Ser padre trabajador es difícil: ser padre trabajador durante la cuarentena se siente imposible

Ser padre trabajador es difícil: ser padre trabajador durante la cuarentena se siente imposible

“Mam√°, ¬Ņpuedo? Por favor ¬Ņtener algo para comer?”

Mi hijo de 6 a√Īos no es muy comil√≥n, a menudo estoy rogando √©l para comer, pero aqu√≠ estaba, pidi√©ndome el almuerzo. Al mirar el reloj, me sorprendi√≥ descubrir que ya hab√≠a pasado la hora del almuerzo. M√°s cerca de la cena, en realidad.

Me sentí culpable por haber trabajado durante el almuerzo y me olvidé de alimentar a mi hijo.

Admito que en los momentos más normales en mi oficina, a menudo me metía tanto en el trabajo que me olvidaba de almorzar yo mismo. Es un hábito poco saludable, lo sé, pero a mi hijo le tomó sin darse cuenta hacerlo durante la cuarentena para reflexionar sobre mis elecciones como madre, colega y líder.


Comenc√© a trabajar desde casa en marzo cuando la escuela de mi hijo cerr√≥ durante el a√Īo. Junto con el t√≠tulo de “mam√°” y mi nuevo t√≠tulo de “maestra”, tambi√©n soy vicepresidenta de noticias y programaci√≥n en Newsy, una red de noticias por cable y OTT propiedad de The E.W. Scripps Company. La industria de las noticias se puso patas arriba con COVID-19 y ahora las protestas de Black Lives Matter. La audiencia ha aumentado y los informes profesionales no podr√≠an ser m√°s importantes, porque en medio de una pandemia, informar hechos de calidad literalmente puede salvar vidas.

Pero probablemente no estoy dando ninguna noticia aqu√≠ cuando digo que criar, entretener y trabajar son cada su propio trabajo Hacer los tres bien es dif√≠cil en tiempos normales. ¬ŅHaciendo los tres a tiempo completo, y bien, en un momento como este? Olv√≠dalo.

Ya se ha escrito mucho acerca de reducir nuestras expectativas de nosotros mismos durante este tiempo sin precedentes. Pero para m√≠, lo m√°s importante de estas √ļltimas semanas es la importancia de tomar decisiones intencionales, en el trabajo y en casa.

Pienso mucho en la intención en el trabajo. Pero con demasiada frecuencia en casa, me mudaba con falta de intención, algo que la fusión de la vida laboral y familiar de la cuarentena ha puesto especialmente de manifiesto. Si yo no plan cuando me desconecte, si no escoger para darle a mi hijo toda la atención, es probable que por defecto trabaje.

Así que así es como me hago responsable: establezco recordatorios de calendario tres veces al día para decirme que pare, coma y juegue con mi hijo. Utilizo ese tiempo con intención, bajando mi teléfono y mi computadora en modo de suspensión, a veces durante solo 15 minutos, a veces durante una hora a la vez.

Estaba sentado con mi hijo durante uno de esos descansos viéndolo jugar con Legos, y traté de disculparme por tener que estar encerrado en la casa sin amigos. Me miro confundido.

“Mam√°, yo amor ¬°esta vez!”

Fue entonces cuando me di cuenta de que con mis descansos enfocados, ahora está recibiendo más atención de calidad de mí que antes de la pandemia, incluso en los días en que esos tres descansos son de solo 15 minutos cada uno. Ninguna artesanía digna de Pinterest necesitaba atención absoluta.

Antes de la cuarentena, mi hijo se despertaba 30 minutos antes de que llegara el autob√ļs escolar y yo le empujaba la comida a la cara, lo sub√≠a al autob√ļs y lo recog√≠a del cuidado posterior m√°s de 10 horas despu√©s. Una vez en casa, comenzamos apresuradamente la rutina de la cena, el ba√Īo y la hora de dormir, a menudo mientras terminaba las llamadas de trabajo o ve√≠a uno de nuestros noticieros nocturnos.

Pero en estos días estoy haciendo todo lo posible para priorizar la calidad sobre la cantidad de tiempo. Cuelgo mi teléfono y me concentro en él. A veces es un paseo rápido por la cuadra, y a veces es un festival de cosquillas en el sofá. Ahora creo firmemente que 20 minutos de atención indivisa son más impactantes que dos horas de atención dividida y agobiada. Para mi familia, es algo que lamento no haberme dado cuenta antes, pero también es algo que llevaré adelante.

Ser un padre trabajador es dif√≠cil, punto y final. M√°s dif√≠cil a√ļn bajo las condiciones de los √ļltimos meses. Y no estoy tratando de fingir que reservar un total de 45 minutos en un d√≠a de trabajo para mi hijo me convierte en la madre que quiero ser. Lejos de ahi. Pero mi intenci√≥n ha hecho que nuestro tiempo en casa sea un poco m√°s significativo. Y en estos d√≠as, lo llamar√© una victoria.