Cómo está cambiando mi relación con mi hijo mientras se prepara para ir a la universidad

Cómo está cambiando mi relación con mi hijo mientras se prepara para ir a la universidad

Me sent√© en el columpio del porche trasero y vi c√≥mo las luci√©rnagas charlaban mientras la carcasa bluetooth de mi iPhone ocasionalmente mostraba un saludo a cambio. Al menos espero que haya sido un saludo. Odiar√≠a pensar que los confund√≠. Mi pantalla del Kindle se hab√≠a apagado hace unos minutos. Mi hijo jugaba al baloncesto en el camino de entrada, y busqu√© el subtexto en cada golpe. Mi esposo dijo que el ni√Īo no hab√≠a salido enojado de la mesa. Eso hizo uno de nosotros.

Fue un argumento est√ļpido. Su habitaci√≥n es un enorme pozo de entrop√≠a. Espero que esas damas brit√°nicas con hisopos aparezcan en cualquier momento para detallar cu√°ntos tipos de bacterias se est√°n infectando en su alfombra. Entonces le ped√≠ que lo limpiara. Podr√≠a haber dicho “Claro”, terminando la conversaci√≥n. Ni siquiera habr√≠a tenido que decirlo en serio. Soy lo suficientemente inteligente como para saber que una respuesta afirmativa solo significa que escuch√≥ palabras que salieron de mi boca. En cuanto a escucharlos y prestarles atenci√≥n, s√© que no hay garant√≠a.

√Čl dijo: “Soy ocupado.“Supongo que es cierto en alg√ļn nivel. No ha estado despierto antes del mediod√≠a en toda la semana, y desaparece todas las tardes para jugar baloncesto, luego pasa el rato con sus amigos. Eso no deja mucho tiempo para las tareas del hogar. Sin embargo, al informarme que estaba demasiado ocupado para limpiar su habitaci√≥n, se sinti√≥ como una patada de arena en la cara. Mi hijo ha sido extremadamente resistente en los √ļltimos tiempos. No es que √©l haga lo que le pido, pero generalmente no es tan hostil al respecto. Por lo general, tampoco soy tan hostil a cambio. √Čl llega a las cosas con el tiempo. Hoy no fue uno de esos d√≠as m√°s razonables.

“Tal vez estoy demasiado ocupado para darte las llaves de mi auto hasta que tu habitaci√≥n est√© limpia”. Toma eso, peque√Īa mierda.

Con mi respuesta, la cena terminó y él se fue. Le dije a mi esposo que se trataba de respeto. No soy su doncella. No está por encima de limpiar su habitación, y no puede esperar que haga todo por él, ¡qué carga!

El suelo en el que estamos parados mi hijo y yo se est√° dividiendo, como una de esas caricaturas donde el terremoto divide la tierra en dos lados con una profunda grieta entre ellos. √Čl se va a la universidad, y no puedo ir a dar un paseo. Ni siquiera quiero hacerlo. Eso no hace que el cambio en la estructura de poder de nuestra familia sea m√°s f√°cil de navegar.

Recuerdo que el verano antes de irme a la escuela fue muy parecido. Mi madre y yo discutimos. Ella se quej√≥ de que nunca estaba en casa, hab√≠a mucho que hacer para prepararme para la escuela, y estaba siendo mocoso e irrespetuoso. Pens√© que estaba controlando, haciendo hincapi√© en los detalles que no me importaban (quiero decir, ¬Ņrealmente necesitas comparar precios para un carrito de ducha?), Y reaccionando exageradamente a mis supuestas reacciones exageradas.

Odio cuando las lecciones que aprendo como padre resultan en una disculpa por mi propio comportamiento adolescente. Agregar√© este a la lista cada vez mayor. Cuando caiga, ser√© una madre sin un hijo para mi madre, pero por ahora, maldita sea, todav√≠a estoy a cargo. ¬ŅQui√©n le dijo que era su propio maestro? Oh espera. √Čse ser√≠a yo.

Me parece ir√≥nico que despu√©s de a√Īos de advertirle que tendr√≠a que asumir la responsabilidad de sus propias cosas sin mi supervisi√≥n, y ahora que lo est√° haciendo, no me gusta. Me hace sentir … irrelevante. No molesta mucho a mi esposo. Supongo que hay una raz√≥n por la que los llaman cadenas de delantal y no tirantes. Est√° m√°s preparado para dejarlo ir. Tampoco es √©l quien tendr√° que ponerse el traje de conejito y limpiar la habitaci√≥n y el ba√Īo del ni√Īo despu√©s de que se vaya a la universidad. Solo porque me estoy dando cuenta de que la discusi√≥n no se trata de la axila de mi hijo de un domicilio no lo deja limpio de repente.

A medida que el día se desvanecía, también lo hizo mi ira, lo suficiente como para dejarlo ir y seguir adelante. Cuando entré, mi hijo estaba ocupado viendo televisión. Podría haber limpiado mi propia habitación. En cambio, me senté y lo miré junto con él.

Estas pr√≥ximas semanas ser√°n dif√≠ciles, pero lo har√© un poco m√°s f√°cil renunciando a la idea de que tengo control sobre cualquier cosa, y menos a√ļn sobre mi hijo. Cuando llegue el momento de que se vaya, podemos caer en la grieta, o podemos usar el tiempo que tenemos para construir un puente. Mientras su habitaci√≥n permanezca de su lado, estamos bien.