Diez razones por las que tres años es más terrible que dos

Diez razones por las que tres años es más terrible que dos

1. A las dos, apenas pueden hablar. A las tres, nunca se callaron.

2. A las dos, lloran. A las tres, hacen berrinches tan épicos que te convencen de que están poseídos por el demonio.

3. A las dos, están felices de comer cualquier cosa que les presente. A los tres, comen solo tres alimentos (generalmente consiste en almidón y queso procesado).

4. A las dos, los baños son un evento de diez minutos, cuyo resultado es un niño limpio. A las tres, los baños toman más de una hora, y resultan en un baño empapado, empapando a mamá y 16 toallas usadas.

5. A las dos, usan pañales que se pueden cambiar en su reloj. A las tres, están entrenados para ir al baño y el mundo gira en torno a sus vejigas e intestinos.

6. A las dos, una caja de Gerber Puffs los distrae en el supermercado. A las tres, quieren dictar toda su lista de alimentos.

7. A las dos, te dejan vestirlos, luciendo inocentes y adorables. A los tres, insisten en elegir su ropa, pareciendo versiones de pinta de habitantes de instituciones mentales.

8. A las dos, no les gusta ensuciarse. A las tres, prosperan con eso.

9. A las dos, puedes hacer cosas por ellos, ahorrando infinitas cantidades de tiempo. A las tres, deben hacer todo por sí mismos, tomando para siempre.

10. A las dos, la manipulación es lo último en lo que piensan. A las tres, te poseen. Y ellos lo saben.