Si lo consigues, lo das

Si lo consigues, lo das

Sabía que este día llegaría tal como me habían advertido los que se habían ido antes que yo.

Va a preguntar alg√ļn d√≠a.

Ella va a tener preguntas.

Necesitas aclarar tu historia.

Tienes que estar * preparado * porque te atrapar√°n con los pantalones bajados cuando tus hijos pregunten sobre los detalles del sexo.

Y, en un automóvil oscuro, de camino a casa desde la cena, sucedió: mi hijo y yo tuvimos una gran conversación.

Si bien me he recuperado principalmente del trauma, mis amigos todavía se están recuperando del consejo que le di.

La noche comenz√≥ inocentemente. Despu√©s de asistir a un evento en familia, mi esposo y yo decidimos llevar a los ni√Īos a cenar a uno de nuestros abrevaderos favoritos (l√©ase: beban martinis mientras los ni√Īos consumen grandes cantidades de alimentos fritos y postres). Pasamos ese tiempo hablando entre nosotros, visitando amigos que tambi√©n hab√≠an ido al restaurante y bromeando con nuestro barman favorito. Fue un momento perfecto: su√©teres c√°lidos, un ambiente ruidoso, una familia sonriendo juntos. No ten√≠a forma de saber que mi hijo ten√≠a muchas preguntas, y hab√≠a decidido que iba a obtener algunas respuestas camino a casa.

Como habíamos tomado dos autos, mi hijo optó por viajar a casa conmigo. Debería haber visto esto como un firmar, personas. No sé de qué, pero debería haber visto alguna cosa viniendo.

Una vez en el auto, y unos dos segundos después de que lo alejé de la acera, me arrojó una bomba: hubo un escándalo de sexting en la escuela y estaba molesto.

D√©jame repetir eso: Mi hijo de 12 a√Īos estaba molesto por un incidente de sexting. Doce. Como en, a√ļn no tiene la palabra “adolescente” en su edad.

Mientras √©l no estuvo involucrado (gracias dulce beb√© Jes√ļs), estaba molesto por las consecuencias para los ni√Īos involucrados y las implicaciones generales que trae este tipo de cosas. Se pregunt√≥ qu√© pasar√≠a si recibiera mensajes salaces, a qui√©n deb√≠a contarles, y por qu√© los ni√Īos har√≠an tal cosa. Pesados ‚Äč‚Äčtemas pesaban en su mente, y quer√≠a hablar de todo eso, conmigo, mientras conduc√≠a maquinaria pesada, en la oscuridad, sin mi esposo como respaldo.

No voy a mentir: me pillaron con los pantalones bajados y juro que los ciervos que pasamos por el camino no parecían tan sorprendidos como yo cuando escuchaba las preguntas de mi hijo.

Pero, tomé la decisión de seguir conduciendo, tomar el camino más largo posible a casa porque mi hijo estaba hablando, abiertamente hablando sobre sexo. No sabía cuándo o si esta situación alguna vez se presentaría de nuevo. No sé si fueron los caminos oscuros del país los que conduje lentamente, el hecho de que no estábamos frente a frente, o si las estrellas simplemente se alinearon mágicamente para hacerlo abrir, pero sucedió.

Y fue revelador.

Mientras nos calmamos de la discusi√≥n sobre el sexting, dijo t√≠midamente: “Tengo una pregunta m√°s”, y el tono de su voz me hizo darme cuenta de que necesitaba prepararme.

“¬ŅQu√© es eso, amigo?” Dije.

‚ÄúBueno, algunos de los muchachos, hablan sobre esto que implica soplar. Y trabajo. Blow trabajo, ¬Ņverdad? Algo que es como un trabajo e implica soplar. No s√© lo que eso significa. ¬ŅMe lo puedes explicar?

Aqu√≠ estaba, en un autom√≥vil, haciendo una pregunta espec√≠fica sobre un acto sexual de mi hijo de 12 a√Īos. En los segundos que siguieron a su pregunta, debat√≠: ¬Ņle digo? ¬ŅLo hago a un lado y le digo que es para adultos? ¬ŅMe detengo al costado de la carretera y llamo a mi esposo para que se haga cargo? Sinceramente, no sab√≠a qu√© hacer, y cuando agarr√© el volante e intent√© evitar conducir por un maizal, tom√© una decisi√≥n.

Le dije. Al igual que en la clase de educación sexual, fui honesto y directo. Y luego fue él usando el venado en la expresión de los faros.

Como la realidad de la respuesta se estableci√≥, y al darme cuenta de que estos momentos con los preadolescentes son fugaces, lo llev√© un paso m√°s all√°: le dije que una relaci√≥n comprometida es una calle de dos v√≠as y cuando tienes intimidad con alguien, nunca es unilateral. . Si est√° solo con una ni√Īa, ser√° agradable para ambos y nunca est√° bien dejar que una ni√Īa lo complazca √ļnicamente.

Le dije que si consigues uno, le das uno, simple y llanamente. Porque ninguna nuera mía se parará en mi cocina y se preguntará por qué es un neandertal tan codicioso en el dormitorio.

Y, a juzgar por la expresión de horror en los rostros de mis amigos cuando he contado esta historia, parece ser una minoría cuando se trata de hablar abiertamente con mis hijos sobre el sexo. Me acusaron de tolerar el sexo prematrimonial. Me dijeron que crucé una línea explicando los detalles de un acto sexual a mi hijo. Y me han dicho que estoy buscando problemas diciéndole que las necesidades de su novia también son importantes. Principalmente, mis amigos se han reído de la imagen de mí conduciendo por la calle y preguntándome sobre el pulido de perillas.

Pero, a pesar de todo el juicio, toda la protesta sorprendida, mantengo lo que le dije a mi hijo. Mantengo mi honestidad, y espero que al hacerlo, haya preparado el escenario para que él quiera volver a hacer preguntas, para obtener respuestas buenas y sólidas de su padre y yo. Y en ese momento, confió en mí con sus pensamientos y fue abierto y honesto conmigo. Lo menos que podía hacer era ser honesto de regreso.

Porque, gente, si lo entiendes, lo das.