Lo que quiero que mi hija sepa sobre las citas

Lo que quiero que mi hija sepa sobre las citas

Fui a mi primera cita cuando ten√≠a casi 14 a√Īos con un chico llamado Richie. Nos sentamos en la √ļltima fila de la sala de cine mirando Tootsie, pero sobre todo besuque√°ndose hasta que la balada extremadamente cursi “It Might Be You” se apag√≥ en silencio y el acomodador nos mir√≥ de reojo. Fue asombroso.

Durante dos semanas seguidas, Richie y yo nos tomamos de la mano debajo de la mesa del almuerzo en la escuela y salimos detrás del gimnasio hasta que sonó la campana. Suspiramos con nostalgia en el receptor del teléfono durante horas cada noche. Quería que continuara para siempre, pero Richie pronto rompió conmigo por Theresa. Estaba devastada y me preguntaba si había hecho algo mal. Por supuesto, no había hecho nada malo. El corazón adolescente a menudo está a merced de la libido adolescente. La mía estaba emocionada pero cautelosa. Richie se estaba abultando de sus pantalones. Claramente, no estábamos destinados a ser.

Mi hija mayor ahora tiene 14 a√Īos y est√° al borde de su propia vida amorosa. En comparaci√≥n con el m√≠o, su paisaje de citas parece mucho m√°s intenso. En primer lugar, no se llama “citas”. En cambio, dos personas podr√≠an estar “hablando”, lo que no est√° hablando en absoluto, sino simplemente un contacto digital continuo m√°s all√° de “solo amigos” y antes de “conectarse”, lo que puede significar absolutamente cualquier cosa, desde besos hasta sexo. Las llamadas telef√≥nicas y las conversaciones en persona han sido reemplazadas por mensajes de texto, mensajes de texto, etiquetado de Instagram y rayas de Snapchat que vuelan a todas horas. Los adolescentes rara vez parecen salir al cine o por un helado, pero pueden salir en grupo. Desde afuera mirando hacia adentro, es dif√≠cil saber si alguien realmente est√° interactuando significativamente con alguien m√°s. Agregue a eso las enormes expectativas f√≠sicas para las ni√Īas, tanto en apariencia como en actos, y las citas adolescentes pueden ser francamente estresantes.

Las presiones sociales y culturales más la capa de explicitación, velocidad y secretismo que agrega la tecnología hacen que la idea de relaciones adolescentes saludables parezca imposible. Definitivamente es diferente a cuando era un adolescente, pero la experiencia de manejar y expresar sentimientos y deseos sigue siendo la misma.

Es posible que no conozca todos los detalles de la vida amorosa de mi hija, pero eso no significa que no tenga algunos consejos para ella. Entonces, antes de que comience a salir de verdad, querida hija, esto es lo que creo que debe saber:

1. Siente todas las sensaciones.

El amor es el colmo más asombroso del mundo y también el mayor desamor. Su corazón se disparará cuando su enamoramiento vuelva a caer, y se desplomará cuando no lo hagan o una relación termine. Aprender a manejar los altibajos es parte del crecimiento. Aunque exponerse es arriesgado, vale la pena sentirse abrumado por todo. Practique entrar y salir de las relaciones y aprenda a estar bien cuando la adictiva avalancha de ser deseado desaparezca y vuelva a estar solo.

2. Sé fiel a ti mismo.

Mantente fiel a lo que es importante para ti, ya sean tus valores, amistades o creencias. Sea abierto sobre c√≥mo se siente con respecto al sexo, los l√≠mites, las fiestas, las drogas y cualquier otra cosa que surja entre usted y con quien quiera que est√©. Mant√©ngase en contacto con c√≥mo se siente, tanto emocional como f√≠sicamente. Puede parecer inc√≥modo al principio, pero no ser honesto se vuelve a√ļn m√°s inc√≥modo y potencialmente peligroso m√°s adelante. Si no puedes ser t√ļ mismo en una relaci√≥n, entonces no es la relaci√≥n para ti.

3. Sea claro sobre lo que quiere.

Olvídate de esperar a que tu objeto de amor te pida que pases el rato. Si te gusta alguien, adelante y díselo. Lo mismo ocurre con cualquier interacción física. Si tu pareja no es recíproca y quieres que lo haga, dilo. Tus deseos también son importantes.

4. No significa no.

Habr√° presi√≥n para hacer cosas con las que no te sientas c√≥modo, ya sea enviarle un mensaje de texto a alguien con una foto semidesnuda, conocerlo solo o participar en cualquier acto f√≠sico. Te recuerdo siempre Tener elecci√≥n. Y aunque las repercusiones sociales pueden parecer demasiado dif√≠ciles de soportar, a la larga, tienes que hacer lo correcto para t√ļ. Si la persona con la que est√° no respeta sus deseos, salga de all√≠ u obtenga ayuda (incluyendo llamarme o enviarme mensajes de texto). Nunca tiene que aceptar ninguna actividad, √≠ntima o de otro tipo, no desea hacer o no est√° seguro. Como dice su abuela: “Si alguna vez tiene dudas, no lo haga”.

5. Sexting no es una cita.

La interacci√≥n f√≠sica y / o digital por s√≠ sola no hace una relaci√≥n. Si bien puede significar que una persona est√° tratando de decirte que est√° interesada, no deber√≠a ser la √ļnica conexi√≥n que define tu relaci√≥n. Adem√°s, las conexiones y el sexting, aunque emocionantes, tienen el potencial de ser degradantes o abusivos. Querer una conexi√≥n emocional que incluya amabilidad, amor, respeto, reciprocidad y amistad es totalmente v√°lido. Si eso no es lo que obtienes, sigue adelante.

6. No tiene que ser complicado.

Pasar tiempo especial con alguien que te gusta no es complicado. La idea es disfrutar el uno del otro. Tan pronto como la diversi√≥n sea dif√≠cil de encontrar o la relaci√≥n se sienta desequilibrada, reeval√ļe lo que est√° sucediendo. Tienes toda tu vida para enredarte en relaciones complicadas. Por ahora, trate de mantenerlo simple.

7. Sé amable.

Todos tienen sentimientos. Si alguien te invita a salir, no tienes que decir que s√≠, pero trata de decir “no” amablemente. No es f√°cil exponerse, arriesgarse y dejar que otra persona sepa c√≥mo se siente al respecto. Lo mismo ocurre con la ruptura: no lo pospongas porque te sientes culpable o no quieres herir los sentimientos de alguien. Lo m√°s amable es ser honesto lo antes posible.

8. √Āmate a ti mismo.

No importa con quién salgas o no, y no importa a quién le gustas o a quién no, siempre cree en ti mismo. Lo que siente, lo que piensa y lo que quiere son importantes. Los enamoramientos van y vienen, pero siempre lo tendrás, así que cuídate por dentro y por fuera.

Mis días de citas han quedado atrás. Ahora es el turno de mi hija de experimentar la emoción de una primera cita, el vertiginoso rubor de amor y el dolor de romper. Estoy emocionada por ella, y si soy sincera, un poco celosa también, porque no hay nada como un romance adolescente.

Pero no lo llame as√≠ porque “romance” no es una “cosa”. Duh