Cuando una mujer me reprendió en un restaurante, extraños acudieron en mi ayuda

Cuando una mujer me reprendió en un restaurante, extraños acudieron en mi ayuda

Estaba embarazada de ocho meses con mi tercer hijo, exhausta, dolorida y realmente ansiaba algunos tacos a pesar de la acidez estomacal que sabía que seguiría. Entonces, después de un servicio religioso en la iglesia los domingos, mi madre y yo llevamos a mis gemelos de 18 meses a un restaurante que era una pequeña porción del cielo del embarazo.

Cuando nos sentamos, estábamos en una sección abarrotada y directamente al lado de algunos estudiantes universitarios que rezaban antes de sus comidas. Así que aquí estoy pensando espero que sean amables y amables con mis pequeños. (Un pensamiento que ninguna madre debería siempre Tengo que pensar en un restaurante con un menú para niños, podría agregar).

A pesar del desorden hecho por mis hijos, que ya me hizo sentir incómodo, fueron fabulosos. Claro, estaban jugando con los paquetes de azúcar y tratando de agarrar la sal y la pimienta. Pero como ex camarera, sabía que no estaban siendo catastróficos.

A decir verdad, era la primera vez que mis gemelos se quedaban quietos en un restaurante, comían y dejaban que mamá y Nana comieran también. (Alguien grita con un ¡HALLELUJAH!)

Estábamos a la mitad de nuestra comida cuando vi a mi madre mirando mal a los rodillos sagrados a menos de un metro de nosotros. Conociendo a mi madre demasiado bien, le pregunté: “¿Nos están haciendo pasar un mal rato con los niños?”

“Bien, ESE sigue mirando aquí y dándonos miradas sucias ”, respondió mi madre.

Entonces, naturalmente, esta mamá oso enormemente embarazada giró mi cabeza y los fulminó con la mirada. (Mirar el alma de alguien con “la mirada” es una especie de superpoder de mi madre). Como si dijera: “Por favor, perras, digan algo antes de tener la oportunidad de terminar este arroz con pollo por el que he estado salivando”. Yo te reto triple del perro.”

Sus cabezas volvieron a su lugar al darse cuenta de mí. Gracias. Bondad. Terminamos nuestras comidas y mi madre comenzó a llevar a los niños al auto mientras yo esperaba para limpiar los paquetes de azúcar y pagar la factura.

Y tan pronto como estuve solo, sentí que me miraban … de nuevo. Finalmente, hablé de una manera bastante irritada: “¿Tienes algún problema o algo? Te vas a romper el cuello con la forma en que lo tiras hacia atrás para mirarme “.

El más joven respondió audazmente, con un tono más suave con cada palabra, “Sí … eso es un gran desastre”, y luego se dio la vuelta.

DECIR AH.

A decir verdad, estaba taaaan feliz de que ella me dijera que era un desastre. Porque como estaba a mitad de Braxton Hicks, recogiendo de mis manos y rodillas paquetes de azúcar para facilitar la vida de los camareros, supongo que no podía ver el “desastre realmente grande” que ya estaba limpiando. El Capitán Obvio mereció una ronda de aplausos por llamar mi atención sobre lo que, al parecer, fui demasiado negligente.

En este momento, donde podía sentir que mi cara se calentaba y mi sangre comenzaba a hervir, el único pensamiento que se me ocurrió, que no tan accidentalmente salió en voz alta en un tono algo condescendiente, fue: “Gracias. No me había dado cuenta. Pero me di cuenta de que eres bastante pequeño perra¿no es así? (Gran énfasis en la palabra “BITCH”, porque no pude evitar mi yo hormonal).

Cue: Hermana mayor que se pone de pie para ponerse dura y dura conmigo.

“¡NO TE ATREVAS A HABLAR A MI HERMANA ASÍ! ¡Soy camarera y el desastre de tus hijos es ridículo! ” gritó mientras señalaba con el dedo y miraba a las otras mesas para unirse.

En este punto, en realidad me estoy riendo a carcajadas, probablemente parezco un poco loco, mientras todavía estoy encorvado y limpiando los desordenes de mis hijos debajo de sus tronas. No van a alejarse de este sentimiento justificado, Pensé dentro de mí. Me tambaleé para ponerme de pie con mi yo embarazada, me puse derecha y me tranquilicé mientras me acercaba más hacia ella.

Me di cuenta de que era la primera vez que su mesa podía ver mi barriga embarazada. Sus ojos comenzaron a abrirse para coincidir con el fuego que estaba en los míos.

“Sucede que yo también soy camarera. Un más amable que tú, obviamente. La familia de mi esposo posee varios restaurantes en esta ciudad. No es que sea de tu incumbencia, pero este desastre no es un problema. usted son “, le hablé a centímetros de su rostro sin pestañear.

Eso sí, estábamos en cuartos cercanos con todas nuestras mesas vecinas. Todo lo cual dejó de comer para ver qué estaba pasando. Al ver que la mayoría de ellos tenían hijos, y estábamos en un restaurante familiar, esta Karen estaba muy superada en número.

Katrice Battle / Getty

No puedo recordar lo que me gritó, pero sí recuerdo lo increíblemente peculiar que fue ver a alguien inclinar la cabeza en oración antes de una comida, solo para alzar la voz a un extraño embarazada después de dicha comida. Digamos que no le gustaba que la llamara por su propia mierda.

Estaba perdiendo, así que regresó a su primer punto, “Bueno, no hables así con mi hermana, o de lo contrario …”

Todavía estoy riendo audiblemente, ya que realmente no puedo creer que realmente vaya allí con alguien que está embarazada de ocho meses, desesperada por una comida que no tuve que cocinar. Miré alrededor del comedor para ver a todos mirándonos, la miré una vez más, señalé mi barriga protuberante y pregunté: “O si no, ¿qué? ¿Qué insinúas que me harás, cariño? “

En este punto, un padre con un niño pequeño y otros dos niños se pusieron de pie. Toda la zona del comedor quedó atónita, y fue entonces cuando notó que había cruzado una línea principal. Ella se quedó allí, estupefacta, enfurruñada en silencio por un minuto antes de darse por vencida y tartamudeando a sus amigos, “¡L-L-vamos, chicos!”

Cuando se iban, las otras mesas le presentaban los gruñidos más feos que podían comprender. Hombre, eso se sintió bien de ver. Me disculpé con todos a mi alrededor a la vez por el alboroto que tuvieron que presenciar durante las comidas familiares. Afortunadamente, fui amablemente silenciado con palabras como “No lo siento, cariño”.

Supongo que podrían decir que estaba angustiado.

Si pudiera volver, me gustaría decirle a esta camarera, la que está taaaan cortés de otros servidores, obviamente, que noté que dejó una propina poco generosa para su servidor. Siendo la madre que soy, no se preocupe, yo también me encargué de eso. Y cuando estaba terminando lo que había comenzado, ya sabes, limpiando los paquetes de azúcar, nuestro camarero se acercó a mí, me tomó de la mano y me dijo: “¡No hagas eso! Tengo esto. No es la gran cosa. De Verdad.”

Mis dos centavos son los siguientes: si no puedes tolerar a los niños en un restaurante público apto para familias, ve a un bar (o al menos a un lugar sin menú infantil), o corre el riesgo de toparte con una mamá oso que está más que dispuesta para destrozarte absolutamente por tu juicio injustificado.