Esto es lo que realmente importa sobre la escuela primaria de su hijo

Esto es lo que realmente importa sobre la escuela primaria de su hijo

© Veer

Hace un a√Īo y medio, mi esposo y yo comenzamos a hablar en la escuela primaria para nuestro hijo. Tiene algunas necesidades m√©dicas, por lo que en realidad acabamos de abrir Google Maps e intentamos encontrar una escuela que estuviera cerca de su hospital y tambi√©n cerca de nuestra casa. Tuvimos suerte: hab√≠a una gran escuela casi exactamente entre los dos.

Resulta que esta escuela es una de aquellos escuelas: Es una escuela magnet a la que generalmente tienes que ingresar a trav√©s de una loter√≠a y hacerlo es bastante dif√≠cil. Podr√≠as vivir al otro lado de la calle y no te ayudar√≠a a entrar: “escuela del vecindario” no es una frase que escuches en los pasillos. Todos los maestros son excelentes, el director es dedicado e incluso tiene magos (la mascota de la escuela) y unicornios pintados en los pasillos. Quiero decir, es un sue√Īo.

Con todo eso en mente, asumimos que nuestro hijo no entraría. Fui diligentemente a la sesión de información y arrojé su nombre al sombrero figurativo, junto con más de 100 aspirantes al jardín de infantes. Comenzamos a hacer otros planes y conocimos bastante bien la escuela de nuestro vecindario.

Esto es lo que pasa en nuestra escuela del vecindario: es bastante impresionante, pero no de la manera que piensas que deber√≠a contar m√°s. Al igual que muchos padres reci√©n llegados a la escuela, analizamos todas las cosas que dicen que debe observar: puntajes de los ex√°menes (justo o justo por debajo del promedio estatal), relaci√≥n estudiante-maestro (no el mejor, pero no el peor ) y el alumnado en general. Despu√©s de ser voluntario en el edificio semanalmente desde el comienzo del a√Īo, obtengo buen rollo del lugar. Todos los maestros y el personal con el que he trabajado han sido dedicados y optimistas, y los ni√Īos parecen estar muy contentos.

Justo cuando todos est√°bamos bien y nos registramos en la escuela del vecindario, descubrimos que nuestro hijo lleg√≥ a la escuela de sus sue√Īos. Inmediatamente aceptamos y cambiamos, ni siquiera le dimos una segunda mirada a la escuela del vecindario. Quiero decir, esta escuela … eso es lo que todos quieren, ¬Ņverdad? ¬ŅUna escuela m√°s peque√Īa con un enfoque incre√≠ble, actividades bien financiadas y un peque√Īo cuerpo estudiantil que se conoce bien en la escuela intermedia? Ni siquiera me di cuenta de que ese tipo de escuelas ya exist√≠an.

Nuestro hijo hasta ahora ha tenido un asombroso a√Īo. Est√° desafiado y feliz, est√° prosperando en su clase y finalmente est√° captando las se√Īales sociales de ni√Īos de su misma edad. Su escuela tiene una energ√≠a que a√ļn no he visto en ning√ļn otro lugar, y despu√©s de ser voluntario all√≠ semanalmente, puedo decirles que los maestros son fenomenales. El personal es solidario y tambi√©n el m√°s amable, y nuestro director sab√≠a nuestros nombres desde el primer d√≠a de clases.

Pero me he dado cuenta de que gran parte de lo bueno de la escuela de mi hijo (la energ√≠a, el enfoque, la dedicaci√≥n y el entusiasmo general por aprender) no se debe a que sea una escuela que mucha gente en el √°rea quiere para meter a sus hijos. No es porque los puntajes de los ex√°menes sean estelares y la proporci√≥n de alumnos por maestro es asombrosa. Para m√≠, la raz√≥n m√°s clara por la cual la escuela de mi hijo es incre√≠ble es que muchos de los padres est√°n involucrados. Los padres, tanto los que tienen trabajo fuera del hogar como los que no, est√°n seriamente en toda la escuela. Hay actividades semanales dirigidas por padres, y se ofrecen como voluntarios en las aulas de primaria y ayudan a archivar libros en la biblioteca. Los padres conocen a los maestros que tendr√°n sus hijos en el futuro y, como resultado, se forja un v√≠nculo desde los primeros a√Īos. Los maestros conocen a los padres, los padres conocen a los maestros y se forma una comunidad que tiene a los ni√Īos a la vanguardia. Es incre√≠ble.

¬ŅExiste esto en la escuela de mi vecindario? Casi puedo garantizar que lo hace. ¬ŅExiste en todas las escuelas del vecindario? Tal vez no. Lo que aprend√≠ es que lo que m√°s importa cuando se trata de la escuela a la que va su hijo, lo que realmente ayudar√° a impulsar a su hijo a tener √©xito y adorar el aprendizaje, es un compromiso para crear un entorno en el que los ni√Īos puedan explorar y gravitar. lo que m√°s les interesa. Lo que importa es ayudar a construir una experiencia de aprendizaje que aliente a los ni√Īos a crear y ser curiosos, y que apoye a los maestros, el personal y la administraci√≥n. Es f√°cil que te desanimen los murales que no te gustan o te asustan con los puntajes bajos de los ex√°menes, pero creo que es m√°s importante conocer las escuelas que te rodean.

Nos estamos preparando para mudarnos m√°s tarde este verano, y nuestro hijo se divide en una escuela gigantesca. Los puntajes de las pruebas son bastante desalentadores, y el alumnado es casi el triple del tama√Īo de la escuela en la que se encuentra ahora. Todav√≠a estoy un poco preocupado por esto √ļltimo. ¬ŅC√≥mo no se pierden los ni√Īos en las mega escuelas? Y por perdido, quiero decir emocional y mentalmente. Pero, estamos planeando seguir adelante y darle una oportunidad a la escuela. Est√° lo suficientemente cerca de nuestro nuevo hogar para caminar, el director ya ha sido de gran ayuda a pesar de que todav√≠a no estamos all√≠, y la poblaci√≥n estudiantil es incre√≠blemente √©tnica y racialmente diversa (¬°una gran ventaja para nosotros!). Veremos qu√© hacemos, y lo m√°s importante, √©l. Sabemos que si todo es una experiencia horrible, tenemos opciones, y vamos a esta nueva escuela con un toque de precauci√≥n y mucho optimismo.

Lo escuchas mucho y lo voy a decir nuevamente: nuestras comunidades son tan fuertes como nuestro compromiso con ellas. Una raz√≥n por la que soy voluntario en la escuela de mi vecindario, y la raz√≥n por la que continuar√© siendo voluntario en la nueva escuela de mi hijo m√°s adelante este a√Īo, es porque quiero ver que la mayor cantidad posible de ni√Īos tenga √©xito, ya sea que est√©n en la escuela de mi hijo o no. .