Por quĂ© no obligo a mis hijos a abrazar o decir “Te amo”

Por qué no obligo a mis hijos a abrazar o decir

TodavĂ­a puedo recordar la incomodidad de ser abrazado por ciertos familiares o miembros de la iglesia que apenas conocĂ­a. No querĂ­a estar tan cerca de nadie. Y ciertamente tampoco querĂ­a oler la mayorĂ­a de ellos. ÂżRecuerdas cĂłmo olĂ­an los adultos, verdad? El olor corporal o la colonia o demasiado perfume llenaron mi nariz con un hedor que no pude sacudir durante horas.

TambiĂ©n recuerdo la expectativa de teniendo tocar a estas personas o dejar que me toquen a mĂ­. Me dijeron que estaba siendo cruel por no besar a la abuela cuando la vimos. Estaba siendo grosero por no abrazar al Sr. Farvor despuĂ©s del sermĂłn del domingo. Y si no le dije “Te amo” a alguien que lo dijo, entonces estaba siendo desagradecido y malcriado.

Como adulto, fluctúo entre amar dar y recibir abrazos y no querer ser tocado nunca más. Entre niños y responsabilidades y demasiada gente, en algunos días, estoy listo. Y a veces siento la incomodidad o la indiferencia de otra persona hacia el afecto físico, así que mantengo mis brazos para mí solo. Todavía puedo sonreír y ser amable. Todavía puedo mostrar afecto a amigos y extraños sin hacer contacto físico con ellos.

Estoy enseñando a mis hijos los mismos lĂ­mites. No obligo a mis hijos a abrazarlos o saludarlos cuando saludan a alguien o me despiden. No los obligo a decir “Te amo” tampoco cuando alguien se lo dice, incluso si ese alguien soy yo.

En lugar de sentirme cálido, confuso y amado, esos abrazos que recibí de niño me hicieron sentir miserable y culpable. Y forzar palabras de afecto no se sentía bien. Sentí que estaba siendo deshonesto.

Ahora sé que lo otro que sentía era una sensación de obligación. Me sentí obligado a satisfacer la comodidad de otras personas sacrificando la mía. No hay forma de que deje que mis hijos sientan eso. Los he visto al borde de esto. Los abuelos, amigos e incluso conocidos han tratado de presionar a mis hijos para que los abrazen. Los adultos han sacado el labio inferior con tristeza falsa (a veces real) y han llorado falsamente, como si fuera la responsabilidad de mi hijo proporcionar su felicidad. También han jugado la carta de bien, bien, supongo que no me gustas.

El afecto fĂ­sico y el tacto no equivalen a agradar o amar a alguien. Parada fuerte.

Estos adultos me miran expectantes, como si esperaran que yo obligue a mis hijos a hacer algo que claramente no sienten. Lo que digo en su lugar: “Niños, no tienen que dar abrazos. En su lugar, puedes dar cinco palmas o nudillos, pero tampoco tienes que hacerlo “.

A pesar de las miradas incrédulas de dichos adultos, les recuerdo a mis hijos, y a los adultos, que es su cuerpo, su elección. Quiero que mis hijos entiendan el consentimiento. Darle un abrazo o chocar los cinco voluntariamente es muy diferente a alguien que lo abraza, incluso si el abrazo no proviene de un lugar malicioso.

Cuando llegue el día en que mis hijos tengan intimidad con alguien, quiero que se sientan cómodos y controlen su cuerpo. ¿Cómo desarrollarán una sensación de autonomía corporal si han estado sujetos a un contacto físico obligatorio o cargado de culpa durante toda su infancia? ¿Cómo entenderán el consentimiento si nadie se lo ha pedido?

Realmente no me importa si alguien se siente insultado u ofendido. Prefiero enviar a mis hijos al mundo con una sensaciĂłn de confianza y conocimiento de que tienen el derecho de decir no a cualquier cosa que no se sienta bien. Esto es cierto con las palabras. Les digo a mis hijos todo el tiempo que los amo. Pero nunca espero que lo repitan. A veces lo hacen y a veces lo dicen de la nada y me rompe el corazĂłn en un millĂłn de pedazos. Pero no les digo a ellos ni a nadie “Te amo” para escuchar las palabras que me repiten.

SĂ­, es agradable escucharlo, especialmente cuando puedo sentir el amor proveniente de la voz de alguien. Pero el amor no debe tener condiciones ni la necesidad de ser validado.

La dolorosa verdad es que puedes amar a alguien y no dejar que te ame de regreso. Y alguien podría amarme a mí, a ti o a mis hijos de una manera que no sea recíproca. Así es la vida. Mis hijos necesitan aprender a lidiar con el rechazo. También necesitan aprender sobre el consentimiento y el respeto. Es difícil decepcionar a alguien, pero es mejor para nuestros intereses ser honestos con nuestros sentimientos. El amor obligatorio no es amor verdadero.

También les recuerdo a mis hijos que a veces abrazar y decirle a alguien que los amas es difícil y puede dar miedo. Está bien querer hacer y decir algo y no estar listo. Ninguna persona debería presionarlo para que le devuelva su amor y afecto. Darnos a alguien es un regalo. Quiero que mis hijos entiendan esto. Quiero que estén bien diciendo que no, y necesito que sepan cómo escuchar la palabra no. Quiero que conozcan el amor incondicional de alguien que los ve y respeta las piezas de sí mismos que se sienten cómodos regalando.

No dar (o corresponder) afecto NO es grosero, desagradecido, irrespetuoso o autorizado. Nunca permitiré que nadie proyecte esos sentimientos en mis hijos tampoco.

El amor y el afecto no son cosas que se puedan tomar. Así que no dejaré que nadie intente tomar lo que mis hijos no quieren dar.