Manej√© un embarazo, un cambio de trabajo y el c√°ncer de mi c√≥nyuge en un a√Īo agotador

Manej√© un embarazo, un cambio de trabajo y el c√°ncer de mi c√≥nyuge en un a√Īo agotador

Mi hija cumpli√≥ cinco a√Īos hoy. Eso en s√≠ mismo se siente como un gran hito.

Finalmente hemos pasado la etapa del reci√©n nacido, llenos de las noches que parec√≠an que nunca terminar√≠an. El llanto c√≥lico que me hizo llorar tambi√©n, y el estado de zombie donde los d√≠as se desangran. Ya pasamos las grandes “primeras” que suceden en el primer a√Īo: sentarse, comida s√≥lida, gatear, caminar y primeras palabras. La etapa del ni√Īo pas√≥ volando, desde el primer “¬°No!” a aprender c√≥mo cuidar a dos ni√Īos menores de dos a√Īos, cuando naci√≥ nuestra segunda hija. Los tres y cuatro fueron un desaf√≠o, ya que aprend√≠ a navegar c√≥mo era tener una mini versi√≥n de m√≠ mismo para discutir, especialmente una que era demasiado inteligente y muy consciente de c√≥mo funcionaba la vida.

Y ahora, aqu√≠ estamos … cinco a√Īos. As√≠.

Pero d√©jame retroceder, antes de todo eso, porque la forma en que naci√≥ mi hija mayor es √ļnica. √önico en el sentido de que era muy, muy planificada y muy, muy imprevista.

Porque la vida tiene una manera de tomar los mejores planes y torcerlos y convertirlos de una manera que diga “¡Ja! ¡No tienes control aquí!

Mi esposo y yo hab√≠amos estado casados ‚Äč‚Äčpor poco m√°s de un a√Īo cuando comenz√≥ a toser, de manera bastante agresiva, mientras est√°bamos en un viaje de verano en Okanagan en Columbia Brit√°nica, Canad√°, en el verano de 2014. Al principio, esto no despert√≥ ninguna alarma. campanas porque hab√≠a sido un a√Īo particularmente malo para los incendios forestales y el humo todav√≠a se cern√≠a sobre las ciudades, molestando incluso a aquellos con los mejores pulmones.

Sin embargo, cuando nuestro viaje termin√≥, la tos desafortunadamente no desapareci√≥. Probablemente cualquier otra persona lo hubiera ignorado, pero el c√°ncer era algo con lo que ya est√°bamos muy familiarizados en los seis a√Īos de estar juntos. Ver√°n, mi esposo hab√≠a vencido previamente el linfoma de c√©lulas B grandes de la etapa 4 casi dos a√Īos antes, por lo que la tos era algo que nos inquieta a los dos, incluso ahora, cinco a√Īos y medio despu√©s.

Efectivamente, Chris fue diagnosticado de nuevo con linfoma (un tumor grande en la cavidad torácica). El proceso para vencerlo esta vez fue un poco más complejo, las consecuencias mucho más aterradoras. Su oncólogo nos dijo que para poder deshacerse del cáncer esta vez, necesitaría una dosis alta de quimioterapia, seguida de un trasplante de células madre. La buena noticia fue que el cáncer no se había extendido a su sangre, lo que significaba que podría usar sus propias células para completar el trasplante en lugar de usar un donante, lo que tenía muchas más consecuencias a corto y largo plazo.

Desafortunadamente, tambi√©n nos informaron en esa cita que, debido a la naturaleza de las drogas utilizadas para matar todas las c√©lulas malas de su cuerpo, tambi√©n podr√≠a dejarlo sin hijos despu√©s. Esto fue devastador, porque no quer√≠amos nada m√°s que formar una familia, y hab√≠amos planeado que eso sucediera dentro del a√Īo.

Inmediatamente tomamos precauciones para asegurarnos de que a√ļn pudi√©ramos tener hijos juntos una vez que todo esto sucedi√≥ en el pasado. Sin embargo, todav√≠a se sent√≠a como si fuera una promesa vac√≠a y ambos nos sentimos estafados de que nuestros brazos estaban torcidos para tener hijos de esta manera. No me malinterpreten, nos sentimos incre√≠blemente afortunados de poder darnos el lujo de tomar estas precauciones como lo hicimos nosotros, pero tambi√©n exist√≠a la preocupaci√≥n de que las cosas no salgan como esper√°bamos.

Entonces, despu√©s de mucha discusi√≥n y l√°grimas, decidimos que deber√≠amos tratar de ver si pod√≠amos tener un beb√© … de la manera libre.

Aqu√≠ es donde los milagros comenzaron a suceder. Durante los dos meses anteriores (incluso antes de que Chris recayera), me hab√≠a dejado de tomar las p√≠ldoras anticonceptivas y comenc√© a rastrear mis ciclos. He leido Tomando el control de tu fertilidad por Toni Weschler y estaba muy dedicado a registrar todo lo que ten√≠a que ver con mi per√≠odo. Quer√≠a que mi cuerpo no tuviera anticonceptivos para poder comenzar a tratar de tener un beb√© en el nuevo a√Īo, al menos, eso era lo que hab√≠amos planeado.

De todos modos, esto result√≥ ser una gran bendici√≥n porque me sent√≠ bastante confiado en la l√≠nea de tiempo de cu√°ndo nuestras mejores posibilidades eran concebir. Desafortunadamente, “la ventana” parec√≠a que hab√≠a pasado seg√ļn mi registro, pero √≠bamos a intentarlo de todos modos. ¬°Ese fin de semana result√≥ ser el fin de semana del D√≠a del Trabajo, ir√≥nicamente, y durante ese per√≠odo de tres d√≠as nuestra hija fue milagrosamente creada!

Recuerdo haber tomado la prueba de embarazo unas semanas m√°s tarde y estar tan incre√≠blemente sorprendida y agradecida de que fuera positiva. Creo que fue la primera vez que le “agradec√≠” a Dios, a quien no conoc√≠a muy bien. Cuando compartimos las noticias con ambos grupos de padres, la conmoci√≥n de toda la situaci√≥n comenz√≥ a hundirse y nos dimos cuenta de que estaba a punto de embarcarme en un ser humano mientras mi esposo luchaba por su vida.

Mi esposo y yo somos maestros y comenzamos nuestras carreras cuando todo esto sucedi√≥. De hecho, mi esposo (entonces novio) fue diagnosticado la primera vez en nuestras √ļltimas dos semanas de nuestra pr√°ctica final en la primavera de 2012. Estaba pasando por la primera ronda de quimioterapia cuando nos graduamos juntos de la universidad. Los dos est√°bamos trabajando como maestros de guardia en el primer a√Īo de nuestro matrimonio, pero Chris hab√≠a aceptado su primer puesto de m√ļsica real cuando recay√≥. En un giro realmente extra√Īo de los acontecimientos, fui el siguiente en la fila para tomar su trabajo en la escala de antig√ľedad. Con muy poca experiencia musical, en comparaci√≥n con mi esposo, muy talentoso musicalmente, este fue otro gran salto de fe que tuvo que darse. Fue mi primer contrato de ense√Īanza, no estaba tan familiarizado con la ense√Īanza de m√ļsica, y mi esposo realmente no pod√≠a ayudar porque estaba lidiando con los intensos efectos secundarios de la quimioterapia.

Pero, en noviembre de 2014, est√°bamos en un buen momento y sent√≠ que estaba entendiendo todo esto del embarazo / cuidador / maestro nuevo. Chris se estaba preparando para su trasplante de c√©lulas madre, lo que requer√≠a que √©l estuviera en Vancouver (viv√≠amos en la isla de Vancouver) durante un mes. Intentaba organizar un concierto navide√Īo con los ni√Īos, y mi ansiedad y el TOC estaban en su punto m√°s alto.

Recuerdo que mi viaje al trabajo por la ma√Īana inclu√≠a una serie de palabras muy planificadas que necesitaba decir en mi cabeza en el lugar exacto cada ma√Īana. Mis mayores temores eran perder al beb√©, perder a Chris o el peor escenario de todos, perder a los dos a la vez. Estas rutinas de TOC (que luego me di cuenta de que eran lo que eran), consumieron grandes porciones de mi d√≠a. Sent√≠a que si hac√≠a las cosas de cierta manera, evitar√≠a la p√©rdida que pensaba que era inevitable. Luch√© con estos miedos mucho despu√©s de que naciera nuestra hija y lo √ļnico que finalmente combati√≥ estos pensamientos intrusivos fue el asesoramiento y la medicaci√≥n.

Me tom√© la √ļltima semana libre antes de las vacaciones de Navidad para poder estar con Chris en Vancouver. Desafortunadamente, el estr√©s de toda la situaci√≥n hab√≠a debilitado mi sistema inmunol√≥gico y me enferm√© de un resfriado. Esto significaba que aunque finalmente estaba en la misma ciudad que √©l, no pod√≠a visitarlo porque ese piso del hospital albergaba a todos los pacientes con sistemas inmunes extremadamente fr√°giles.

Otra bendici√≥n fue tener a los padres de Chris viviendo a solo 45 minutos del hospital. Pude quedarme con ellos mientras me recuperaba y podr√≠a usar su casa como base para mis visitas diarias a la ciudad una vez que estuviera mejor. Recuerdo que la mayor√≠a de mis visitas con Chris las pasaba acurrucado en la peque√Īa cama del hospital, durmiendo una siesta: √©l estaba exhausto por el tratamiento y yo exhausto por haber crecido un peque√Īo humano. Era una paradoja tan extra√Īa: una vida en crecimiento, la otra luchando por la vida. Todav√≠a es muy dif√≠cil de entender, incluso a√Īos despu√©s.

Chris fue dado de alta del hospital el d√≠a del cumplea√Īos de su madre, el 21 de diciembre de 2014, justo a tiempo para Navidad. Pasamos las siguientes dos semanas en la casa de sus padres mientras √©l reun√≠a fuerzas para hacer el viaje de regreso a casa. Celebramos nuestra √ļltima Navidad como una familia de dos, hecha especial al tener a todos nuestros seres queridos bajo un mismo techo. Mis padres vinieron el d√≠a de Navidad y est√°bamos muy agradecidos de que pudi√©ramos estar todos juntos en un solo espacio.

El a√Īo nuevo y los meses siguientes estuvieron llenos de ansiedad mientras esper√°bamos las citas de exploraci√≥n y los resultados para ver si Chris estaba libre de c√°ncer o no. El 9 de marzo de 2015, recibimos la llamada de que Chris hab√≠a vencido al c√°ncer una vez m√°s. ¬°Estaba oficialmente libre de c√°ncer y en remisi√≥n!

Esto fue poco menos de dos meses antes de que di a luz a nuestra hija. Chris luch√≥ para mantener el conteo de gl√≥bulos blancos y sus neutr√≥filos (un tipo de gl√≥bulo blanco) se mantuvieron en cero, a√ļn a fines de abril. Esto fue algo que luch√≥ durante un buen a√Īo despu√©s del trasplante, y su sistema inmunol√≥gico y sus pulmones contin√ļan siendo los m√°s afectados, especialmente en un trabajo donde trabaja con ni√Īos peque√Īos (tambi√©n conocidos como f√°bricas de g√©rmenes).

Finalmente, después de lo que pareció toda una vida, Madeline Grace llegó al mundo el 17 de mayo de 2015.

Estaba gritando desde el momento en que llegó a la tierra y no se detuvo durante los primeros meses.

Ella realmente es un regalo y un milagro envuelto en una peque√Īa ni√Īa. Madeline es incre√≠blemente inteligente y perceptiva. Ella tiene un recuerdo como un elefante, memorizando libros (¬°largos!) Cuando ten√≠a dos a√Īos. Ella tiene la fuerza de su pap√° y la terquedad de su mam√°. Madeline se dirige al jard√≠n de infantes en el oto√Īo, sea cual sea la escuela para entonces, y sabemos que la vida tiene grandes planes para nuestra ni√Īa.

Es dif√≠cil imaginar c√≥mo habr√≠a sido la vida si no hubi√©ramos quedado embarazadas cuando lo hicimos. Aunque el momento del embarazo no fue la idea perfecta que hab√≠a imaginado en mi cabeza, fue perfecta a su manera. Nunca estuve solo en esos momentos oscuros, y las peque√Īas patadas y empujones que Madeline me daba desde adentro me dejaban saber que ella era por quien est√°bamos luchando.

La vida tiene una forma divertida de presentarte esos sue√Īos y planes y ahora s√© que hubo mayores poderes en el trabajo a trav√©s de todo esto. Estoy agradecido, estoy bendecido y estoy muy emocionado de ver lo que viene despu√©s.

Feliz cumplea√Īos dulce ni√Īa. No puedo esperar para ver a d√≥nde te lleva la vida.