Mis adolescentes son capaces de hacer cosas por su cuenta, pero todavĂ­a quiero hacer algunas cosas por ellos.

Mis adolescentes son capaces de hacer cosas por su cuenta, pero todavĂ­a quiero hacer algunas cosas por ellos.

Mi hijo ha estado enfermo en casa durante los Ășltimos dĂ­as con un fuerte resfriado. A los 16 años, es perfectamente capaz de calentar la sopa Ă©l mismo y sorberla para aliviar su congestiĂłn nasal y dolor de garganta. DespuĂ©s de todo, ha estado jugando videojuegos todo el dĂ­a. Pero aĂșn asĂ­ hago la sopa. Y ciertamente no necesita que encuentre su manta favorita que desapareciĂł en algĂșn momento de la primavera pasada, pero la busquĂ© y la abrigĂ© como solĂ­a hacerlo cuando era pequeño y se acomodaba para su siesta.

Él no discute conmigo. Él sabe que no ganarĂĄ esta batalla. No importa si pesa casi 200 libras y tiene seis pulgadas sobre mĂ­. Insisto en hacer ciertas cosas y Ă©l sabe que las voy a hacer por su bien, pero principalmente por el mĂ­o.

Hay mañanas cuando uno de mis hijos se despierta y los veo apresurarse, tratando de encontrar cosas en la despensa para que puedan arrojar algo de almuerzo en su mochila, aunque les he dicho una y otra vez que deberían empacarlo. la noche anterior. Les digo que suban para terminar de prepararse y les traeré el almuerzo.

Sí, mis tres hijos han alcanzado la condición de adolescentes y pueden hacer la mayoría de las cosas por su cuenta. Les enseñé cómo lavar la ropa, limpiar los inodoros y cocinar cosas como queso y pasta a la parrilla.

Pero hay veces que veo su sudadera favorita colgada en el asiento trasero del auto, sabiendo que se han olvidado de ella, y la arrojo a la basura para que la tengan al dĂ­a siguiente. Hay momentos en que me apresuro a hacer una cita, pero aĂșn asĂ­ preparo su comida favorita primero. Y se me conoce por caminar en su baño desordenado, con toallas en el piso, su contenedor de Q-tip vacĂ­o y cero papel higiĂ©nico en el rollo, y lo hago agradable allĂ­ nuevamente para ellos. (Tengo que sentirme muy bien para hacer esto por ellos, pero cuando lo he hecho, me siento mĂĄs enamorado de ellos).

Oliver Rossi / Getty

Mi objetivo es criar hijos independientes y autosuficientes que no piensen que fueron traĂ­dos a este mundo para ser atendidos por su madre.

También me interesa mostrarles cuånto me importan realmente. Así es como lo hago en estos días.

Me estĂĄ matando un poco que no me necesiten tanto como solĂ­an hacerlo. PensĂ© que estos años se sentirĂ­an como libertad y estarĂ­a haciendo un giro de Julie Andrews en la cima de una montaña Sonido de la mĂșsicatyle Pero no es asĂ­ como va todo.

Hacerles un såndwich me lleva de regreso a las tardes cuando eran pequeños y el sonido de los dibujos animados llenaba la casa cada tarde. Momentos en que todavía corto el pan en pequeños triångulos, y relleno la mantequilla de maní y la gelatina de mi hijo mås pequeño con papas fritas y lo tritura todo muy plano.

Lavar la ropa y doblar las sudaderas me lleva de vuelta a lavar sus mono y calcetines pequeños.

Arrojar sopa en el microondas y tomar la manta favorita de mi hijo y envolver su cuerpo como un taco cuando tiene goteo nasal y dolor de garganta me hace sentir que le estoy pasando mi amor y, sinceramente, no puedo hacerlo eso tanto como solĂ­a hacerlo.

La ausencia del trabajo físico que se necesita para criar a mi hijo adolescente ha sido reemplazado por trabajo mental con seguridad. Se escabullen de mis abrazos. No están interesados ​​en tomarse de las manos. No piden cuentos antes de dormir o si me acuesto en el suelo con ellos para ver una película.

Me preocupa. Hago demasiadas preguntas En este momento, no soy tan importante para ellos como lo era antes. Lo sé y estå bien.

Pero para poder lidiar con todo esto, todavĂ­a necesito demostrarles que los amo, es un impulso natural para todos los padres, independientemente de la edad de sus hijos. Le he dicho a mis hijos una y otra vez que pueden dejarme hacer cosas por ellos sin pelear. Me he ganado el derecho de hacer algo especial por ellos siempre que lo elija.

En estos días, todo lo que puedo hacer es mostrar mi amor limpiando su baño de vez en cuando, o diciéndoles que duerman un poco y les prepararé el almuerzo. No quieren que haga un fuerte o haga un proyecto artesanal con ellos.

Esos días se han ido y han dejado un vacío. Intento llenarlo con sándwiches rellenos de papas fritas y lavar sus ropas y dejarlas dobladas cuidadosamente en la cama, y ​​honestamente, estas tareas son mucho más divertidas cuando no tener para hacerlos pero simplemente querer a.

Ciertamente soy esa madre que arroja “Si lo quieres, consĂ­guelo / hazlo tĂș mismo” la mayorĂ­a de las veces solo para que mis hijos no olviden quiĂ©n dirige realmente este lugar.

Pero de vez en cuando, muestro mi amor haciendo cosas por ellos, son completamente capaces de hacerlo por sí mismos y no me detendré pronto.