PSA: mueva a su hijo fuera de la cuna antes de que tome la decisión por usted

PSA: mueva a su hijo fuera de la cuna antes de que tome la decisión por usted

No pongo la alarma la mayor√≠a de las ma√Īanas. Por lo general, espero a que mis hijos se despierten, y luego me levanto de la cama y los dejo salir de sus habitaciones. Una ma√Īana reciente, escuch√© a mi hija despertarse y fui a sacarla de su cuna. Abr√≠ su puerta para encontrarla ya a medio camino. Una de sus piernas estaba levantada sobre el costado de la cuna, y su otro pie estaba de puntillas mientras trataba de levantarse sobre las paredes de la cama de la prisi√≥n. Pens√© para m√≠ mismo que necesit√°bamos darle a mi hijo una cama nueva este fin de semana, para que √©l pudiera pasarle la cama de su hijo. Ella no iba a esperar mucho m√°s por nosotros.

Mirando hacia atrás, debería haberme dado cuenta de que había terminado de esperar.

Esa tarde la puse a dormir la siesta en la cuna, luego escuché por el monitor para que ella comenzara a hablar sola cuando se despertaba. En cambio, una hora más tarde, la escuché llorar y empezar a gritar. Entré corriendo y la encontré con la misma pierna sobre el costado de la cuna y su otra pierna atrapada entre los listones. Parecía que había perdido el equilibrio con la parte inferior de la pierna y se abrió, la rodilla primero.

Después de bajar su pierna desde la parte superior, intenté empujar su otra pierna hacia atrás a través de los listones. Toda la cría alrededor de sus rodillas se extendió como un ancla, manteniendo la mayor parte de su pierna fuera de la cuna.

Trat√© de girarla hacia un lado. Trat√© de facilitarlo. Trat√© de mover su pierna. Nada funcion√≥. Estaba completamente atascada y no paraba de llorar. Llam√© a mi hijo para que me trajera mi tel√©fono. Su hermano mayor de 4 a√Īos entr√≥ corriendo con mi tel√©fono celular y parec√≠a muy preocupado por su hermana.

Es una broma. √Čl le dijo que no pod√≠a pensar con todos estos gritos y callarse. Siempre los emp√°ticos, esos ni√Īos de 4 a√Īos.

Le expliqué que su hermana estaba atrapada y herida y le pedí que me trajera algunas cosas para ayudarla a mantenerse cómoda mientras yo averiguaba qué hacer. Llamé a mi esposo mientras corría a su habitación y me trajo una de las sillas en miniatura de su mesa en miniatura. Puse la silla en su cuna y la senté sobre ella para que no tuviera que seguir parada en una sola pierna. Parecía más cómoda pero todavía estaba llorando. Mi llamada fue directamente al correo de voz.

Por un momento, me qued√© all√≠, tratando de consolar a mi hija y tratando de pensar a qui√©n m√°s llamar. Mi mente estaba en blanco por el estr√©s de mi hijo con dolor y mi incapacidad para solucionarlo. En el esquema de las cosas, esta fue una calamidad relativamente menor, por lo que no es un buen augurio para mi capacidad de manejar algo ligeramente grave. Puedo conseguir uno de esos “¬°Me he ca√≠do y no puedo levantarme!” pulseras solo para que sepa que estoy cubierto la pr√≥xima vez que mi cerebro deje de funcionar mientras uno de mis hijos cuelga del ventilador del techo o se atora entre las rejas.

Finalmente, recordé que mis suegros viven cerca. Mi suegro respondió, y le grité a medias con una voz mucho más aterrada que la situación justificaba que su nieta estaba atrapada en su cuna. Necesitaba conducir y traer una llave Allen para que yo pudiera desmontar la cuna y sacarla.

Mi hija siguió llorando y le grité a mi hijo nuevamente, indicándole que me trajera mi computadora para que yo pudiera poner una caricatura para que ella mirara, esperando que eso calmara sus lágrimas. A continuación, le pedí que fuera a la cocina a buscarle algunos bocadillos y agua. Un momento después, llegó con pretzels y un tarro entero de puré de manzana. Me reí, sabiendo que él todavía está mejor en una crisis que su madre.

Una vez que llegaron mis suegros, me di cuenta r√°pidamente de que la llave Allen no iba a funcionar. Los listones no estaban dise√Īados para separarse e √≠bamos a tener que cortarla. Entonces me di cuenta de que hace nueve meses, cuando nos mudamos a nuestra casa, habr√≠a sido un buen momento para obtener los n√ļmeros de tel√©fono de mis vecinos para tenerlos en caso de emergencia. En cambio, sal√≠ de mi casa y corr√≠ al lado, sabiendo que el hombre y la mujer en la casa al lado de la nuestra ten√≠an muchas herramientas y esperando que tuvieran lo que necesit√°bamos.

Nuevamente, con m√°s p√°nico del que estaba justificado, le dije a mi vecino que necesitaba una sierra peque√Īa para sacar a mi hija de su cuna. Ella procedi√≥ a mostrarme los diversos muebles que ella misma construy√≥, y me explic√≥ que hab√≠a usado una sierra mec√°nica en muchos de ellos. S√≠ S√≠. Hermoso. ¬°Toma un cable de extensi√≥n y s√≠gueme!

Dentro de nuestra casa, me par√© al lado de mi hija y tom√© sus manos, tratando de consolarla. Mi vecina enchuf√≥ su sierra mientras mi hijo proced√≠a a contarle toda la trama de la caricatura que estaba viendo en Netflix antes de rega√Īarla por interrumpir su programa. Como dije, genial en una crisis.

Fue rápido, pero tan pronto como se encendió la sierra, mi hija se calló y comenzó a temblar. Una vez que se cortó un listón, lo doblamos lo suficiente como para sacarle la pierna. Cuando la levanté, pude sentir la sangre pulsando de nuevo en la pierna ahora libre.

Tuvimos la suerte de tener a mi hijo porque nunca intentó escapar de su cuna. Cuando estaba embarazada de su hermana, lo sacamos de allí para evitar que se pusiera celoso cuando ella vino al mundo y se apropió de ella. Si ella no hubiera nacido, él probablemente estaría durmiendo en la cuna, y probablemente hasta que el fondo se cayera bajo su peso en la escuela secundaria.

El conocimiento de que necesit√°bamos trasladar a nuestra hija antes de que ella intentara tomarse un descanso siempre estuvo all√≠, pero lo esperamos porque ni siquiera tiene 2 a√Īos. Ahora me doy cuenta de que deber√≠amos haberla sacado antes de que ella intentara salir, y tenemos suerte de que no haya resultado herida en el proceso.

En el futuro, ahora tengo un plan de juego para emergencias. Tengo los n√ļmeros de tel√©fono de todos mis vecinos guardados en mi tel√©fono. Estamos instalando un tel√©fono fijo para emergencias graves. Y tenemos un colch√≥n en el piso donde mi hija duerme muy c√≥modamente.

Sara Farrell Baker