¬ŅSigues siendo madre despu√©s de que se fueron?

¬ŅSigues siendo madre despu√©s de que se fueron?

Le entregu√© una cucharita llena de pur√© de zanahorias, algo que hab√≠a hecho innumerables veces antes. Normalmente mi hijo agarraba la cuchara con ambas manos, solo para salpicar el contenido en todas partes antes de que llegara a su boca. Pero esta vez era diferente. Esta vez, us√≥ su mano izquierda y la cuchara lleg√≥ primero a su nariz, luego a sus labios. Recuerdo esto no solo porque fue su primer paso hacia la independencia, sino porque, como nueva madre, me sent√≠ aliviado de dejar atr√°s este hito. Hab√≠a mucho m√°s por recorrer y no ten√≠a entrenamiento como padre. No es como si hubiera sido entrevistado para el papel. Solo sab√≠a que lo quer√≠a, lo quer√≠a, quer√≠a ser su madre. Fue el trabajo de toda una vida. Pero, ¬Ņser√≠an suficientes el amor y el instinto para verme durante casi dos d√©cadas y llevarlo a la universidad?

Dos a√Īos despu√©s, cuando naci√≥ su hermano, yo estaba en la onda. Encontr√© excelentes pediatras, solicit√© el consejo de otros padres y le√≠ abundantes libros sobre la crianza de los hijos. Todo el tiempo, segu√≠ trabajando a tiempo completo, sin dormir, viajando por hasta cuatro horas al d√≠a, ascendiendo, hasta que lo que m√°s sent√≠a era culpa, por estar lejos de mis hijos o lejos de mi trabajo. Mi esposo tambi√©n trabajaba a tiempo completo y qued√≥ claro que algo, o alguien, ten√≠a que ceder. Despu√©s de mucha discusi√≥n, decid√≠ que mis sue√Īos profesionales pod√≠an esperar. El papel con el que m√°s me identifiqu√©, en primer lugar, fue el de madre a mis hijos. Especialmente porque era todo o nada en mi lugar de trabajo particular para subir escaleras, hab√≠a cero en el medio.

Así que fui independiente y me convertí en mi propio jefe. Resultó ser la mejor decisión para mi familia, aunque no fue excelente para mi identidad, aparte de ser padre, algo que no me di cuenta hasta mucho más tarde, cuando miré hacia atrás.

Y ahora, aqu√≠ estoy todos estos a√Īos m√°s tarde, y mis dos hijos est√°n en la universidad, y me pregunto si se supone que debo dejar de pensar en m√≠ misma como madre, ante todo.

Soy profundamente diferente ahora que cuando naci√≥ mi primer hijo. Las madres tambi√©n crecen. Nadie habla de cu√°nto. Comenzamos como estudiantes universitarios en crianza de los hijos y cuando todo est√° dicho y hecho, hemos obtenido t√≠tulos avanzados en medicina, psicolog√≠a, investigaci√≥n, ense√Īanza, negocios y m√°s. Sin embargo, es la √ļnica profesi√≥n que conozco en la que tantas mujeres que han logrado tanto terminan siendo no solo infravaloradas, sino que se les dice que se valgan y sigan con sus vidas cuando el trabajo principal que han tenido durante dos d√©cadas lentamente se vuelve irrelevante. . Vale la pena se√Īalar que despu√©s de veinte a√Īos, los militares pueden retirarse y retirar hasta la mitad de su salario.

He leído estudios que dicen que todo se trata del matrimonio: si tienes un matrimonio fuerte, no sentirás la misma sensación de pérdida cuando tus hijos salgan de casa. Otros dicen que se trata de tu falta de autoestima, o el hecho de que no tienes una carrera, o si tienes una, es la equivocada.

Disfruto de mi trabajo, me hace feliz. Pero mi corazón solo late por las personas que amo, y algunos de esos amores se van de casa.

A veces, este √ļltimo a√Īo se ha sentido como The Long Goodbye, ya que una rutina tras otra desaparece. Seguro hace dif√≠cil ignorar la p√©rdida de un rol intr√≠nseco a mi identidad durante los √ļltimos 21 a√Īos.

Han pasado tantos hitos desde ese día que mi hijo se alimentó por primera vez. Y resulta que sí, este fue el trabajo de toda una vida, y sí, el amor y el instinto me han servido bien en mi papel. Es por eso que no puedo simplemente encender un interruptor y superar la pérdida en un instante.

S√©, por supuesto, que no es realmente una “p√©rdida” en absoluto: mis hijos han madurado para convertirse en j√≥venes amables, atentos, productivos y curiosos. Me hacen sentir orgulloso todos los d√≠as. Pero solo soy humano y, por lo tanto, estoy sujeto a sentimientos que no tienen nada que ver con la l√≥gica.

De la forma en que lo veo, hasta que la ciencia descubra cómo hacer que las madres que se parecen a las madres pero que en realidad sean computadoras, que puedan criar una familia con éxito solo por lógica, y a este ritmo, será más pronto que tarde, no pido disculpas por mi corazón complejo y palpitante

Por siempre y siempre madre, entonces. Aunque tal vez ya no sea lo primero y m√°s importante.