Si hubiera sabido que era el Ășltimo dĂ­a: una carta de COVID-19 a mis estudiantes

Si hubiera sabido que era el Ășltimo dĂ­a: una carta de COVID-19 a mis estudiantes

Queridos estudiantes,

Si hubiera sabido ese viernes de marzo que te estaba enviando a un mundo nuevo en lugar de a unas vacaciones de primavera extendidas, habrĂ­a pasado mis Ășltimos 46 minutos en persona contigo de manera muy diferente.

En lugar de reunir libros, recopilar rĂșbricas y dar ansiosamente instrucciones para lo que pensĂ© que era una o dos semanas de aprendizaje a distancia, te lo habrĂ­a dicho.

Vas a la escuela secundaria, uno de los pasos mĂĄs trascendentales de tu vida joven, durante una crisis global que incluso los adultos mĂĄs inteligentes no entienden completamente.

Te fuiste a casa ese viernes de marzo, vertiginoso y emocionado, para un respiro muy necesario de tus vidas demasiado ocupadas. Luego, en lugar de un descanso, te encontraste con esa vida familiar barrida como el viejo truco de magia donde se saca el mantel de debajo de los platos. Los elementos clave de su mundo permanecieron: su familia, su hogar, su iPad con funda roja, como los platos aĂșn equilibrados sobre la mesa. Pero como el mantel, una gran capa de tu vida desapareciĂł.

No puedes graduarte como todas las clases antes que tĂș con el vestido, el traje, la gorra y el apretĂłn de manos. No puedes orientarte en la escuela secundaria, tu prĂłximo gran mundo. No puedes tener tu temporada de deportes de primavera, o fiestas con amigos o un final revoltoso para tu monĂłtono, aunque poco apreciado, horario de octavo grado.

Ni siquiera tienes la seguridad de saber hacia dĂłnde se dirige nuestro mundo.

Si hubiera sabido ese viernes de marzo que fue la Ășltima vez que fui tu maestro cara a cara, te lo habrĂ­a dicho.

Por mucho que no quiera que tengas que pasar por este momento difícil, sé por tus ideas, escritura, empatía y humor que serås parte de la solución que nuestro mundo necesita desesperadamente.

SĂ© que estarĂĄs bien y ayudarĂĄs a hacer las cosas bien mientras lideras el camino de forma diferente a todas las clases anteriores.

SĂ© que harĂĄs que la prĂłxima iteraciĂłn de nuestro mundo sea mejor.

Si hubiera sabido ese viernes de marzo, habrĂ­a guardado los folletos y los cuadernos que no necesitabas, y te habrĂ­a recordado tu fuerza e inteligencia, lo que harĂĄs.

Y luego hubiera insistido en que usaras todo tu tiempo de elecciĂłn y que eras un niño en tu viejo mundo, una Ășltima vez. Si lo hubiera sabido.