Cómo mi hija fue casi víctima de la trata de personas

Cómo mi hija fue casi víctima de la trata de personas

Cuando escuchas las palabras “trata de personas”, ¬Ņqu√© te viene a la mente? ¬ŅEntiendes lo terrible que es, pero a√ļn piensas “eso no es algo que realmente me impacte personalmente”?

Tal vez lo sea, y no lo sabes porque no estamos hablando lo suficiente.

Lo que voy a decirte es muy personal y querido para mi corazón. Se han derramado muchas lágrimas, y hubo innumerables meses de trabajo de detectives que condujeron a la historia que estoy a punto de contarte.

Michigan es el n√ļmero 7 en la naci√≥n por trata de personas en base a llamadas telef√≥nicas recibidas por la L√≠nea directa nacional de trata de personas. Se coloc√≥ en el top 10 en 2015, pero a√ļn cae por debajo de estados como California y Nevada debido al volumen de turistas que visitan esos estados.

La historia de nuestra familia comenz√≥ hace unos cinco a√Īos con un ni√Īo de 15 a√Īos llamado Bruce en Instagram. Bruce era aparentemente normal en todos los sentidos. Poco sab√≠a √©l, √©l era el primer paso en una compleja red de tr√°fico de personas. Al igual que muchos de nuestros ni√Īos de hoy, realmente no entienden c√≥mo las redes sociales se extienden por todo el mundo, y con eso vienen serias amenazas si no se monitorean.

Bruce era un “amigo” para muchas de las chicas del c√≠rculo de amigos de mi hija en las redes sociales, y hablaban todos los d√≠as. Bruce tambi√©n ten√≠a muchos amigos que fueron introducidos en el c√≠rculo, y todos comenzaron a chatear a trav√©s de Instagram y Kik. Poco despu√©s de su presentaci√≥n, comenc√© a ver un cambio en mi hija; se estaba volviendo reservada y astuta, y dado que entiendo completamente hasta d√≥nde llega Internet y qu√© tan r√°pido las cosas pueden salirse de control, revis√© a mi hija regularmente. Dir√≠a que al menos cada dos semanas, tomar√≠a su tableta despu√©s de que ella se durmiera y profundizar√≠a en sus mensajes e im√°genes para ver si las cosas parec√≠an apropiadas.

Not√© un intervalo de tiempo inusual en algunos mensajes e im√°genes, pero realmente no pens√© en nada hasta dos semanas despu√©s. Una noche, tuve una sensaci√≥n extra√Īa y agarr√© su tableta para hacer lo que pens√© que ser√≠a solo otra comprobaci√≥n normal. Lo que encontr√© hasta el d√≠a de hoy atormenta mi mente y hace que mi coraz√≥n se hunda.

Comenz√≥ con una imagen, una imagen cuestionable e inapropiada para una ni√Īa de su edad, y la pose sexy prendi√≥ fuego a mi bandera roja. Entonces mi excavaci√≥n se convirti√≥ en una cacer√≠a humana, comprobando todo en todas sus cuentas.

Ver√°, Bruce era un ni√Īo de verdad, y era totalmente ingenuo con los “amigos” que ten√≠a en su c√≠rculo. Cuando termin√© de cavar en sus cuentas, todo lo que me quedaba eran l√°grimas en los ojos y un fuego ardiente en mi coraz√≥n para destruir a todos los ni√Īos en su cuenta de Instagram, y fue solo el comienzo.

Aprovech√© el poder de Google para buscar e investigar las cuentas secundarias de algunos de los amigos en este c√≠rculo (no es algo que los ni√Īos piensen o est√©n dispuestos a hacer). Una vez que vi que cuatro de los “amigos” en el c√≠rculo eran claramente hombres adultos, mi angustia se convirti√≥ en ira y rabia. Despu√©s de unos dos d√≠as de incesante b√ļsqueda en Internet para obtener informaci√≥n sobre estos hombresLlegu√© a la conclusi√≥n de que necesitaba tomar medidas con la polic√≠a. Fuimos recibidos r√°pidamente por el detective de la Fuerza de Tarea Cibern√©tica del Departamento de Polic√≠a de Portage y se solicit√≥ el acceso a toda nuestra tecnolog√≠a.

Despu√©s de siete meses, nos llamaron para informar las palabras m√°s terror√≠ficas que he escuchado: “Sr. y la Sra. Jenkins, ¬Ņpueden usted y su familia venir a la estaci√≥n de polic√≠a lo antes posible? – no algo que alguna vez quieras escuchar.

Despu√©s de llegar, entramos en una peque√Īa sala de conferencias en la parte trasera de la estaci√≥n de polic√≠a de Portage y comenzamos a escuchar mientras el detective explicaba c√≥mo mi excavaci√≥n pudo haber salvado a mi hija del secuestro.

Bruce era, como dije, un chico normal de 15 a√Īos. Lo que no sab√≠a era que los hombres que actuaban como sus “amigos” hab√≠an establecido a Bruce como explorador. La suya fue la primera cara segura que vieron nuestros hijos; sin saberlo, estaba atrayendo a chicas j√≥venes a su c√≠rculo como presa de los hombres para elegir. El c√≠rculo de la lista de amigos de Bruce lleg√≥ al mundo, y sus m√°s de 2.000 seguidores no eran m√°s que una mezcla heterog√©nea de ni√Īos peque√Īos e ignorantes con los que estos hombres estaban conversando. Nuestros hijos.

Este no es el problema de otra persona; Esto es, aqu√≠ y ahora, y real como las l√°grimas que derram√© por la inocencia que le robaron a mi hija. Mi hermosa ni√Īa fue presa de estos monstruos; ella se acercaba r√°pidamente a una reuni√≥n (en sus palabras), y temo que nunca haya vuelto a ver a mi hija.

Espero que esto provoque miedo en los corazones de cada uno de ustedes. Excave en las cuentas de sus hijos, h√°gales preguntas y d√≠gales que no tengan “amigos” que en realidad no conocen. No ten√≠a idea de cu√°n cerca estuve de no volver a ver a mi hija. Vale la pena molestarse porque puede hacer que su hijo los mantenga a salvo. Si no sabe o no entiende qu√© buscar o c√≥mo monitorear el uso de las redes sociales de su hijo, preg√ļntele a alguien que s√≠ lo sabe, alguien en quien cree que puede confiar con la vida de su hijo.

Esta foto de arriba de mis hijas puede haber sido la √ļltima foto que tuve con las dos juntas. Esto fue tomado cuando Haylee conoci√≥ a Bruce.

Para obtener más información, comuníquese con el Centro Nacional de Recursos contra la Trata de Personas al 1 (888) 373-7888.