Disculpe mientras mimo a mis hijos

Disculpe mientras mimo a mis hijos

Estaba en una fiesta de cumplea√Īos para la hija de mi amigo cuando sucedi√≥.

Mi beb√© estaba apoyado en mi cadera derecha, justo donde siempre se sienta, cuando mi ni√Īo peque√Īo se sacudi√≥ y se aferr√≥ a la pierna de mi pantal√≥n. “¬°Mami, mami, abr√°zame, mami!” suplic√≥ su vocecita. Entonces levant√© a mi ni√Īo y lo sostuve en la otra cadera.

Cuando me cans√©, trat√© de acostar a mi beb√©. Odia cuando lo dejo. R√°pidamente estall√≥ en su mejor interpretaci√≥n de “Whine Like a Banshee” hasta que lo recog√≠ nuevamente. Cambi√© de marcha y puse al ni√Īo en su lugar. “Mami, te necesito”, gimi√≥ con su voz m√°s convincente.

As√≠ que encontr√© un sill√≥n lo suficientemente grande para nosotros tres y los acurruqu√© a los dos hasta que tuvieron suficiente. El ni√Īo se baj√≥ primero cuando una estructura gigante de Lego llam√≥ su atenci√≥n. El beb√© se qued√≥ en la silla conmigo hasta que not√≥ la merienda.

Se√Īal√≥ los bocadillos y me inst√≥ a pasar. Lo levant√©, lo puse en mi cadera derecha y fui a prepararle un taz√≥n peque√Īo de queso. El beb√© estaba mordisqueando felizmente cuando una mujer, presumiblemente un pariente de mi amigo, se inclin√≥, “Ser√° mejor que bajes a ese beb√©, ¬Ņsabes? √Čl nunca va a caminar si lo llevas todo el tiempo. B√°jalo o lo malcriar√°s “, exigi√≥.

Me re√≠. Siempre me r√≠o cuando me da verg√ľenza.

“No, gracias”, tartamude√© cuando nada elocuente vino a mi mente en ese momento.

“S√≠, lo vas a malcriar, y al otro tambi√©n”, dijo mientras hac√≠a un gesto hacia mi ni√Īo.

Segu√≠ abrazando a mi beb√©, como siempre lo hago, durante toda la fiesta. Me re√≠ y brome√© y la pas√© muy bien, pero por dentro, estaba furiosa. ¬ŅPor qu√© no me defend√≠? ¬ŅPor qu√© no le dije que se ocupara de sus propios asuntos? ¬ŅPor qu√© acabo de dejar que me supere con sus consejos no solicitados para padres?

Entonces, mientras me siento aquí, a salvo detrás del escudo que es mi computadora, finalmente tengo las agallas para responderle.

¬ŅHey mujer?

Si cargar a mis beb√©s significa que los estoy malcriando, entonces tr√°elo. Tendr√© a los ni√Īos m√°s rotundos de la cuadra, porque nunca, nunca, les negar√© a mis beb√©s el calor, la seguridad y la comodidad de mis brazos. ¬ŅEntendido?

¬ŅSabes que? Algunos adultos pagar otros adultos para abrazarlos. S√≠, es esta cosa nueva. Est√°n tan privados de afecto f√≠sico que se juntan con extra√Īos y solo abrazo. Deber√≠as unirte a uno de esos grupos. Podr√≠a ablandarte un poco, hacerte humano de nuevo.

Ll√°mame verde, pero siempre pens√© que malcriar a mis hijos significaba satisfacer todos sus deseos materiales. Pens√© que significaba comprarles una gran cantidad de mierda de pl√°stico para jugar en lugar de satisfacer sus verdaderas necesidades. Mis hijos tambi√©n tienen toda esa mierda parpadeante y parpadeante, pero son el tipo de ni√Īos que necesitan una gran cantidad de tiempo “activo”, es decir, tiempo para m√≠. Ambos necesitan y quieren ser retenidos mucho. Y siempre cumplo porque soy su madre. Es mi deber, mi honor, mi trabajo retenerlos. Se llama crianza de los hijos.

Perm√≠tame presumir de todas las cosas que puedo hacer mientras sostengo a mi beb√©: puedo aplicarme crema para la cara, ponerme maquillaje, cepillarme los dientes y secarme el cabello. Puedo orinar de principio a fin (incluido el lavado de manos) sin tener que acostarlo. Puedo cocinar, pasar la aspiradora y ordenar todo mientras est√° apoyado en su lugar favorito, y todo el tiempo, mi ni√Īo se aleja y vuelve a nosotros para acurrucarse, abrazarse y conversar.

Entonces, continuaré apoyándolos en cualquier cadera. Los usaré en cualquier portabebé que pueda encontrar. Los envolveré en el Moby, los sujetaré al Bjorn y los ataré a mi espalda si es necesario. Siempre los recogeré cuando pregunten hasta que dejen de preguntar, porque un día, ellos será Para de preguntar.

Cuando dejen de preguntar, entonces sabré que he hecho mi trabajo. Esperemos que eso no suceda hasta que hayan crecido y se hayan ido y críen a sus propios bebés que exigen afecto constante. Y espero que mis hijos sepan por experiencia, cómo satisfacer las necesidades de sus propios bebés.

Oh, solo un segundo. Siento peque√Īos dedos tirando de la pierna de mi pantal√≥n. Alguien quiere acurrucarse, y el otro quiere que lo lleve, solo porque s√≠.

Así que si me disculpan, tengo que malcriar a mis hijos.