Mi cesárea me robó la capacidad de confiar en mí mismo

Mi cesárea me robó la capacidad de confiar en mí mismo

La silla azul desteñida en el consultorio de mi terapeuta no es cómoda. Y no es solo porque hablar sobre mi intensa ansiedad posparto es incómodo. La silla de verdad apesta, me traga cada vez que me siento. Me hundo tanto en el asiento que es difícil volver a subir cuando terminamos. Y en este momento, quiero terminar.

Estamos hablando de las imágenes vívidas que asaltan mi mente cada vez que saco a mis dos niños pequeños solo.

Ese tipo nos va a secuestrar.

Parece que esta dama debe estar en algo. ¿Por qué está caminando tan cerca de nosotros?

¿Cuál es la forma más rápida de salir del centro comercial si hay un tirador activo?

¿Qué sucede si tenemos un accidente y solo puedo salvar a un niño?

ÂżCĂłmo voy a escapar y llevar a los dos a la vez?

Estoy luchando contra las lágrimas. Porque cuando me siento allí y catastrofo, mi imaginación se dirige a un lugar tan real que me sobrecoge el dolor y apenas puedo respirar.

A medida que la doctora me quita más detalles, me pregunta si siento este nivel de miedo y ansiedad cuando mi esposo o mi madre sacan a los niños, o es solo cuando los saco que me siento así.

“SĂłlo conmigo”, le digo.

“ÂżY por quĂ© crees que es asĂ­?” ella pregunta.

“Porque no confĂ­o en mi capacidad para protegerlos en una emergencia”.

“ÂżY por quĂ© es eso, Amy?”

Sin siquiera pensarlo, respondo con algo que me da vergĂĽenza admitir. No era un pensamiento que hubiera tenido (conscientemente) antes, y sin embargo, ahĂ­ está, saliendo de mi boca y entrando a la intemperie. Como si estuviera en el fondo de mi mente y en la punta de mi lengua todos estos años. “Bueno, porque ni siquiera se me puede confiar para dar a luz sin ayuda, asĂ­ que …”

Empiezo a ahogarme. No puedo decir una palabra más. Estoy sorprendido, traicionado por mis propios pensamientos subconscientes.

Y luego, ocurre el colapso. Estamos hablando de sollozos feos, incontrolables, mocosos e implacables. No podría moverme para conseguir un pañuelo si lo intentara, maldita sea esa silla.

Madre mirando al recién nacido después del nacimiento Stanislaw Pytel / Getty

Afortunadamente, mi terapeuta me pasa la caja de Kleenex. Y luego solo me deja ser, ya que permito que el peso de lo que acabo de decir realmente se hunda.

“Entonces, Âżde eso se trata?” Pregunto en voz alta, más para mĂ­ que para mi mĂ©dico.

No confĂ­o en mĂ­ mismo porque hace 3.5 años, Âżmi hijo perfecto naciĂł por cesárea de emergencia en lugar de “naturalmente”?

Esta ansiedad abrumadora y el miedo constante de fallarles a mis hijos en una crisis, Âżtodo se debe a que mi historia de nacimiento no se alineĂł con las expectativas dignas de Instagram que tenĂ­a de cĂłmo deberĂ­a ser mi primera experiencia de parto?

ÂżEste intenso odio que siento hacia mi cuerpo es porque siento que me decepcionĂł?

Si ni siquiera pudiera dar a luz de forma natural, lo Ăşnico que se supone que debe hacer el cuerpo de una mujer … ÂżcĂłmo podrĂ­a canalizar mi Gal Gadot interior y luchar contra los posibles atacantes? a la ÂżMujer Maravilla?

De repente, tanto tenía sentido. Y aunque todavía estoy trabajando para curar los sentimientos que estaba albergando, al menos ahora sé de dónde proviene mi ansiedad. Lo que significa que ahora puedo lidiar con eso. Y yo soy. Aquí mismo. Ahora mismo. Entonces, perdóname mientras salto a mi caja de jabón virtual y grito:

Damas, suficiente de esta B.S. – Todos los nacimientos son naturales. Entonces detĂ©ngalo con esa palabra ya. Los nacimientos son medicados o no medicados. Son vaginales o cesáreas. ÂżY adivina quĂ©? Cada uno es AF natural.

Oxford Learner’s Dictionary dice que la palabra “natural”, cuando se usa como adjetivo, significa esperado, normal o como cabrĂ­a esperar.

Entonces, para ese fin … ÂżquĂ© esperas que haga una madre si su cuerpo ha sido asaltado durante horas y está a punto de rendirse, y una epidural es su Ăşnico camino a seguir? ÂżPoner sus propias necesidades primero de alguna manera no es natural?

¿Qué pasa si el médico de una madre trabajadora está preocupado por el ritmo cardíaco de su bebé y quiere que salga? Ahora. ¿Se espera que esa madre desconfíe de las personas a cargo del parto seguro de su bebé y rechace la cesárea que recomiendan rotundamente?

Las madres en trabajo de parto deben tomar decisiones difíciles, a veces en solo minutos, a veces sin la presencia de su pareja. Y en cada caso, en cada situación, ¿qué es más natural que una madre, en su gracia y su mejor juicio, haciendo lo que cree que es mejor para la salud y la seguridad de ella y su bebé?

Eso es maternidad. Eso se espera. No importa cómo llegue el bebé aquí. El nacimiento es el nacimiento. Y no hay nada antinatural en nada de eso.

Las palabras que usamos importan. Se filtran en nuestras mentes subconscientes y forman nuestros pensamientos y prejuicios sobre el mundo.

Crean expectativas, que a menudo ni siquiera nos damos cuenta de que existen, sobre cĂłmo deberĂ­an ser la maternidad y el parto. Y, en consecuencia, abren la puerta a la vergĂĽenza masiva, el juicio y (en mi caso) ansiedad cuando las cosas no salen segĂşn lo planeado.

Las expectativas, la vergĂĽenza y el juicio son perjudiciales para nuestra salud mental. AsĂ­ que tenemos que dejar de infligirnos unos a otros.

Mamás no medicadas, sois guerreras. Mamás medicadas, eres feroz. Mamás de cesárea, ustedes son valientes. Mamás pandemias, ustedes son heroicas.

Para aquellos de ustedes que todavĂ­a se aferran a la idea de que solo hay una forma correcta o “natural” de dar a luz … considere esto: ÂżQuĂ© le va a decir a su hija, o nuera, cuando su nacimiento no ocurra? t ir de acuerdo al plan? ÂżVa a avergonzarla a ella y a su bebĂ© “artificial” nacido por cesárea?

No, probablemente no. ¿Por qué? Porque sabes, en el fondo, que las palabras que usas son importantes.

AsĂ­ que comienza a usar mejores palabras. Ahora.

Todos los nacimientos son naturales y todos los nacimientos son hermosos. Con cada nacimiento, nace una madre. Y no hay nada más natural que eso.