La pandemia de COVID-19 ha detenido el acceso a tratamientos de infertilidad

La pandemia de COVID-19 ha detenido el acceso a tratamientos de infertilidad

Si me preguntaras ahora mismo si quisiera tener m√°s hijos, me reir√≠a y luego probablemente comenzar√≠a a llorar, porque estoy a punto de perder mi maldita mente encerrada en la casa con los tres hijos que ya tengo. . Pero si me hubieras hecho esta pregunta hace 12 a√Īos, mi coraz√≥n habr√≠a estallado de anhelo.

Mi ex pareja y yo √©ramos una pareja de dos √ļteros, incapaces de concebir un beb√© sin ayuda para la fertilidad. Dudo en llamar inf√©rtil a cualquiera de nosotros, pero la cl√≠nica de infertilidad es donde fuimos varias veces al mes durante varios meses para determinar el mejor momento para inseminar a mi entonces socio con esperma congelado que compramos en un banco criog√©nico. Fue agotador, costoso y lento, pero est√°bamos felices de trabajar hacia nuestro sue√Īo.

Ahora, COVID-19 ha eliminado el acceso a los tratamientos de infertilidad; Se les pide a individuos y parejas que esperen su sue√Īo o lo vean desaparecer por completo. Si bien entiendo la necesidad de actuar con extrema precauci√≥n durante esta pandemia, mi coraz√≥n se rompe por las personas que han tenido su planificaci√≥n familiar afectada por estas medidas.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM) publicó una declaración recomendando la suspensión de la mayoría de los tratamientos de fertilidad, incluidas las recuperaciones de ovocitos (óvulos inmaduros), las transferencias de embriones y las pruebas de diagnóstico. A cualquier persona que busque ayuda de FIV u otras formas de ayuda para la infertilidad se le pide que espere para comenzar los ciclos, o pause sus esfuerzos hasta nuevo aviso. Las razones para esto son detener la propagación del coronavirus practicando el distanciamiento social y esperar hasta que comprendamos mejor los efectos de COVID-19 en el embarazo.

Cuando las personas buscan activamente tratamientos de fertilidad, no solo entran y salen de la oficina varias veces durante un ciclo de ovulación, sino que están expuestos a diferentes doctores, enfermeras, recepcionistas y asesores de facturación. La concepción asistida no es un proceso individual, y hay demasiadas variables para tratar de controlar el distanciamiento social mientras está en la clínica.

ASRM admite que si bien no están diciendo que las personas no deberían quedar embarazadas durante una pandemia, no dirán que no hay riesgo involucrado. Se desconocen los riesgos potenciales de infectarse con el coronavirus durante el primer trimestre del embarazo, y no se conocerán durante muchos meses. Pero algunas personas embarazadas son más susceptibles a complicaciones por infecciones respiratorias como la gripe o COVID-19. ASRM informa que algunas personas infectadas tenían dificultad para respirar después del parto.

La pandemia COVID-19 también está afectando el acceso a los tratamientos de infertilidad Sarah Pflug / Burst

Intentar concebir en casa, si es posible, no se desaconseja, sin embargo, ASRM duda en aconsejar asistencia médica para hacer bebés en las instalaciones médicas. Los tratamientos de fertilidad son importantes y necesarios, pero no se consideran una emergencia; solo hay algunas situaciones que son excepciones a las pautas de ASRM.

El director del Centro de Fertilidad de la Universidad de Columbia, Dr. Zev Williams, MD, PhD, se√Īala que “los pacientes que est√°n a punto de comenzar la quimioterapia, los pacientes que est√°n en una edad materna avanzada o los pacientes que tienen baja reserva ov√°rica” ‚Äč‚Äčse ven significativamente afectados por un retraso en los tratamientos. La recomendaci√≥n para estos pacientes es hacer un plan con su m√©dico y congelar √≥vulos o esperma para uso futuro. De esta manera, los embriones, los √≥vulos y los espermatozoides pueden conservarse durante la pandemia.

Pero para las personas mayores que intentan concebir, cada mes es una oportunidad perdida. Existe la posibilidad de que todas las oportunidades de concebir se pierdan por aquellos que tienen un bajo suministro de huevos. La mujer soltera Shelly Kudrov le dijo a NPR: “No voy a mentir: tener 44 a√Īos y seguir queriendo quedar embarazada de mi propio beb√© biol√≥gico, usando mis propios √≥vulos, este momento es cr√≠tico. Cada mes se siente como un huevo perdido “.

La infertilidad y la necesidad de buscar tratamientos causan estrés emocional, fisiológico y financiero que conducen a la depresión, la ansiedad y la desesperanza. Me sentí fuera de control y entré en pánico cuando mi ex pareja y yo estábamos tratando de concebir nuestro primer hijo, y luego lo que resultaron ser gemelos del segundo embarazo. No solo no pude aportar nada de mi cuerpo para tratar de tener un bebé, sino que estuvimos a merced de citas, procedimientos, naturaleza, suerte y tiempo. Cuando mi ex comenzó a tomar medicamentos para la fertilidad para ver si eso aumentaría nuestras posibilidades de concepción, la espera durante esos dos meses fue insoportable, especialmente cuando parecía tan fácil de concebir para otras parejas.

El Dr. Zev Williams y sus colegas del Centro de Fertilidad de la Universidad de Columbia reconocieron el impacto adicional que la pandemia tendría en los pacientes que se vieron obligados a suspender los tratamientos de fertilidad. Realizaron un estudio para examinar el impacto emocional de los ciclos cancelados. De los 518 pacientes que completaron la encuesta, el 22% calificó las recomendaciones de ASRM como equivalentes a la pérdida de un hijo.

Un control indefinido de los tratamientos de infertilidad es una p√©rdida absoluta de los ni√Īos concebidos. Para algunas personas, llegar√° el momento de lograr un embarazo. Para otros, la ventana se est√° cerrando r√°pidamente. Las personas no saben cu√°ndo tendr√°n la oportunidad de volver a intentarlo o si se convertir√°n en padres. Nada en esta vida est√° garantizado, ciertamente no tener hijos, pero cuando cada c√©lula de tu cuerpo te dice que ser padre es tan vital para tu vida como el aire, es un golpe para el intestino cuando te quitan tus planes. No hay un cronograma definitivo cuando se levantar√°n estas restricciones y se puede reanudar la atenci√≥n de rutina.

COVID-19 está jugando una bola de demolición en muchos aspectos de nuestras vidas, y está rompiendo los corazones de aquellos que necesitan apoyo para concebir.

La √ļltima declaraci√≥n de ASRM se puede leer aqu√≠; hay actualizaciones, pero las recomendaciones anteriores a√ļn est√°n vigentes. Recomiendan que las personas afectadas por esta p√©rdida de tratamientos usen RESOLVE, un grupo de apoyo en l√≠nea que puede conectar a otros en situaciones similares.

Como alguien que ha tenido una buena cantidad de frustraciones y preocupaciones con los ciclos de fertilidad y las clínicas, no puedo ofrecer muchos consejos. Apesta. Pero si eres amigo de alguien que está pasando por esto, solo escucha y mantén el espacio para que sientan lo que sea que necesiten procesar. Y no ofrezca planes alternativos ni intente solucionar la situación. Es probable que su amigo sepa y ya haya pensado en todos los otros caminos hacia la paternidad, pero nada es una opción hasta que superemos la pandemia. Sé la constante que necesitan en este momento.

Elissa Sheppard est√° casada con una mujer y ha estado haciendo tratamientos de fertilidad durante casi un a√Īo. Ella y su pareja ya han sufrido un aborto espont√°neo y son parte del sufrimiento por las recomendaciones de suspender los tratamientos. Ella le dijo a NPR: “Es como si mi cerebro estuviera de acuerdo, pero emocionalmente me siento muy devastada o con el coraz√≥n roto”.

Los tratamientos de fertilidad brindan un rayo de esperanza a aquellos que luchan por concebir, pero con esas opciones detenidas, da un gran golpe a un proceso donde la esperanza cuenta tanto.