Lo sentimos, pero no acepto la solicitud de amistad de tu hijo de 9 años

Lo sentimos, pero no acepto la solicitud de amistad de tu hijo de 9 años

Recientemente, tuve una conversación con una amiga en la que me divulgó que su hijo de 10 años tiene una cuenta de Instagram. Como ella y yo solemos vernos cara a cara con la mayoría de las decisiones parentales, me sorprendió. Cuando le pregunté al respecto, ella explicó que, para su hijo, ella tiene reglas y configuraciones de privacidad para protegerlo. Ella me dijo que había tenido conversaciones sobre fotos apropiadas y seguridad en Internet. Ella dijo que confía en él y quiere que desarrolle un buen juicio en línea.

Lo siento, Charlie, pero no creo que ningún niño menor de 13 años tenga negocios en las redes sociales.

AllĂ­. Lo dije.

Atrás quedaron los dĂ­as en que los cables telefĂłnicos se deslizaban a otras habitaciones para tener privacidad y los niños realmente lo miraban a los ojos en lugar de mirar sus pantallas. Lo entiendo. Realmente lo hago. Como madre de una adolescente y una adolescente, sĂ© lo difĂ­cil que es ser el padre que dice no a Instagram, Facebook, Twitter y todas las otras aplicaciones que permiten a los niños “chatear” en estos dĂ­as. He tenido conversaciones con mis hijos sobre depredadores en lĂ­nea, etiqueta de mensajes de texto y tomar buenas decisiones con el advenimiento de YouTube (gracias a Dios, Snapchat no existĂ­a cuando estaba en la universidad). Y debido a que mis hijos no son idiotas, sĂ© que podrĂ© confiar en ellos en lĂ­nea si alguna vez cedo y les dejo unirse a las masas de las redes sociales.

He hablado con muchos padres, como mi amigo, que no están de acuerdo conmigo y dicen que soy demasiado estricto. Me dicen que las redes sociales con parámetros establecidos por los padres pueden ser una buena herramienta de enseñanza, una forma de monitorear los comportamientos de sus hijos a medida que aprenden las cuerdas. “¡AsegĂşrate de seguirlo en Facebook!” me dicen, o “me aseguro de que ella me siga en mi cuenta para que sepa que estoy mirando”. Mis amigos me recuerdan que mis hijos se están perdiendo valiosas experiencias sociales y que deberĂ­a aliviar mis restricciones.

Lo siento, pero NO.

Por lo que sé, puedo bloquear las cuentas de mis hijos y mantener su uso compartido de Internet en privado, aquí está la cosa: sé lo que publico en mis cuentas de redes sociales, y no quiero que vean lo que hago en mi crecimiento. espacio en internet. Y tampoco quiero que tu hijo de 11 años vea lo que publico, muchas gracias. No es necesario que mi hija de 10 años vea esos selfies borrachos que la madre de su mejor amiga tomó en su viaje a Cancún el año pasado o el meme que publicó mi hermano que hace una broma sobre la caca. Es demasiado joven para Facebook, simple y llanamente, y como no puedo censurar el contenido que puede buscar en Instagram, continuaré rechazando una cuenta.

Soy un adulto al que le encantan las palabrotas, los memes inapropiados y el humor asqueroso. Me quejo de mis hijos en Facebook. Subtitulo mis fotos en Instagram con comentarios sarcásticos y me enojo con Tweet cuando me molesta el mal servicio de una empresa. Comparto memes sobre Elf on the Shelf, y podría arruinar fácilmente el mito de Santa para un pobre niño desprevenido de 8 años por todas las quejas que hago en Navidad acerca de tener que interpretar el papel del chico gordo alegre en un traje rojo.

No quiero tener que censurar mi comportamiento en lĂ­nea para que tu hijo pueda desplazarse por mis fotos.

No quiero tener que aceptar la solicitud de amistad de su hijo para poder ayudarlo a controlar dónde están o qué están publicando.

Y estoy seguro que no quiero notar el mal comportamiento en lĂ­nea de tu hijo y tengo que decĂ­rtelo, porque eso es incĂłmodo.

ÂżPodemos todos estar de acuerdo en que no tengo que estar involucrado con usted y las redes sociales de sus hijos?

SĂ© que sueno como una musaraña, y mis amigos probablemente estĂ©n rodando sus ojos hacia mĂ­ mientras leen. Francamente, no me importa. No puedo asumir la responsabilidad de tener que mirar lo que digo en lĂ­nea para que tu precioso copo de nieve crea en Santa Claus por un año más. Me gusta usar un lenguaje inapropiado, y no tengo intenciĂłn de detenerme solo porque su hijo está usando palabras sucias que aprendieron de mi cuenta de Facebook en la mesa. Y tengo que quejarme de mis hijos en un lugar seguro y cargado de adultos, asĂ­ que no se ofendan cuando presiono “rechazar” la solicitud de amistad de su hijo 37 veces seguidas porque no pueden obtener una pista de que La señora Burke no está interesada.

Publico fotos de bebidas alcohólicas y cócteles, muchos de ellos. A veces, incluso estoy un poco borracho en mis fotos. ¿Realmente quieres tener que explicar por qué la Sra. Burke está en la encimera con una boa rosa y cantando canciones de los 80? Pensándolo bien, no respondas eso. Y también, no me des conferencias sobre malas decisiones y uso compartido en línea inapropiado, ¿de acuerdo? Porque mi creciendo Los amigos entienden y están haciendo las mismas cosas. Bueno, tal vez no el baile de la encimera, siempre hay eso uno amigo en línea haciendo esas tonterías, ¿verdad?

Mi punto es que tengo muchos amigos, adultos, amigos con los que puedo ser yo mismo y relajarme en las redes sociales. Me encanta interactuar con mis amigos en línea y sobrevivir a las pruebas de crianza con ellos en las redes sociales. He creado un negocio basado en compartir mis pensamientos de crianza, y he tenido innumerables conversaciones con amigos cuyos hijos han seguido las cuentas de redes sociales de mi negocio. Cada vez, les recuerdo cortésmente a mis amigos lo que publico, y si el padre no elimina a su hijo de mi cuenta, ejerzo el palo de prohibición de administrador como un samurai. Lo siento, niños, este no es un espectáculo familiar.

No necesito interactuar con niños en edad escolar más de lo que ya lo hago en esta casa, mucho menos en línea. Es posible que no pueda orinar solo, pero ciertamente puedo quejarme al respecto en la privacidad de mi casa de Twitter, y no necesito que tus hijos me vigilen cuando le pio los pantalones.