Mis hijos grandes me están dando por sentado, y ya lo superé

Mis hijos grandes me están dando por sentado, y ya lo superé

Mi punto de quiebre lleg√≥ cuando me detuve en el supermercado para comprar algunas de las comidas favoritas de mis hijos porque mis hijos no estaban satisfechos con lo que ya hab√≠a tra√≠do a casa durante la semana. En lugar de decirles que lo hicieran, regres√© a rega√Īadientes a la tienda a pesar de que ten√≠a poco tiempo y era el √ļltimo lugar donde quer√≠a estar.

Mientras estaba de pie en el pasillo de autopago oliendo a resentimiento, estaba ensayando cómo les daría una parte de mi mente más tarde. Me habían estado dando por sentado y estaba harto de eso.

A la ma√Īana siguiente me despert√© con unas pocas luces que quedaron encendidas toda la noche. Mi hijo mayor se qued√≥ despierto hasta tarde ya que no era una noche de escuela e ignor√≥ mis recordatorios para apagar todas las luces. Luego, tan pronto como mis pies tocaron el suelo, comenz√≥ a presionarme sobre por qu√© le hac√≠a pagar el seguro del autom√≥vil. √©l necesario para conducir, y la tarifa de registro para su coche. “¬ŅPor qu√© no puedes pagarlo? Trabaj√© duro todo el verano y compr√© el auto yo mismo. ¬ŅPor qu√© no haces esto por m√≠? “

“Por el amor de Dios, ¬Ņpodr√≠as ser m√°s ego√≠sta?”, Grit√© y rasgu√© la barra de cereal que estaba comiendo de su mano para hacerme entender.

No tenía idea de por qué estaba tan alterado.

S√© que los adolescentes son ego√≠stas. He hecho mi investigaci√≥n y el hecho de que a menudo siento que tengo tres de los adultos j√≥venes m√°s inconscientes que viven en mi casa me ha llevado a ir a los Google sobre esto m√°s de una vez. ¬ŅPor qu√© son tan malditos egoc√©ntricos?

Bueno, seg√ļn Cient√≠fico nuevo, la investigaci√≥n sugiere que “[t]los comensales son m√°s ego√≠stas que los adultos porque usan una parte diferente de su cerebro para tomar decisiones en comparaci√≥n con los adultos “.

Si, no mierda.

Si bien entiendo la investigaci√≥n, tambi√©n entiendo cu√°ndo he soportado suficiente mierda y necesito que mis hijos me vean como algo m√°s que una criada y un banco. Si me doy por sentado, me enojar√© y har√© cosas como cambiar la contrase√Īa de WiFi y no llevar a mis hijos a los lugares a los que quieren ir; no me importa lo que la maldita investigaci√≥n me diga. No es una excusa para ser un imb√©cil.

Quiero que mis hijos aprendan el valor de un dólar. Quiero que sepan cómo se siente el trabajo duro. Quiero que salgan de esta casa con la capacidad de ser compasivos y pensar en otras personas. Es obligatorio saber que sus padres no son un banco y, además, deben aprender a hablar con su madre de manera respetuosa.

Mi hijo se acerc√≥ a m√≠ y me dijo: “Mam√°, s√© que tengo poco efectivo, pero realmente quiero sacar mi auto de viaje. ¬ŅPuedes verme unos cuantos d√≥lares y te lo devolver√©? ” Hubiera estado de acuerdo, especialmente si hubiera sacado la basura y lavado los platos sin que tuviera que preguntarle diez veces.

Pero su derecho, tono y frustraci√≥n conmigo cuando le dije “no”, me hicieron no Quiero hacer algo bueno por √©l. Mis botones hab√≠an sido presionados (todo el camino) y me di cuenta de que si quer√≠a que se detuviera, ten√≠a que tomar parte de la culpa y dejar que mis hijos sintieran algo de ira para que me apreciaran un poco m√°s.

Es fácil quedar atrapado en hacer cosas por nuestros hijos porque así es como mostramos nuestro amor y queremos que tengan más de lo que no crecimos. Pero también soy la persona encargada de criarlos. Parte de eso significa darles un recordatorio rápido de cómo tratas a las personas, especialmente a aquellas de las que dependes para comida, refugio y ropa.

Llega un momento en que hacer ciertas cosas por nuestros hijos debe ser revocado porque estamos siendo tratados como un felpudo. Y √ļltimamente, hab√≠a estado tendido en el suelo, dejando que me limpiaran los pies.

Nunca es tarde para hacer un cambio en su vida, y sus habilidades de crianza no son diferentes. Así que he cambiado mi tono.

Ahora iré a la tienda de comestibles una vez por semana, independientemente de si mis hijos no están contentos con el contenido de nuestra despensa. (Las excepciones obvias son el papel higiénico, los tampones o las bolas de chocolate Lindt que amo y que absolutamente no compartiré). Mi hijo trabajará y ahorrará dinero para pagar la gasolina y el seguro del automóvil que tiene el privilegio de conducir. Y estoy estableciendo límites claros cuando se me da por sentado y me siento invisible.

Esto no significa que mis hijos ser√°n √°ngeles perfectos, por supuesto, pero espero que los l√≠mites de dibujo me hagan sentir como un trapo usado mucho menos. Y sentarse en la esquina comiendo mi chocolate y no estar a su entera disposici√≥n tampoco har√° da√Īo.