Mi hija es una m√°rtir emocional y estoy preocupada

Emotional-Martyr-1

Mi hija es lo que yo llamo una mártir emocional. Ella sacrifica sus propios sentimientos, sus propios deseos, para hacer felices a otras personas o para evitar conflictos. De acuerdo, ella no hace esto todas el tiempo. Si estamos tratando de decidir a dónde ir a comer, y ella quiere pasta y todos los demás quieren alas, probablemente terminaremos en Olive Garden.

Pero su asertividad termina con su amor por los carbohidratos. Su disposici√≥n a subvertir sus propios deseos y necesidades se manifiesta principalmente en sus interacciones con su hermano mayor. Tiene TDAH y, debido a su impulsividad, a menudo es reprendido. Si llegamos tarde porque √©l est√° arrastrando los pies, si se olvida de hacer los quehaceres o no los completa de la forma en que se supone que deben completarse, si los ni√Īos se pelean, de alguna manera mi hija siempre termina siendo la uno disculp√°ndose. Ella me escucha gritar o dar conferencias, se pone ansiosa y se excusa o trata de echarle la culpa a ella misma. Ella dir√° que estamos llegando tarde debido a algo que estaba haciendo, iba demasiado lenta, no pod√≠a encontrar sus zapatos, incluso cuando no es cierto.

Y a veces, cuando los ni√Īos tienen una lista de tareas, me anuncian que han terminado y yo vengo a revisar su trabajo, como siempre hago. Recientemente, les prodig√© elogios porque hab√≠an hecho un buen trabajo al completar sus tareas. Incluso la sala familiar se hab√≠a instalado como si tuvi√©ramos compa√Ī√≠a, las mantas dobladas, las almohadas en su lugar, los controles remotos MP3 cargando en sus muelles. Ni siquiera les hab√≠a pedido que hicieran esas cosas. Y cuando revis√© debajo del escritorio de mi hijo en su habitaci√≥n, que generalmente es un desastre de calcetines sucios, p√ļas de guitarra y envoltorios de comida, descubr√≠ que estaba perfectamente limpio, por primera vez. Le di un fuerte abrazo a mi hijo porque estaba muy orgulloso de √©l.

Pero un par de d√≠as despu√©s, de alguna manera result√≥ que mi hija hab√≠a sido la encargada de limpiar debajo del escritorio de mi hijo. Le preocupaba que √©l se metiera en problemas si no estaba limpio, y vio que no lo estaba haciendo, as√≠ que lo hizo por √©l. Tambi√©n hab√≠a limpiado la sala de estar sola. De hecho, ella hab√≠a hecho la mayor parte del trabajo para mi hijo porque estaba preocupada de que √©l se metiera en problemas. √Čl limpi√≥ el ba√Īo solo, lo que mi hija odia hacer, pero estaba claro para m√≠ que hab√≠a hecho m√°s de la mitad de las tareas.

Tuve una larga conversación con los dos, con mi hija sobre no hacer el trabajo de otras personas para ellos y con mi hijo sobre lo horrible que es aprovecharse de su hermana de esa manera. Lo castigé por un día y le di tareas adicionales para que lo hiciera solo. Pero entonces, por supuesto, mi hija se sintió culpable. Siento que no puedo ganar.

Chica cubriéndose la cara con las manos PhotoAlto / Anne-Sophie Bost / Getty

El martirio emocional de mi hija va más allá del de una hermana que defiende a su hermano. La he visto hacer esto también en otros entornos. Si estamos tratando de decidir qué juego jugar para una noche de juegos familiar, a menudo renuncia a lo que quiere para evitar conflictos. También me ha contado historias sobre cómo evita el conflicto en el patio de recreo. Sus amigos intentarán decidir qué jugar y ella abdica para evitar la confrontación. Si se desata una discusión, mi hija a menudo renunciará a lo que quiere para mantener la paz y tratará de suavizar cualquier desacuerdo dentro del grupo. He sido testigo de esto varias veces: veo el pánico en sus ojos, la tensión en sus hombros. Ella realmente no quiere presenciar un conflicto, mucho menos ser parte de él. Ella solo quiere que todos sean felices. Lo que no sería tan horrible si ella no subvierte sus propios deseos para que eso suceda.

Sus consejos de comportamiento superan el punto de complacer a las personas. Tampoco me gustaría que complaciera a la gente, pero esta propensión a que ella tenga que renunciar a lo que quiere, o incluso echarle la culpa cuando no debería, me preocupa. En una cultura en la que las mujeres todavía no son vistas como iguales, donde todavía nos dicen que nos vemos más bonitas cuando sonreímos, donde somos vistas como agresivas si hablamos directamente, donde todavía existe una brecha salarial, donde las mujeres con tanta frecuencia llevar la mayor parte del trabajo emocional en sus familias, quiero que mi hija deje de lado esta inclinación que tiene para evitar conflictos. O al menos, canalizarlo de una manera que no satisfaga sus necesidades.

Pero, ¬Ņc√≥mo convencer a un ni√Īo de no tomar la culpa cuando esa es su reacci√≥n instintiva? Trato de construirla lo m√°s que puedo, para dejar en claro que sus deseos y necesidades son tan importantes como los de cualquier otra persona. Le digo que no se disculpe cuando no ha hecho nada malo. Cuando la veo callada, le pido que hable, se afirme, haga que se escuche su voz. Compr√© sus libros sobre mujeres fuertes, y trato de modelar c√≥mo luce fuerte, aunque me preocupa que su ansiedad por la confrontaci√≥n haya sido heredada directamente de m√≠. He luchado por evitar el conflicto durante gran parte de mi vida, y mi ansiedad a√ļn se dispara cada vez que pienso que voy a tener que enfrentar una confrontaci√≥n.

No quiero esto para mi hija. Quiero que defienda lo que quiere y en lo que cree. No quiero que se disculpe cuando no ha hecho nada malo. No quiero que ella sonría solo porque hace que otras personas se sientan más cómodas. No quiero que asuma las cargas emocionales de los demás simplemente para mantener la paz.

La veo empezando a absorber estas lecciones. La veo mostrando fuerza de peque√Īas maneras, cuando se siente lo suficientemente segura como para hacerlo. Estoy tratando de ser m√°s fuerte y m√°s asertivo tambi√©n. Supongo que los dos tendremos que crecer juntos.