El futuro del control de la natalidad para los adolescentes son los anticonceptivos de venta libre

El futuro del control de la natalidad para los adolescentes son los anticonceptivos de venta libre

No siempre es f√°cil para los adultos discutir, pero la realidad es que la mayor√≠a de los adolescentes de EE. UU. Tienen relaciones sexuales cuando cumplen 19 a√Īos. Dada esa realidad, es crucial que proporcionemos a todos los j√≥venes la informaci√≥n y las herramientas que necesitan. prevenir embarazos no deseados. Darles a los adolescentes un acceso m√°s f√°cil a varios anticonceptivos no conduce a m√°s relaciones sexuales, pero resulta en menos embarazos no deseados. Animo a los padres a pensar en usar una discusi√≥n sobre anticoncepci√≥n como una oportunidad para tener una conversaci√≥n aut√©ntica sobre el sexo.

Como pediatra que se especializa en el cuidado de adolescentes, soy muy consciente de las consecuencias negativas para los jóvenes cuando se trata de restricciones en el acceso a anticonceptivos. Con demasiada frecuencia, los adolescentes que anticipan o experimentan el comienzo de relaciones íntimas no tienen acceso a un proveedor de atención médica que se sienta cómodo hablando con ellos sobre el sexo, y muchos también temen hablar sobre el tema con sus padres, lo que genera riesgos innecesarios. a su salud reproductiva.

Como investigador, también siempre estoy buscando formas innovadoras de expandir de manera segura el acceso a la anticoncepción para que todos los jóvenes necesitados tengan los medios para prevenir un embarazo que sienten que no pueden manejar. El acceso sin receta a los anticonceptivos orales es un enfoque que puede reducir las barreras de acceso y debe estar disponible para aquellas personas de todas las edades que deseen usarlos.

Cuando los padres y los proveedores de atención médica pierden la oportunidad de preparar a los jóvenes, pueden surgir situaciones difíciles. Todavía recuerdo vívidamente uno de los primeros embarazos no planificados que diagnostiqué en una paciente adolescente. En realidad, había venido a la clínica con su madre para un chequeo y para comenzar con la anticoncepción ese día. Cuando fui a hacer una prueba de embarazo antes de proporcionarle la vacuna anticonceptiva que quería, me sorprendió cuando se desarrolló el signo rosa más; Ella ya estaba embarazada.

Repet√≠ la prueba tres veces para asegurarme de que no estaba haciendo algo mal antes de volver a la habitaci√≥n para decirle al paciente. Su llorosa respuesta fue desgarradora mientras procesaba su incredulidad y el impacto potencial en su temporada de baloncesto y escuela. Desafortunadamente, he encontrado demasiados escenarios similares en los m√°s de 10 a√Īos que han transcurrido desde ese encuentro. Contin√ļa motiv√°ndome a trabajar con los padres y otros m√©dicos para asegurar que los j√≥venes que cuidan tengan acceso a la anticoncepci√≥n cuando la necesiten.

Durante la √ļltima d√©cada, se han producido enormes avances en investigaci√≥n e innovaci√≥n en lo que respecta al control de la natalidad. Ahora es m√°s seguro que nunca. Si bien existen riesgos, son poco comunes e incluso m√°s raros para las mujeres menores de 35 a√Īos. Los datos tambi√©n contin√ļan mostrando que el uso de m√©todos anticonceptivos es notablemente efectivo para reducir los embarazos no deseados. Los Centros para el Control y la Prevenci√≥n de Enfermedades (CDC) informaron recientemente que ‚Äúen 2015, un total de 229,715 beb√©s nacieron de mujeres de 15 a 19 a√Īos, con una tasa de natalidad de 22.3 por 1,000 mujeres en este grupo de edad. Este es otro m√≠nimo hist√≥rico para los adolescentes estadounidenses y una ca√≠da del 8% desde 2014 “. Un an√°lisis realizado por uno de los autores del informe encontr√≥ que la disminuci√≥n en el riesgo de embarazo entre las adolescentes estadounidenses entre 2007 y 2012 fue completamente atribuible al mayor uso de anticonceptivos.

El hecho de que el m√©todo anticonceptivo m√°s utilizado por los adolescentes en la actualidad es el uso de condones, que ya est√°n disponibles sin receta m√©dica, hace que agregar otra opci√≥n segura de venta libre sea obvio. Si la seguridad es su principal preocupaci√≥n, en comparaci√≥n con el embarazo y el parto, los riesgos de las p√≠ldoras anticonceptivas son min√ļsculos.

En mi opinión, el mayor obstáculo para el uso más extendido del control de la natalidad son las barreras innecesarias para acceder a él. Mover las píldoras anticonceptivas sin receta médica es una opción ideal para eliminar algunos de los principales obstáculos que se interponen en el camino de las personas. Las píldoras anticonceptivas modernas actualmente cumplen con todos los criterios establecidos por la FDA para trasladar un medicamento recetado de venta libre (OTC): son seguras para la autoadministración, efectivas cuando se administran por sí mismas, abordan una preocupación que es autodiagnosticable y pueden llevar etiquetas que se entiendan fácilmente.

Como pediatra, obviamente veo valor en los encuentros clínicos con pacientes y siento que los médicos tienen algo importante que ofrecer en forma de asesoramiento anticonceptivo y opciones ampliadas de métodos anticonceptivos para pacientes que acuden a consultas. Sin embargo, también reconozco que muchos pacientes experimentan barreras para visitar a los médicos en el consultorio de manera rutinaria o en los momentos específicos que necesitan un servicio de atención médica.

Una encuesta nacional encontró que casi un tercio de las mujeres que desean usar la píldora anticonceptiva se han enfrentado a una barrera para obtenerla, incluido el costo de las visitas al consultorio y las horas inflexibles en la clínica. Las mujeres que a menudo son más vulnerables, incluidas las adolescentes, las que no hablan inglés y las mujeres que no tienen seguro, tienen más probabilidades de enfrentar estas barreras. Como tal, también veo el beneficio de proporcionar acceso a métodos anticonceptivos, cuando sea factible y seguro, en entornos no clínicos.

Los adultos no pueden esconderse debajo de las sábanas y fingir que los jóvenes no necesitan anticonceptivos. La vida es lo suficientemente complicada como un adolescente. Todo está cambiando rápidamente dentro y alrededor de ellos. Un embarazo no deseado es difícil de manejar para los adultos y mucho menos para alguien que está empezando a descubrir quiénes son y su lugar en el mundo. Hagamos esto un poco más fácil para los padres y los jóvenes, poniendo fin a las barreras innecesarias a la anticoncepción.

Las observaciones son las del Dr. Upadhya y no representan necesariamente los puntos de vista de Johns Hopkins Medicine.