La depresi√≥n prenatal es bastante com√ļn, pero no estamos hablando de eso

La depresi√≥n prenatal es bastante com√ļn, pero no estamos hablando de eso

Se supone que no debes sentir que est√°s afligida cuando est√°s embarazada.

No se supone que su embarazo la haga sentir ansiosa y paranoica.

¬ŅQu√© tipo de persona quiere m√°s que nada quedar embarazada, y luego, una vez que sucede, no sienten nada m√°s que resentimiento y miedo?

Yo era esa persona Y esos fueron los tipos de pensamientos y preguntas que se extendieron como un reguero de pólvora en mi mente cuando me encontré embarazada de mi segundo hijo.

No hab√≠a experimentado nada de eso cuando estaba embarazada de mi primer hijo. Hab√≠a sido concebido despu√©s de 18 meses de intentarlo, despu√©s de que un m√©dico especialista en fertilidad nos dijo a mi esposo y a m√≠ que nuestra √ļnica posibilidad de concebir era la FIV, que no pod√≠amos permitirnos.

Era nuestro bebé milagroso, y aunque estuve enfermo como un perro durante el primer trimestre, y sentí una buena cantidad de nerviosismo antes de que se acercara su fecha de parto, no experimenté nada similar a la depresión o la ansiedad.

Así que no entendí por qué estaba experimentando esto cuando quedé embarazada de mi segundo bebé, y la verdad es que no creo haber entendido completamente lo que estaba sucediendo mientras estaba en él.

Cortesía de Wendy Wisner.

Recuerdo acostarme en mi cama, unas tres semanas despu√©s de que me hicieran la prueba de embarazo positiva. Ten√≠a n√°useas y no hab√≠a comido nada m√°s que pan y naranjas ese d√≠a, los √ļnicos alimentos que pod√≠a soportar en ese momento. Pod√≠a sentir mis huesos de la cadera sobresalir de mi costado; Esa ma√Īana me hab√≠a pesado y hab√≠a perdido algunas libras debido a mi bajo apetito y n√°useas.

Y fue entonces cuando comenzaron los malos pensamientos …

Vas a matar al bebé, el que no mereces y que nunca amarás.

Tuviste un beb√© sano; ¬ŅPor qu√© deber√≠a permitirte tener otro?

Los pensamientos eran sombríos y discordantes y me sentía tan cansada, tan incapaz de controlarlos. Llegaron sin mi consentimiento, y no pude disuadirme de ellos.

Y luego estaba el “incidente del dentista”, lo que perseguir√≠a mi embarazo durante toda su duraci√≥n.

Había visitado al dentista para un chequeo aproximadamente en el momento en que este bebé fue concebido. Le dije al dentista que podría estar embarazada, y él me dijo que usar un delantal sobre mi vientre durante las radiografías sería suficiente para proteger a mi bebé potencial durante el examen.

Pero no importa lo que dijo y la seguridad que encontr√© en l√≠nea, cre√≠a en mi coraz√≥n que de alguna manera hab√≠a da√Īado al beb√© al permitirle la radiograf√≠a. Incluso me encontr√© pregunt√°ndome si el delantal hab√≠a cubierto suficientemente mi vientre. Me lo imagin√© desliz√°ndose unos cent√≠metros, mi barriga expuesta y vulnerable, y el beb√© se fri√≥ por las radiograf√≠as.

Tal vez me moví un poco y dejé entrar las radiografías.

Tal vez el dentista no había sido lo suficientemente cuidadoso.

Tal vez descubramos en unos a√Īos que los delantales dentales realmente no hacen nada para proteger a los embriones en desarrollo.

¬ŅPor qu√© no hab√≠a hecho un mejor trabajo defendiendo mis derechos como madre embarazada? Mira, ya le estoy fallando a mi beb√©. Es mi culpa, m√≠a …

Me obsesion√©, pensando en el “incidente del dentista” cada vez que estaba solo, cada vez que esa sensaci√≥n oscura parec√≠a desbordarme.

Afortunadamente, las cosas mejoraron un poco después del primer trimestre y mis hormonas se estabilizaron un poco. Pero todo mi embarazo fue más oscuro. Me sentía atormentado, como en cualquier momento, si no me detenía, podría ir allí, sumido en esos malos pensamientos.

Cortesía de Wendy Wisner.

La niebla se levantó significativamente una vez que llegó mi bebé. Era perfecto y saludable y el alivio de eso me trajo tanta alegría. No experimenté depresión o ansiedad posparto, como había tenido con mi primer hijo. Estaba tan agradecida de que este bebé estuviera bien y me enamoré instantáneamente de él.

No fue hasta a√Īos despu√©s que me di cuenta de lo incre√≠blemente horrible que hab√≠a sido mi salud mental mientras estaba embarazada de √©l, y que lo que hab√≠a experimentado era una cosa, ten√≠a un nombre, y en realidad era realmente com√ļn.

Cortesía de Wendy Wisner.

Aparentemente, la depresi√≥n del embarazo, o depresi√≥n perinatal, es bastante com√ļn. Alrededor del 10-15 por ciento de las mujeres lo experimentan, seg√ļn la Academia de Pediatr√≠a Americana (AAP), y puede tener graves consecuencias para las madres y los beb√©s si no se tratan.

Y es que el 50% de los casos no se tratan, seg√ļn la AAP.

“Cuando no se trata, la depresi√≥n perinatal puede dificultar el v√≠nculo y el apego saludable, distorsionar la percepci√≥n del comportamiento del beb√© y perjudicar la atenci√≥n y el juicio de la madre con respecto a la seguridad”, escribe la AAP.

Para mí, fue un milagro que mi depresión perinatal desapareciera una vez que nació mi bebé, y no parecía tener muchos efectos persistentes para mí. Pero sé que ese no es el caso para todas las madres.

Tambi√©n s√© que, aunque casi todos han o√≠do hablar de depresi√≥n y ansiedad posparto, la mayor√≠a de las personas no saben que el trastorno del estado de √°nimo materno es tan com√ļn. durante el embarazo.

Necesitamos hablar sobre estas cosas. Los m√©dicos deben evaluar a las mujeres para detectar depresi√≥n durante el embarazo. Las mujeres necesitan saber que es normal tener algunas “inquietudes antes del beb√©”, pero cuando sus sentimientos se vuelven extremos y cuando comienza a tener preocupaciones excesivas o pensamientos paranoicos, esto es no normal, y sobre todo, mereces ayuda compasiva para sentirte mejor.

Para mí, pude hablar con mi esposo sobre mis sentimientos, pero eso fue solo después de que pasó lo peor de ellos. También pude discutir mis sentimientos con un terapeuta, pero eso fue mucho más tarde, después de que nació mi bebé. Creo que si hubiera estado en terapia y hubiera recibido un diagnóstico durante mi embarazo hubiera facilitado mucho las cosas.

Realmente desear√≠a haber sabido lo que estaba sucediendo mientras suced√≠a, que lo que sent√≠a era algo real y que no era nada de lo que avergonzarse. me sent√≠ tal La culpa y la verg√ľenza de c√≥mo me sent√≠a que en su mayor√≠a lo manten√≠a en privado. Excepto que cuanto m√°s lo sosten√≠a dentro, peor me sent√≠a. Y cuanto m√°s me avergonzaba por los sentimientos que ten√≠a, m√°s intensos se volv√≠an. era un c√≠rculo vicioso.

Si experimenta depresión durante el embarazo, sepa que no está sola. Y por favor, Por favor, comuníquese con un amigo, su médico o un consejero para hablar sobre sus sentimientos. La ayuda está ahí fuera y mereces sentirte mejor.