaja all√≠ despu√©s de la escuela y los fines de semana. Est√° ahorrando para un auto. O Chipotle (oye, nuestras cuentas est√°n vinculadas … ¬°Ya veo a d√≥nde va el dinero!). La mayor√≠a de sus turnos se gastan llamando a los clientes. A veces hace el equipaje, a veces es el ni√Īo en el estacionamiento recogiendo carros.

Anoche, sin embargo, fue cajero. Atravesaste su l√≠nea con tu esposo. Aparentemente, la conversaci√≥n fue agradable … ya que se acercaba el final del turno de mi hijo, probablemente apreciaba el intercambio con personas agradables como ustedes. Terminando la noche con una buena nota y todo ese jazz.

Cuando se empacaron los art√≠culos y se firm√≥ el recibo de su tarjeta de cr√©dito, podr√≠a haber seguido su camino alegre y dejar que mi hijo termine su turno y contin√ļe con su s√°bado por la noche. Tiene 16 a√Īos y los s√°bados por la noche son como libros no escritos que solo esperan sus historias.

Pero no lo hiciste, ¬Ņverdad?

No Te volviste hacia él, después de que te deseó buenas noches, y hablaste. Tocaste los lados de tu propia cara y le dijiste a mi hijo:

“Guau. Tienes mucho acn√© “. Luego sacaste una tarjeta de presentaci√≥n de tu bolso y se la entregaste a mi chico.

‚ÄúVendo productos que pueden ayudar con eso. ¬°En seis meses, se habr√° ido! “

Mi hijo tom√≥ tu tarjeta. Lo tom√≥ y dijo: “Gracias”. Y luego agreg√≥: “Pero no, gracias”.

Tomó tu tarjeta y te agradeció porque así es como lo he estado criando. El es educado. Infaliblemente así.

√Čl dijo “no, gracias” porque tambi√©n lo estoy criando para que hable por s√≠ mismo. Ser orgulloso y ser valiente.

Lo recogí poco después de que te fueras. Soy madre soltera de cuatro hijos y somos un hogar de un automóvil. Paso mucho de mi tiempo transportando adolescentes a trabajos, actividades y casas de amigos. En cierto modo, es una bendición porque tenemos algunas buenas conversaciones. Hablamos de casi todo, mis hijos y yo.

Anoche, mi hijo y yo hablamos de ti.

Tus palabras, independientemente de tu intenci√≥n, hieren a mi hijo. Me cont√≥ la historia. Su rostro estaba iluminado por el brillo de su tel√©fono mientras simult√°neamente derramaba sus entra√Īas y solidificaba los planes de la noche con su tripulaci√≥n. Y luego, dijo lo que me rompi√≥ el coraz√≥n y por un segundo, me hizo odiarte:

“Hombre. Estaba teniendo un buen d√≠a hasta ese momento, mam√° “.

De todos modos, arruinaste el día de mi hijo.

Ahora, así es como opero: creo. Analizo y cavo profundamente y me esfuerzo mucho por comprender los Hows y los por qué de la vida. Elijo no creer que algunas personas son realmente horribles. Pensé un poco en mi hijo:

Tal vez habían salido a cenar y tomar algo y ella estaba un poco emocionada. La gente pierde su filtro después de unos cócteles.

Tal vez ella tenía mala piel cuando era más joven y quería ayudarte.

Tal vez est√° desesperada y en bancarrota y pens√≥ que tratar de conseguir un cajero de una tienda de comestibles de 16 a√Īos como cliente parec√≠a una buena idea.

Pensé, pero no dije en voz alta:

Tal vez ella es un vagabundo irreflexivo e insípido que tiene cero habilidades sociales y debería ser enviada a vivir a una isla repleta de folletos de Amway.

Mi hijo ya estaba sonriendo, no estoy seguro si fue porque hablar con mamá era tranquilizador o si uno de sus amigos acababa de enviarle un mensaje de texto divertido. Sentí cierto alivio por el momento, la nube negra que había arrojado tan descuidadamente durante su día había comenzado a moverse.

Eso es lo que pasa con este chico. Mi hijo. El es una buena persona. Es inteligente, es carism√°tico y confiado. Uno de los ni√Īos m√°s populares de su grado. Montones de amigos y un sentido del humor que me hace sonrojarme orgullosamente. No es un santo, por supuesto, en casa a veces lo llamo Eric Cartman debido a su capacidad de sonar exactamente como el ni√Īo enojado de South Park. Pero √©l realmente es una persona decente y amable. Lo amo con todo mi coraz√≥n.

√Čl tiene algunos granos. Supongo que podr√≠a llamarse acn√©, que no es un fen√≥meno poco com√ļn en los adolescentes. √Čl es muy consciente de ello, ya que tenemos varios espejos en nuestra casa y su visi√≥n es perfecta. Tenemos algunos productos ProActiv, algunos limpiadores Neutrogena. Intento comprar comida org√°nica sin procesar para mis hijos con la frecuencia que me permite mi presupuesto, porque creo que es mejor para ellos y para su piel. Entonces s√≠, este hijo m√≠o tiene algunos problemas de piel.

Pero aqu√≠ est√° el trato: no necesita que se lo se√Īalen. Especialmente no un s√°bado por la noche cuando est√° terminando un turno en su trabajo a tiempo parcial. Y especialmente no por un extra√Īo que intenta vender algo. Podr√≠as haber dejado la tienda, irte a casa y hacer lo que sea que hagas. Pero, por alguna raz√≥n, pensaste que era una buena idea confrontar a un adolescente cautivo y se√Īalar un defecto percibido en su persona para conseguir algunos negocios por ti mismo.

¬ŅY sabes qu√©? No fue una buena idea.

Me dio tu tarjeta. Lo tengo aquí, frente a mí mientras escribo esto. Como veterano de un divorcio difícil, he aprendido que algunas llamadas y correos electrónicos deben recibir un período de reflexión, para no enviar o decir algo de lo que pueda arrepentirme más tarde.

Quería llamarte esa noche en el auto mientras mi hijo estaba sentado a mi lado. Quería acostarte en ti, arrancarte uno nuevo, hacerte saber cuán absoluta y completamente ERRORASte. Tus acciones sacaron a la mamá oso en mí y, aunque no sale a menudo, cuando lo hace, sigue. En como Donkey Kong.

No creo que te vaya a llamar. Se iniciaron varios correos electrónicos y luego se eliminaron. A medida que pasan las horas desde que te acercaste a mi hijo en esa tienda de comestibles, los sentimientos están disminuyendo. Lento pero seguro. Todavía te enviaré el correo electrónico, garantizado. Debes saber que lo que hiciste estuvo mal. Pero esperaré hasta que estas garras de mamá oso se retraigan un poco. Escribir con estas cosas puede ser una perra.

Mi hijo no te olvidar√°. √Čl no te olvidar√°, ni c√≥mo se sinti√≥ cuando tocaste tu cara para se√Īalarle los defectos de la suya. No olvidar√° lo que se siente tener que tragarse su orgullo y tomar la tarjeta que le entreg√≥, porque tiene 16 a√Īos y es cajero en una tienda de abarrotes y es su trabajo tratar a los clientes con respeto. Le diste una lecci√≥n esa noche, que estoy seguro no fue tu intenci√≥n. Solo quer√≠as vender algunas cosas.

Le ense√Īaste que las palabras tienen poder. Abriste la boca y le ense√Īaste a mi hijo lo que es estar en el extremo receptor de palabras inapropiadas y mal intencionadas. Le diste una lecci√≥n sobre qu√© es y qu√© no est√° bien decir a perfectos extra√Īos. Me ayudaste a hacer uno de mis trabajos menos favoritos como padre: le espesaste la piel y endureciste un poco a mi dulce chico. Reforzaste su armadura, ese equipo de batalla que puede usar cuando comienza a navegar por la vida. Me ayudaste. Me ayud√≥ a armar a mi hijo. Ahora es m√°s inteligente y est√° mejor equipado.

Mejor equipado para enfrentar el mundo … un mundo lleno de gente como t√ļ.

Entonces, por favor, Amway Lady, deja que mi hijo y yo tambi√©n te ense√Īemos algo. La pr√≥xima vez que sientas la necesidad de vender tus productos, pi√©nsalo. Mira a qui√©n intentas atraer. Antes de abrir la boca, antes de tocarse la cara, antes de cavar en su bolso y pescar una de sus tarjetas de visita … piense. Y si eso no es algo de lo que eres capaz, quiz√°s quieras ver si Amway fabrica un producto que pueda ayudarte.

Sinceramente,

Mam√° oso