Esto es lo que es ser víctima de agresión sexual

Esto es lo que es ser víctima de agresión sexual

Impotente.

Entumecido.

Negación.

Culpa.

Verg√ľenza.

Miedo.

Ansiedad.

Hostilidad.

Y sobre todo, ira.

Estas emociones me abrumaron el 23 de diciembre, el día en que fui agredida sexualmente.

Beber te hace vulnerable. Usar ropa reveladora es tu culpa. Caminar solo en lugares oscuros te pone en riesgo.

La agresi√≥n sexual est√° pintada de tal manera que la culpa es de la ni√Īa. Pero ese no fue mi caso.

De hecho, estaba usando jeans acampanados no muy ajustados y una camisa azul de manga larga que me llegaba hasta el cuello, ¬Ņno es sorprendente?

Los flashbacks son vívidos. Veo un lugar que se suponía que me mantendría a salvo, pero lamentablemente fue todo lo contrario. Este lugar, que se suponía que estaba lleno de recuerdos divertidos y transformadores, se convirtió en una fuente de la peor experiencia, el peor recuerdo de mi vida. Este lugar, mi escuela, se cierne grande y ominosamente en mi mente.

No fue un d√≠a escolar t√≠pico. Era el d√≠a antes de las vacaciones de invierno, y estaba a cargo de mi primera campa√Īa antiacoso: el d√≠a del cine. A trav√©s de la recaudaci√≥n de fondos y el precio de admisi√≥n, recaud√© $ 300 para Know Resolve, una organizaci√≥n que trabaja para reducir los suicidios juveniles. Sin embargo, todo lo bueno se pierde en la fealdad que sigui√≥.

El chico era un amigo, uno que conocía desde noveno grado. Uno en el que confié.

En la cabina de control del auditorio de la escuela, estaba emocionado de que comenzara la película.

“Rompe con tu novio. Te trataré mejor. Sus manos me dominaron. Estaba atrapado. Empujado contra una mesa, no pude encontrar la fuerza suficiente para alejarlo de mí. Indefenso, asustado, sin palabras, me di cuenta de que no era solo una víctima de la intimidación. Ahora fui víctima de agresión sexual.

Quería gritar Quería contraatacar. Quería que mi amigo que estaba junto a nosotros lo detuviera. Quería que las 200 personas que estaban sentadas a dos pies de la pared contra las que mi cuerpo fue empujado, lo cortaran. Pero mi cuerpo se congeló y las palabras que llenaban mi boca habían desaparecido. En ese momento, mis palabras se habían ido para siempre.

La verg√ľenza llen√≥ mi cabeza. No quer√≠a que nadie se enterara. En lugar de alejarlo de m√≠, mi amigo empeor√≥ la situaci√≥n. Ella se enfrent√≥ a los directores. En ese momento, mi mal sue√Īo se hizo realidad.

“Admiti√≥ que estaba equivocado, pero todo depende de usted. Si vas a la polic√≠a, lo suspenderemos. Si no, no lo haremos “. ¬ŅPor qu√© fue mi elecci√≥n? ¬ŅNo se supone que esa es su decisi√≥n?

Yo fui la víctima, no ellos.

Nuevas emociones llenaron mi mente. Se estaba escapando con da√Īar mi bienestar emocional. En esa situaci√≥n, no me importaba. Lo √ļnico que importaba era la reputaci√≥n de la escuela. La agresi√≥n sexual no puede suceder en su escuela. Verificaci√≥n de la realidad: lo hizo. A mi.

Dos semanas después, mis padres fueron informados. Ese día fue la primera vez que vi llorar a mi padre.

Un día.

Le dieron una suspensión de un día.

Mi madre es lo que se necesitó para llegar a las cinco. Sus poderes de madre sobreprotectora salieron a la luz. Las manos del director temblaron cuando mi madre hizo lo que la junta escolar debería haber hecho: involucrarse.

Nunca quise pisar esa escuela otra vez. Cuando el director descubri√≥ que me estaba transfiriendo, redujo mis clases a tres. Todo lo que me quedaba eran tres clases para graduarme. Me encant√≥ la escuela ¬ŅPor qu√© solo querr√≠a venir a la escuela durante tres horas porque fui la v√≠ctima? Perd√≠ tiempo valioso en mi propia educaci√≥n.

Se supon√≠a que el √ļltimo a√Īo estaba hecho de risas, sonrisas y el a√Īo para hacer todos los recuerdos de despedida. Mi √ļltimo a√Īo no fue nada de eso. Llor√© m√°s de lo que sonre√≠. Mis recuerdos positivos se convirtieron en una pesadilla.

Todos los d√≠as, las escenas retrospectivas continuaban mientras me topaba con √©l en el pasillo. Quer√≠a esconderme … de los sentimientos que me estaban comiendo vivo.

√Čl conoc√≠a mi horario. No hab√≠a lugar para correr.

El baile de graduación fue interrumpido dos horas. Porque a donde quiera que miraba, él aparecía en la distancia. Mirando fijamente, tal vez sin mirarme, pero en mi mente no podía escapar. Tenía que salir de allí.

Cuando comenzó el caso legal, me recordó constantemente los eventos del 23 de diciembre. No tenía la fuerza para enfrentarlo en la corte. Le di un acuerdo de culpabilidad: se acusó de conducta criminal sexual de cuarto grado.

La cosa es que ninguna historia de agresión sexual es igual. Nuestras heridas necesitan ser curadas, nuestras historias deben ser entendidas y nuestras palabras deben ser escuchadas. Todos necesitamos ser apoyados.