Obtenga un trabajo: 7 lecciones que su hijo puede aprender trabajando

Obtenga un trabajo: 7 lecciones que su hijo puede aprender trabajando

Durante el √ļltimo semestre de mi hijo en la escuela secundaria, despu√©s de que todas sus temporadas deportivas hab√≠an terminado y se hab√≠an cumplido todos sus requisitos de horas de servicio voluntario, apart√© a mi hijo vago reci√©n echado a la universidad, lo mir√© a los ojos con amor y le dije: ” Vamos. Obtener. Un trabajo.”

“¬ŅHuh?” √©l dijo. S√≠, era hora de empezar a traer tocino a casa en el poco tiempo que le quedaba antes de la universidad.

Durante sus a√Īos ocupados en la escuela secundaria, el trabajo a tiempo parcial estaba fuera de discusi√≥n. Sus d√≠as ya duraban 16 horas, y los fines de semana los pasaba poni√©ndose al d√≠a con la tarea, el sue√Īo y el tiempo en familia. Pas√≥ sus veranos como voluntario, y aunque en teor√≠a era un “empleado libre”, siempre me dijo que lo trataba como un trabajo real.

Me burl√© de esto, sabiendo muy bien que su trabajo voluntario pasando d√≠as jugando con ni√Īos en riesgo era algo en lo que realmente adoraba, y estaba lejos de lo que yo considerar√≠a un verdadero “trabajo”. No quer√≠a que consiguiera otro trabajo como ese. Lo que realmente quer√≠a era que trabajara en un trabajo de salario m√≠nimo de bajo nivel y sin glamour, y si tuviera mucha suerte, sus deberes de trabajo incluir√≠an limpiar un ba√Īo p√ļblico.

Los oficiales de admisi√≥n a la universidad han compartido recientemente su preocupaci√≥n por la falta de experiencia laboral real que tienen los solicitantes. Si bien muchos pueden tener pasant√≠as de cuello blanco en el bufete de abogados de su t√≠o, pocos han tenido trabajos en el sector de servicios, y a√ļn menos lo admitir√°n. Pero es exactamente ese tipo de trabajos en los que los j√≥venes de hoy, especialmente aquellos que viven una vida c√≥moda de clase media, necesitan pasar tiempo trabajando. Las lecciones que se pueden ense√Īar, por desgracia, voltear hamburguesas son algunas de las m√°s importantes que se pueden aprender.

1. La gente te tratar√° como basura, y no lo pensar√°s dos veces. Sigue sonriendo de todos modos.

Lección de vida # 1: es un mundo grosero y egoísta, y la gente quiere sus papas fritas ahora. Aprende a sonreír incluso a los humanos más duros. Te recordará que no olvides cómo.

2. El valor de un dólar ya no se pasará por alto.

El precio de las cosas ahora se traduce m√°gicamente a “¬Ņcu√°ntas horas necesito trabajar para comprar eso?” Una vez que la cuenta bancaria de mi hijo comenz√≥ a aumentar, cada vez menos compr√≥. Todo se convirti√≥ en “eso me llevar√≠a tres horas de trabajo para pagar”. S√≠, eso se llama vida, hijo.

3. El salario mínimo no es un salario digno.

La forma en que las personas logran vivir una semana laboral de 40 horas a la edad m√≠nima aturdi√≥ la mente de mi hijo. Hizo los c√°lculos, e incluso ten√≠a compa√Īeros de trabajo que trabajaban en dos empleos de salario m√≠nimo a tiempo completo para llegar a fin de mes. ¬ŅLecci√≥n? Se emocion√≥ m√°s que nunca porque le dieron la oportunidad de ir a la universidad.

4. Prep√°rate para trabajar duro o aprende que eres reemplazable al instante.

A tu jefe no le importa que tu teléfono se haya apagado y que tu alarma no haya sonado, que te hayas despertado con un dolor de cabeza o que te hayas peleado con tu novia. Es reemplazable en menos de cinco minutos, no solo en este trabajo, sino muy probablemente en cualquier otro trabajo que tenga el resto de su vida.

5. Puedes vivir sin tu teléfono.

Vale la pena un turno completo de 8 horas sin mirar un dispositivo una vez, allí mismo. Aprenda cómo hacer contacto visual, hablar con las personas cara a cara y hacerlo sin un emoji, un chat instantáneo o 140 caracteres.

6. Es un trabajo, no una oportunidad para selfies.

Al grupo de inversión que posee la franquicia de comida rápida no le importa lo lindo que se vea en su visera y delantal, ni ninguno de sus futuros jefes. Tómese su trabajo en serio y hágalo con orgullo, ya sea que esté fregando los pisos del restaurante o sea el propietario del lugar, se requiere la misma cantidad de carácter para hacer el trabajo.

7. La gratitud crecer√°.

Nada construye empat√≠a m√°s r√°pido que trabajar en condiciones menos que deseables, servir a personas de todos los √°mbitos de la vida y ver de primera mano las luchas por las que pasan. Lo que una vez viste como tu “vida estresante”, ahora agradecer√°s a tus estrellas de la suerte.

Mi hijo termin√≥ trabajando en comida r√°pida antes de irse a la universidad, y luego continu√≥ durante el breve descanso entre el verano y el oto√Īo. Para √©l, sab√≠a que val√≠a la pena cuando, despu√©s de solo unos d√≠as en el trabajo, lleg√≥ a casa exhausto una tarde y dijo: “Ese lugar logr√≥ ense√Īarme en tres d√≠as todas las lecciones que creo que t√ļ y tu pap√° han sido tratando de ense√Īarme por 18 a√Īos. As√≠ que gracias por hacerme trabajar, mam√°. Ahora lo entiendo.”