No odio las “nuevas matem√°ticas” y tampoco mis hijos

No odio las

child-doing-new-math Imagen a través de Shutterstock

Nunca he sido muy bueno en matem√°ticas. S√© que es impopular tener una mentalidad de no crecimiento al respecto y decirlo de esa manera, pero es cierto. Crec√≠ en los a√Īos 70 y 80, y en aquel entonces, no ten√≠amos estas nuevas mentalidades de crecimiento. Solo √©ramos buenos en matem√°ticas o no, y yo era el √ļltimo.

Ahora tengo cuatro hijos, tres de los cuales est√°n en las escuelas p√ļblicas de Florida y est√°n aprendiendo matem√°ticas de la “nueva manera”. Puede esperar que odie la forma en que se ense√Īan las matem√°ticas ahora. Despu√©s de todo, es una especie de dolor en la parte trasera. Se ve muy complicado para mis ojos GenX, que acaban de cumplir 40 a√Īos, y mi cerebro no puede envolver todas las cajas y marcas y pasos involucrados en los aparentemente interminables problemas de palabras. ¬ŅQu√© diablos es una matriz, de todos modos? ¬ŅO una oraci√≥n adicional? Mi favorito es cuando la pregunta es: “Explique c√≥mo lleg√≥ a esta respuesta”. ¬ŅQu√© tal, “yo us√© las matem√°ticas”. ¬ŅEso funciona?

Pero en realidad no odio las “nuevas matem√°ticas”. Como alguien que siempre ha sido, digamos, matem√°ticas desafiado, tiene sentido para m√≠ que queramos desglosarlo y ense√Īarlo de una manera que nuestros hijos puedan tener una oraci√≥n para entender c√≥mo funcionan realmente las matem√°ticas y por qu√©. Cuando estaba en la escuela, memoric√© muchas f√≥rmulas. Sin embargo, si olvid√© una f√≥rmula, estaba en problemas; No entend√≠a las matem√°ticas lo suficiente como para poder resolverlo sin muletas de memorizaci√≥n perfecta. Sin embargo, mis hijos parecen enfocar las matem√°ticas de manera diferente. Aunque todav√≠a necesitan memorizar sus tablas de multiplicar, ellos obtener esta nueva matem√°tica, incluso si mi d√©bil cerebro de mediana edad piensa que parece griego. No necesariamente tienen que confiar en f√≥rmulas como yo lo hice.

La semana pasada, por ejemplo, fui a la clase de mi hijo de segundo grado para darles una lecci√≥n de enriquecimiento de las superestrellas de matem√°ticas. Despu√©s de un problema verbal, resum√≠ para la clase c√≥mo pod√≠an llegar a la respuesta. Un ni√Īo peque√Īo levant√≥ la mano. “Se√Īora. Tate, lo hice de otra manera ‚ÄĚ, dijo con confianza, y luego explic√≥ c√≥mo agrupaba los n√ļmeros de manera diferente a la que yo ten√≠a, y se le ocurri√≥ la misma respuesta. Nunca hubiera pensado en la forma en que lo hizo, pero su manera era igual de v√°lida. En otra pregunta, comenc√© a mostrarle a un ni√Īo c√≥mo diseccionar otro problema de palabras, pero lo encontr√© tachando una serie de c√≠rculos y marcas en la pizarra antes de que pudiera abrir la boca. Luego escribi√≥ la respuesta (correcta) en la l√≠nea. “As√≠ es”, dije, sin palabras. Esta instalaci√≥n con n√ļmeros, esta confianza en otra forma de encontrar las respuestas, me habr√≠a parecido imposible a la edad de mi hijo de segundo grado. Pero para √©l y para sus compa√Īeros de clase, es un hecho. Me pregunto c√≥mo podr√≠a afectar esa actitud c√≥mo se acercan m√°s que las matem√°ticas, de vez en cuando.

Casi todos los padres que conozco odian Common Core, y las nuevas matem√°ticas a menudo se consideran el malvado engendro de los est√°ndares de Common Core. No estoy completamente convencido de los est√°ndares b√°sicos comunes, y tengo problemas con los aspectos de la educaci√≥n de mis hijos, es decir, estoy muy frustrado por la gran cantidad de pruebas, espec√≠ficamente las pruebas de alto riesgo, que mis hijos sufren en un esfuerzo para monitorear su progreso y evaluar a sus maestros. Mi estado tiene m√°s pruebas que casi cualquier persona. Aunque estoy de acuerdo en que es necesario realizar algunas pruebas, la cantidad actual est√° teniendo un efecto significativo en la cantidad de tiempo que los maestros de mis hijos tienen para la instrucci√≥n y la creatividad en sus aulas. Sin embargo, las pruebas son una conversaci√≥n separada de los est√°ndares de Common Core, y Common Core no es del todo malo. En realidad, no dictan el plan de estudios y, a veces, el plan de estudios funciona. La nueva matem√°tica, en mi experiencia, parece estar funcionando. No es como me ense√Īaron, y no se parece en nada a las matem√°ticas que crec√≠ haciendo. Pero entonces, tampoco mi tablero de minivan, ni los videojuegos, ni mi tel√©fono celular. El mundo est√° lleno de innovaci√≥n, despu√©s de todo. ¬ŅPor qu√© deber√≠a ser esto diferente? Es un poco m√°s complicado y requiere m√°s trabajo. Pero tambi√©n est√° presionando a mis hijos para que piensen profundamente y se involucren con estos n√ļmeros de una manera que nunca lo hice. Creo que puede haber valor en eso al final.

Entonces, cuando mi hijo tiene una pregunta sobre su tarea de matem√°ticas, hago todo lo posible para resolverlo con √©l. Pero cuando lo miro y no tiene sentido para m√≠, no siento culpa al enviarlo de regreso a su maestro con un signo de interrogaci√≥n, y eso es perfectamente aceptable para los maestros de mis hijos. Entienden: yo no obtenga “nuevas matem√°ticas”. Hace yo inc√≥modo. Frustra yo. A veces, hace yo tengo ganas de escribir una de esas notas deshonestas que veo en publicaciones virales en Facebook. Mis hijos, sin embargo, ¬Ņsaben, los que en realidad todav√≠a est√°n aprendiendo matem√°ticas por primera vez? – parece estar bien con eso, aparte de la pregunta ocasional esperada o el mal d√≠a. La conclusi√≥n es que est√°n aprendiendo matem√°ticas, y lo est√°n aprendiendo sorprendentemente bien.

Incluso para mí y mi cerebro con problemas matemáticos, eso suma.