Este no es un anuncio de embarazo (desafortunadamente)

Este no es un anuncio de embarazo (desafortunadamente)

Esta es la cosa más difícil que he escrito.

Esta es la historia de perder un bebé que tanto deseaba. Esta es mi historia de aborto espontáneo.

Casi inmediatamente despu√©s de tener a nuestro hijo, nos preguntaron cu√°ndo planeamos tener un segundo beb√© (nota al margen, no se lo pregunte a la gente). No fue hasta que ten√≠a dos a√Īos que nos sentimos listos para comenzar a tratar de hacer crecer a nuestra familia con otro beb√© dulce. Antes de tomar esta decisi√≥n, hab√≠amos hablado de ello durante meses. No s√© cu√°l fue el factor decisivo; Simplemente parec√≠a el momento adecuado, y est√°bamos listos.

Para nuestro aniversario en octubre, sorprendí a mi esposo al sacarme el DIU. Estaba en la luna, tan emocionado como yo por dar este gran paso. Esto fue octubre de 2018.

Pens√© con seguridad que estar√≠a embarazada en el pr√≥ximo mes o dos. Estaba equivocado. Cada mes (y hasta el d√≠a de hoy) buscar√≠a cu√°ndo ser√≠a mi fecha de parto si quedara embarazada ese mes, y comenzar√≠a a imaginar mi embarazo y nacimiento en mi cabeza. La ropa de maternidad que me pondr√≠a. La temporada en la que celebrar√≠amos su cumplea√Īos. Su edad para sus primeras vacaciones con nuestra familia. Qu√© incre√≠ble ser√≠a un hermano mayor Hudson.

Familia posando para la foto Cortesía de Kel Pitts.

Mes tras mes pas√≥, y el segundo jueves de cada mes me encontr√© llorando en el piso de mi ba√Īo al comienzo de un per√≠odo o una prueba de embarazo negativa. Luego me limpiaba las l√°grimas, respiraba profundamente, abr√≠a la puerta y pon√≠a una cara valiente para mi familia.

Creo que alrededor del mes seis es cuando apareci√≥ el di√°logo interno negativo en mi cabeza. “¬ŅQu√© te pasa?” “Est√°s roto” “No soy una buena madre” “¬ŅPor qu√© Dios me est√° haciendo esto?” “¬ŅQu√© estoy haciendo mal?” Silenciosamente comenc√© a castigarme.

Mi esposo y yo leímos todos los artículos que pudimos encontrar sobre cómo quedar embarazada, qué hacer para quedar embarazada, sobre la ovulación, etc. y tratamos de mantener una actitud positiva.

Luego, finalmente, después de ocho largos meses que parecieron una eternidad, llegó esa hermosa, gloriosa y esperada prueba de embarazo positiva.

Familia posando para la foto Cortesía de Kel Pitts.

Fue muy d√©bil, pero tambi√©n fue muy temprano. Solo cuatro semanas, pero mi coraz√≥n explot√≥ de alegr√≠a. L√°grimas de j√ļbilo cayeron por mis mejillas y redondearon las esquinas de mi sonrisa. Mi coraz√≥n dio un vuelco y mi est√≥mago recibi√≥ mariposas que sab√≠a que pronto ser√≠an reemplazadas por las aleteadas patadas de mi dulce beb√©. El momento finalmente estaba aqu√≠.

Inmediatamente plane√© c√≥mo iba a contarles a todos. Mi esposo, mis mejores amigos, nuestros padres, mis compa√Īeros de trabajo. Le contamos a nuestro hijo sobre su beb√© mariquita (que se manifiesta) en mi barriga. Quer√≠a contarle al mundo, porque estaba muy feliz.

Pedí un diario de embarazo para documentar el crecimiento de esta bendición el día (está bien, horas) después de enterarme. Llamé a mi médico e hice citas (una esa semana para un análisis de sangre para confirmar el embarazo y otra para un ultrasonido en mi sospechada octava semana). Arreglé con nuestro fotógrafo para que se tomaran fotos de anuncio solo unas semanas después. Me subí a Pinterest y comencé a planear el tema del baby shower, la inspiración de la foto de maternidad, los temas de la guardería, los nombres de los bebés, todo lo que se me ocurrió. Estaba en la nube nueve. Todo estaba bien en mi mundo porque finalmente comenzaba a hacer crecer nuestra familia.

17 días de pura alegría.

Fue después de mi tercera prueba semanal de extracción de sangre con hCG (hormona del embarazo) que me llamaron con mis resultados.

‚ÄúSus resultados indican un aborto espont√°neo temprano. ¬ŅHas experimentado calambres o sangrado?“No … lo que estaba escuchando no pod√≠a ser verdad.

“Kellie, ¬Ņsigues ah√≠?”

“S√≠ lo soy. No, no estoy experimentando ning√ļn s√≠ntoma de un aborto espont√°neo “.

Tenían que estar equivocados. Me senti bien

“Vamos a necesitar que regrese en una semana para otro an√°lisis de sangre. Mientras tanto, si experimenta s√≠ntomas, ll√°menos “.

¬°No!

No pude sentarme en esto por una semana. Exigí que me vieran ese día y le expliqué mi riesgo de tener un embarazo ectópico. En 2014, tuve un embarazo ectópico que resultó en la rotura de uno de mis tubos y comencé a tener hemorragia. Tuve que someterme a una cirugía de emergencia y pudieron salvar el tubo cauterizándolo nuevamente. Ahora hay tejido cicatricial en el tubo de la cauterización y eso crea un mayor riesgo de que un óvulo fertilizado pueda quedar atrapado en el tejido cicatricial y causar otro embarazo ectópico.

Me programaron una ecograf√≠a en el hospital al d√≠a siguiente. Durante la ecograf√≠a, encontraron un saco fetal, pero a√ļn era demasiado temprano para detectar un latido card√≠aco.

Me explicaron que su preocupaci√≥n por el aborto espont√°neo se deb√≠a a que mis niveles de hCG no hab√≠an aumentado la cantidad esperada en una semana. Inmediatamente contact√© a una amiga que hab√≠a experimentado m√ļltiples abortos involuntarios y busqu√© en Internet para descubrir que no todos los niveles de hCG de las mujeres se duplican cada semana. Necesitaba esperanza

27 de junio: recib√≠ otro an√°lisis de sangre. Los niveles no se duplicaron, pero a√ļn as√≠ subieron. ¬ŅVer? Estaba bien. Mis niveles segu√≠an aumentando y todav√≠a no experimentaba signos de aborto involuntario. El doctor y las enfermeras estaban equivocados.

29 de junio: en una boda. Soy fot√≥grafo, y mientras documentaba el mejor d√≠a de alguien de su vida … estaba experimentando el d√≠a m√°s duro del m√≠o. Empec√© a sangrar.

Te ahorrar√© los detalles horripilantes, pero obtuve lo que necesitaba para continuar el d√≠a. Almohadillas e ibuprofeno. Me di unos minutos para reponerme. Luego sal√≠ del ba√Īo con una sonrisa en mi rostro para mi novia. Pero debajo de esa sonrisa hab√≠a un coraz√≥n destrozado, absolutamente roto. Este momento ni siquiera se sinti√≥ real. ¬ŅC√≥mo podr√≠a ser yo? ¬ŅC√≥mo podr√≠a algo que quer√≠a durante tanto tiempo, y estaba tan feliz de tener finalmente, deslizarse entre mis dedos as√≠ como as√≠?

Familia posando para la foto Cortesía de Kel Pitts.

Us√© los momentos felices de llanto de la boda para permitir que cayeran algunas l√°grimas, pero las m√≠as no fueron felices. Pas√© el d√≠a / la noche, sub√≠ a mi auto, conduje a casa en silencio: ni un solo cobertizo de l√°grimas. Atraves√© la puerta de mi casa y me dirig√≠ directamente a la habitaci√≥n de mi hijo. Fue all√≠, en el piso de su habitaci√≥n, en los brazos de mi esposo, mi hijo en el m√≠o … que me desmoron√© por completo.

No sé cuánto tiempo estuvimos allí. Pero sé que lloré hasta que mi cuerpo no fue capaz de crear otra lágrima. Nunca me había sentido más roto. Más vacio.

Llamar al m√©dico para decirle “ten√≠a raz√≥n” fue doloroso. Enviar mensajes de texto “Perd√≠ al beb√©” a los amigos y familiares que ya les hab√≠amos dicho fue doloroso. Esto fue tambi√©n una semana despu√©s de que nuestro perro muri√≥ en un tr√°gico accidente, y tuvimos que volver a casa nuestras gallinas en contra de nuestros deseos. Todas mis mascotas y mi beb√© ya no estaban … me lo quitaron todo en una semana. El dolor era todo lo que sab√≠a ahora.

Tenía que seguir viviendo. Tenía que ser madre, esposa y narradora de historias para mis clientes. Pero déjame decirte que fue muy difícil.

Los √ļltimos nueve meses han sido incre√≠blemente dif√≠ciles. Al principio, quer√≠a dejar de intentarlo porque ni siquiera pod√≠a imaginar arriesgarme a otra p√©rdida como esa. Pero despu√©s de unos meses estaba listo, y volv√≠ a seguir mi per√≠odo y la ovulaci√≥n. Obsesionando Lectura de historias sobre mujeres que concibieron el siguiente ciclo despu√©s de un aborto espont√°neo.

Pero ese no era yo. Han pasado otros nueve meses de dolor al comienzo de otro período.

Hasta este momento odiaba hablar de eso, porque no quer√≠a piedad ni oraciones, y ni siquiera pod√≠a encontrar las palabras. No quer√≠a escuchar el mismo “Tiempo de Dios” y “Suceder√° pronto” y “Al menos ya tienes un hijo”, porque honestamente, aunque estoy seguro de que esas cosas se dicen con la mejor intenci√≥n, No es en absoluto lo que alguien que est√° pasando por esto quiere escuchar. Toda la esperanza y el optimismo se han desvanecido por completo ahora, y escuchar eso de la gente no me hace sentir mejor. Un simple “lo siento”, o simplemente un o√≠do que escucha, es perfecto.

mujer posando para la foto Cortesía de Kel Pitts.

S√≠, ya tengo un hijo, pero eso solo significa que ahora lucho con la culpa de infertilidad secundaria. La culpa que siente por estar molesto por no poder concebir cuando ya tiene un hijo. S√≠, hay muchas mujeres que no pueden concebir en absoluto, pero eso no desacredita mis sue√Īos tristes de no tener la familia numerosa que quiero. O la confusi√≥n de por qu√© pude tener exitosamente a mi hijo, pero ahora parece que no puedo concebir en absoluto, y la √ļnica vez que lo hice, sufr√≠ una p√©rdida.

Mi mente es siempre, y literalmente quiero decir siempre, pensando en esto. No importa lo que est√© haciendo, siempre est√° en el fondo de mi cerebro. Despu√©s de 17 meses de intentarlo, mis pensamientos han cambiado de so√Īar despierto sobre temas de guarder√≠a y baby showers a lo que ser√≠a para Hudson ser hijo √ļnico, o para que lo adoptemos.

Me duele el corazón al ver mujeres embarazadas, bebés recién nacidos y anuncios de embarazos. Al principio, pude encontrar formas de estar feliz por ellos, porque no conozco su historia y pueden haber tenido dificultades para llegar allí también. Pero ahora que me aferro al más mínimo grano de esperanza, todo lo que puedo sentir cuando veo esas cosas es envidia.

mujer posando para la foto Cortesía de Kel Pitts.

Estoy seguro de que recibir√© estas preguntas, as√≠ que las responder√© ahora …

No, no hemos comenzado ninguna prueba de fertilidad con mi médico, y antes de hacerlo, avanzaremos utilizando un enfoque más integral con un médico que se especialice en eso.

No, si no podemos concebir naturalmente, no haremos FIV. Simplemente no es una ruta por la que me gustaría ir.

Sí, hemos intentado esa posición sexual, o colocando una almohada debajo de mis caderas después del sexo, o intentándolo dos días antes de la ovulación, todos los días de la ventana de la ovulación, y unos días después de la ventana de la ovulación; comemos sano, hacemos ejercicio, no fumamos, tomo vitaminas, probé ciertos alimentos, hacemos todo lo posible para mantenernos libres de estrés, hemos hecho casi todo. Así que gracias, pero no necesitamos tu consejo.

Esta es mi historia que he querido contar durante tanto tiempo, pero no pude encontrar el coraje o las palabras.

No podr√© “cerrar” correctamente este ensayo, porque este no es el final del viaje para m√≠. Todav√≠a habr√° meses de intentos y angustias que, con suerte, alg√ļn d√≠a conducir√°n al momento alegre de agregar otro beb√© a nuestra familia.

También sé que muchas otras mujeres luchan en silencio y espero que al leer mi historia, sepan que no están solas. Estamos en esto juntos.