Cómo aprendí a dejar que mi hijo sintiera sus emociones

Cómo aprendí a dejar que mi hijo sintiera sus emociones

Mi hija tiene una mirada particular en su rostro a veces. Es dif√≠cil de explicar, pero he aprendido a reconocerlo; Una fachada en blanco, cuidadosamente controlada, habla de problemas justo debajo de la superficie. Es el s√≠ntoma de contener sus emociones, un rechazo de lo que ella ha considerado “malo” al mismo tiempo que intenta fingir que todo est√° bien … “normal”, sea lo que sea que eso signifique. Es un intento de estar en un lugar donde ella no est√°, porque el lugar en el que est√°, internamente, parece un lugar para evitar, un lugar que es demasiado oscuro, demasiado aterrador, demasiado triste.

Hubo un momento en el que quizás ni siquiera me di cuenta de esta expresión en su rostro, tan ocupado como estaba tratando de fingir que todo estaba bien y normal. Mucho peor, y mucho más difícil de admitir, hubo un momento en el que podría haberlo visto, y desvió la mirada. Hubiera estado agradecido de que ella estuviera fingiendo. Apenas podía admitir mis propias emociones, respirar a través de mis propios miedos, superar los minutos de mi propia vida.

¬ŅC√≥mo podr√≠a estar con sus emociones tambi√©n? No ten√≠a la capacidad.

Crecí en una familia que expresaba emociones pero nunca hablaba de ellas. Embotellamos nuestros sentimientos hasta que explotaron, rompiendo la ilusión de que las cosas estaban bien con los fragmentos de ira, lágrimas, gritos llenos de acusaciones y juicios que salieron volando por todas partes. Estos incidentes ocurrieron con demasiada frecuencia, hiriendo a todos los que estaban en el camino de la explosión. A raíz de esto, no habría discusiones sobre lo que sucedió, ninguna propiedad de cómo nuestros sentimientos se habían expresado y lastimado de manera inapropiada a los demás, ni responsabilidad propia, y ciertamente, ni disculpas. Nos dejaron a nuestros dispositivos para controlar el sangrado y vendar nuestras heridas, se esperaba que nos reparáramos y luego volviéramos a fingir que todo estaba bien.

Sin una discusi√≥n de lo que sucedi√≥, nunca hubo curaci√≥n o aprendizaje, y por lo tanto no hubo posibilidad de que las instancias no volvieran a suceder. Todos camin√°bamos sobre c√°scaras de huevo por un tiempo, tiernos y doloridos, nuestras sonrisas demasiado forzadas, cuidadosas con cada interacci√≥n, volviendo a la seguridad de nuestras habitaciones privadas. Luego, lentamente, volver√≠amos a la “normalidad”, hasta que explotara otra bomba emocional.

El concepto de expresar sentimientos sin apuntarlos como dagas a los que amas no fue uno que encontr√© hasta la escuela de posgrado. Preguntar c√≥mo estaba alguien y luego escuchar sin intentar arreglarlo; dejando espacio para la tristeza, la ira y el dolor, sabiendo que era mejor sacarlo que retenerlo; entendiendo que mis reacciones emocionales eran algo para que yo las mantuviera y procesara, no para arrojarlas a otras personas. Todos estos conceptos los aprend√≠, cre√≠ y comenc√© a practicar, por primera vez en mi vida … con mis clientes.

En casa, nunca se me ocurrió usar estas mismas habilidades al ser padre. Si mi hija estaba molesta, intentaba arreglarlo, calmarlo o, si ninguno funcionaba, me frustraba y me alejaba. Si estaba enojada, respondía con ira propia. Cuando trató de expresar cómo se sentía, supuse que sabía de dónde venía antes de escucharla realmente, y me apresuré a juzgar y suponer. Claro, me disculpé después, tomando al menos un aprendizaje sólido de mi infancia, algo que podría hacer mejor, algo que nunca se hizo por mí. Menos bombas emocionales explotaron. Pero nunca consideré que debería, o incluso podría, dejar que mi hija esté triste, enojada o asustada, y no intentar hacer nada para cambiarla.

Estamos muy programados para calmar a nuestros hijos. Vendamos sus heridas, atenuamos sus miedos, limpiamos sus l√°grimas y hacemos todo lo posible para limitar los momentos en que pueden lastimarse, cuando pueden estar asustados, cuando pueden sufrir. Tratamos de distraerlos de sus heridas con actividades divertidas y dulces, les decimos que todo va a estar bien y les instamos gentilmente a que no lloren, y creemos que estamos haciendo la crianza m√°s respetuosa que podemos hacer como lo hacemos. eso. Y, por supuesto, hasta cierto punto, esto es saludable y verdadero.

Nuestros hijos hacer Necesitan que vendemos sus heridas, que limpiemos sus l√°grimas y que aliviemos sus miedos. Necesitan saber c√≥mo calmarse, recuperarse y pasar de las heridas f√≠sicas y emocionales, y para aprender eso, necesitan que los ayudemos cuando son peque√Īos. Necesitan amor y apoyo y tranquilidad de seguridad. Necesitan saber que estamos all√≠ y que no nos vamos a ir.

Pero también necesitan llorar, gritar y gemir. Necesitan estar tristes, enojados y asustados. Y necesitan el espacio para sentir realmente estos sentimientos cuando surgen antes de precipitarse hacia algo que parece mejor porque hacerlo hace que estos sentimientos parezcan malos.

Lo necesitan como si necesitaran comer sus vegetales, cepillarse los dientes y dormir bien por la noche. Es tan esencial.

No sab√≠a esto cuando comenc√© a ser padre. No podr√≠a haberlo sabido, porque era algo que nunca me ense√Īaron, y nunca se lo ense√Ī√© a mis padres. Y por lo que he visto, no estoy en minor√≠a en este caso.

¬ŅUna vida en la que est√° bien estar triste, enojado y asustado, donde se alienta a las personas a sentir esos sentimientos sin disculpas o verg√ľenza, sin apresurarse o reprimirlos? No vi eso en mi casa mientras crec√≠a, pero tampoco lo vi entre mis amigos. No me encontr√© con √©l durante mis a√Īos de pregrado en la universidad, y rara vez lo vi modelado en programas de televisi√≥n y pel√≠culas.

No es solo una cosa que no hicimos en mi casa mientras crecíamos. Es algo que no hacemos como sociedad.

No nos sentimos cómodos con la tristeza. Tenemos miedo a la ira. Cubrimos el miedo con falsa valentía. Y luego nos preguntamos por qué estamos tan deprimidos, irritados y ansiosos.

Luego ense√Īamos esto a nuestros hijos.

Cuando veo a mi hija tener esa expresión en su rostro ahora, me detengo, inmediatamente. No importa si llegaremos tarde a donde vamos, si tengo un millón de cosas que hacer, si tengo un plan que no deja espacio para lo que sea que esté sintiendo. Me detengo y pregunto qué está pasando.

Ella tiene once a√Īos ahora. Ella no siempre me dice, al menos no en este momento. A veces ella quiere m√°s tiempo para procesar; a veces ella solo tercamente quiere guisarlo por m√°s tiempo. A veces, ella simplemente no conf√≠a en ese momento en que est√° bien decirme lo que realmente siente, que puedo sostenerlo y dejar que ocurra sin equivocarse, tratar de cambiarlo, enojarse o apresurarse. eso.

Lo entiendo. Durante los primeros seis o siete a√Īos de su vida, le ense√Ī√© que probablemente har√≠a todas esas cosas. Le ense√Ī√© que no era seguro ser honesto y expresar completamente c√≥mo se sent√≠a. Le ense√Ī√© que podr√≠a ser malo tener esos sentimientos.

Esas son cosas que pueden ser difíciles de aprender. Lo sé. Todavía lucho con eso como adulto.

Me recuerdo a mí mismo ser paciente con ella. Le recuerdo que no solo es seguro expresar Nada y todo ella está pensando y sintiendo, pero ese sentimiento y hablar de eso con alguien que amas es el camino directo hacia la curación, moviéndote a través de ellos hacia algo nuevo. Le recuerdo los momentos en los que mantenía sus sentimientos, lo que eventualmente la llevó a estallar enfadados, a actuar de ambas partes y a lastimarse mutuamente.

Lo dejé pasar, por el momento, pero luego pregunto nuevamente más tarde. Sigo preguntando hasta que ella me lo dice.

Finalmente, ella lo hace. Entonces escucho. Yo hago preguntas La abrazo mientras llora, o golpeo una almohada con ella si est√° enojada. Suavemente hago preguntas que a menudo me da miedo hacer, preguntas para las que sinceramente no s√© la respuesta, y sin embargo s√© que si hay algo all√≠, necesitar√° un permiso adicional para expresarse. Le pregunto si est√° enojada conmigo y si la lastimo, si siento que existe la posibilidad de que est√© reteniendo esa parte. Le pregunto si hay verg√ľenza o verg√ľenza, si es reticente a compartir lo que est√° sucediendo y abrir una conversaci√≥n sobre eso. Le pregunto si necesita algo.

A veces las respuestas son difíciles de escuchar. Ella se abre sobre las veces que yo hizo lastimarla Ella me dice que está sola y asustada. Ella expresa dolor y enojo por la forma en que otras personas la tratan en su vida, personas que no puedo controlar o cambiar.

La dejé llorar. La dejé estar triste. La dejé enojarse y asustarse. Le dejé sentir todas las cosas y decir todas las cosas, y dejé que hubiera espacio para eso primero.

La sostengo a trav√©s de todo y trato de ayudarla a navegar formas de sentir sus propias emociones y comunicar sus propias necesidades, sus propios l√≠mites. Intento no tomarlo como algo personal. A veces, tambi√©n bajo la guardia. Me abro sobre c√≥mo me siento, y le muestro mi tristeza, mi ira, mi miedo … pero solo si parece que le da permiso adicional para mostrarme su propio mundo interior tambi√©n.

Finalmente, después de todo eso, nos dedicamos al negocio de mejorar las cosas. Pero eso viene después. No le digo que todo va a estar bien, porque a veces no lo está. Realizo compromisos claros sobre lo que puedo hacer para ayudar, y luego los mantengo. Seguimos adelante, juntos.

Pero primero, sentimos.

Siempre me parece un proceso complicado y prolongado cuando lo pienso, pero en realidad, todo esto lleva unos 15 minutos, y luego nos hacemos cosquillas, nos reímos, en un espacio totalmente diferente, completamente conectados, abiertos y real el uno con el otro.

Ese es uno de los mayores secretos de la vida. La tristeza, la ira y el miedo siempre sienten que te tragarán por completo si entras en ellos, pero una vez que lo haces, se liberan. Se mueven a través de ti, generalmente en unos pocos minutos. Y si puedes sentirlos con otra persona, el proceso te acerca.

Es el verdadero b√°lsamo para todas nuestras heridas. Sentir nuestros sentimientos completamente, en presencia de otros, es, como resulta ser, todo lo que realmente necesitamos.