Lo que quiero que sepa mi hija que come el almuerzo sola

Lo que quiero que sepa mi hija que come el almuerzo sola

En la escuela de mi hija, recientemente tuvimos la primera ronda de conferencias de padres y maestros para el a√Īo escolar. Mi esposo y yo nos sentamos all√≠ escuchando a su maestra de tercer grado alabar lo dulce que es, lo feliz que est√° de tenerla en su clase, y todos bromeamos sobre cu√°n diferente es su personalidad de su hermano mayor a quien tuvo en clase hace unos a√Īos. Escuchamos atentamente c√≥mo se destaca en matem√°ticas (no es sorprendente), pero podr√≠a usar un poco de trabajo en su fon√©tica (bueno, f√°cil, definitivamente podemos trabajar en eso en casa).

Luego la maestra sac√≥ una pila de tres papeles. La primera fue una lista de preguntas que nuestra hija hab√≠a completado sobre c√≥mo sinti√≥ que su a√Īo escolar iba hasta ahora. El segundo fue un dibujo que hizo sobre los primeros meses de la escuela, y el tercero fue una carta para nosotros sobre cualquier cosa que quisiera escribir. La cara del profesor se preocup√≥, y me acomod√© en mi silla con ansiosa anticipaci√≥n. Conozco esa mirada. No me gusta esa mirada.

La lista hizo preguntas como:

1. “¬ŅCu√°l es tu actividad favorita de la escuela este a√Īo?” Ella hab√≠a respondido “matem√°ticas”.

2. “¬ŅCu√°l es tu cosa menos favorita de esta escuela este a√Īo?” Ella hab√≠a escrito “No tengo amigos. Me hace sentir triste en la escuela “.

Las preguntas contin√ļan, todas con respuestas de un tono similar. Me dol√≠a un poco el coraz√≥n, pero seguimos atravesando la pila. Luego vino la imagen que dibuj√≥. Era de ella sentada al final de una larga mesa de almuerzo, frunciendo el ce√Īo. Ella derram√≥ l√°grimas por su rostro, mientras sus compa√Īeros de clase estaban todos al otro lado de la mesa ri√©ndose entre ellos. Sent√≠ mis propios ojos llenos de l√°grimas, y limpi√© el goteo caliente que escap√≥ de mi ojo. Cuando le√≠mos la carta que nos escribi√≥, mi coraz√≥n se rompi√≥ por ella mientras escaneaba las palabras: ‚ÄúMam√° y pap√°, me gustar√≠a que me ayudaras a descubrir c√≥mo hacer amigos y encontrar a alguien para sentarse al lado del almuerzo. “

La recog√≠ ese d√≠a y tuvimos una larga conversaci√≥n en mi cama cuando llegamos a casa. Le pregunt√© c√≥mo cre√≠a que iba la conferencia. Ella me cont√≥ sobre su lista de preguntas, la imagen que dibuj√≥ y la pregunta que la desconcierta: “¬ŅC√≥mo hago para que estas personas quieran ser mis amigas?”

Llam√© a mi madre, la madre de su padre y amigos que tienen hijos en el mismo grado. Busqu√© en Google el desarrollo normal para ni√Īas de 8 a 9 a√Īos. Sin embargo, recog√≠ el libro para padres que ha estado acumulando polvo en la estanter√≠a durante los √ļltimos a√Īos, muchos a√Īos. Me revolv√≠ el cerebro con mis propias experiencias en la escuela primaria, tratando de encontrar la respuesta para ella.

Pasó una semana y me encontré despierto a las 2 a.m. pensando demasiado como de costumbre, cuando esta voz retumbó de la nada en mi cabeza. El consejo que había estado buscando para ella me golpeó en el fondo en ese lugar gutural: nunca serás suficiente.

Me sent√≠ internamente exclamar: ¬°¬ŅQu√©?! Por supuesto, ella es suficiente! Ella es la m√°s dulce, m√°s considerada … No, escucha m√°s fuerte. Nunca ser√° suficiente para algunos, y eso est√° bien.

Hmmm Lo dej√© marinar de la noche a la ma√Īana y me despert√© pensando: Ya sabes, eso es absolutamente correcto.

No ser√°s suficiente. Para algunas personas, no ser√° suficiente, y eso est√° bien.

Eres dulce.

Tratar a los dem√°s con amabilidad significa mucho para ti. No eres del tipo “lo siento, no lo siento”. Si te has ofendido, t√ļ son lo siento porque siempre est√°s tratando de ver los puntos de vista de los dem√°s, no de una manera insegura, sino porque te importa y te importa profundamente sobre los corazones de los dem√°s. Haces tu mejor esfuerzo para entender de d√≥nde vienen los dem√°s, incluso cuando su opini√≥n es muy diferente a la tuya. Algunas personas confundir√°n esto como debilidad, pero ni√Īa, soy orgulloso de ti por tu coraz√≥n compasivo! A√ļn as√≠, no ser√° suficiente para algunas personas.

Tu eres fuerte.

Si bien te importa si te has ofendido y te disculpas r√°pidamente si has herido los sentimientos de alguien, tampoco tienes miedo de mantenerte firme. Cuando crees en algo o en alguien, lo defiendes como si fueras a la guerra. Este puede volvernos locos a tu padre y a m√≠ algunos d√≠as, y algunas personas pueden tomar esto como terquedad. Pero ni√Īa, yo soy orgulloso que eres fuerte y que no tienes miedo de mantenerte firme. A√ļn as√≠, no ser√° suficiente para algunas personas.

Eres peculiar

Te encanta animar a tu equipo y usar maquillaje para jugar. Tambi√©n te encanta ponerte duro y duro con tu equipo de roller derby. Ni siquiera tienes miedo de esas magulladuras con las que vuelves a casa despu√©s de la pr√°ctica. Amas a los beb√©s, el color rosa, el brillo y los abrazos. Tambi√©n nos ruega que juguemos al f√ļtbol americano y hagamos que lo inscribamos para el boxeo despu√©s de ver un clip de MMA en YouTube.

Algunas personas no te atrapar√°n. Pero ni√Īa, yo soy orgulloso de ustedes por tener una amplia gama de intereses y por no ser una oveja al caer en una categor√≠a. Ser√≠a m√°s f√°cil para ti tener amigos alegres, amigos derby, amigos femeninos o amigos marimachos. Pero eres quien eres: intrincado y profundo. No ser√° suficiente para las personas que no entienden esto.

Sin embargo, lo que puedo decirte es que te mantengas fiel a ti mismo. No cambies tu coraz√≥n o tu profunda compasi√≥n por los corazones de los dem√°s por nadie. No dejes que te endurezcan. No dejes que nadie cambie de opini√≥n sobre lo que realmente crees profundamente. Defi√©ndete. No dejes de amar lo que amas para que sea m√°s f√°cil encajar. Eres t√ļ y eso es hermoso.

Si bien no eres suficiente para algunos, eres m√°s que suficiente para otros. Algunas personas te amar√°n y te ver√°n y te atrapar√°n. A algunas personas no les gustar√°.

Pero seg√ļn mi experiencia, si sigues siendo fiel a quien eres, las personas adecuadas acudir√°n a ti, incluso si no es ahora en la mesa del almuerzo de tercer grado. Eres incre√≠ble, y cuando no cambias eso para nadie, seguramente amigos incre√≠bles tambi√©n se encontrar√°n en tu camino. Y eso, mi dulce ni√Īa, es m√°s que suficiente.

[free_ebook]