Solo lo diremos: definitivamente har√°s caca durante el parto

Solo lo diremos: definitivamente har√°s caca durante el parto

Quien te haya dicho que no es como hacer popó durante la labor de parto, está lleno de basura. (LOL.) Lo más probable es que anules un poco mientras empujas, y es posible que en realidad sientas que necesitas tomar el mayor tugurio de tu vida, cuando de hecho, eso es solo tu forma de decir del cuerpo El bebé está saliendo.

Durante el parto con mi primer hijo, que lleg√≥ r√°pido y furioso en casa, Corr√≠ al ba√Īo entre cada contracci√≥n con un par de minutos de diferencia porque estaba convencido de que si pod√≠a aliviar algo de la presi√≥n acumulada en mis intestinos, podr√≠a concentrarme en todo ese trabajo y material de respiraci√≥n. Resulta, por supuesto, que no estaba realmente estre√Īido en el peor momento posible. Y s√≠, mi beb√© estaba casi Nacido en el ba√Īo.

¬ŅY qu√© hay de todas esas historias que escuchas sobre mujeres que realmente hacer caca durante el parto?

Les digo a mis clientes que casi todas las personas cagan un poco “, dice Alix Bacon, una Partera en Richmond, BC, y el presidente de la Midwives Association of British Columbia. (Ella dice que la pregunta surge todo el tiempo). El parto es un proceso tonto. Est√° el tap√≥n de moco, el espect√°culo sangriento, sus aguas liberando y drenando continuamente, y a menudo, un poco de caca. ”

Si bien puede sonar algo vergonzoso, hay más cosas mortificantes que tu cuerpo haciendo lo que se supone que debe hacer para sacar a ese bebé. Esto es lo que debe saber sobre cómo hacer que sh * t ocurra durante el parto:

¬ŅPor qu√© defecas durante el parto?

En primer lugar, debe esperar defecar incluso antes de que comience el parto. En De hecho, la diarrea o las deposiciones sueltas pueden ser uno de los primeros signos de trabajo de parto en los dos d√≠as previos, causados ‚Äč‚Äčpor la liberaci√≥n de hormonas llamadas prostaglandinas.

Luego, durante el trabajo de parto, la parte de presentación del bebé (generalmente la cabeza) que conduce al canal de parto presiona los receptores de estiramiento en el colon, estimula el nervio sacro y envía el mensaje a su cerebro de que necesita defecar, explica Tocino.

Por lo general, esto no ocurre hasta que el bebé está muy bajo, pero ciertas posiciones como occipital posterior (cuando la parte posterior de la cabeza del bebé está contra la espalda de la madre) o recámara (cuando el bebé se coloca debajo o con los pies primero), puede provocar que este nervio se estimule prematuramente.

Tambi√©n existe el reflejo de eyecci√≥n fetal, causado por la presi√≥n sobre el cuello uterino y vagina, lo que provoca un deseo de empujar. La combinaci√≥n de estos factores da como resultado la presi√≥n y relajaci√≥n del esf√≠nter anal, lo que ayuda a derribar al beb√© y a las heces que se encuentran en el recto. Por lo general, es solo una peque√Īa caca: Bacon le dice a la imagen que exprime el extremo de un tubo de pasta de dientes.

Tal vez su propia madre o abuela le dijo que se salv√≥ de la “indignidad” de defecar durante el parto al recibir un enema para limpiar sus intestinos antes del parto (o tal vez lo haya visto). Pero esta pr√°ctica, aunque est√°ndar en generaciones pasadas, ya no se considera √ļtil o necesario.

¬ŅC√≥mo sabes que has defecado?

Est√°n sucediendo muchas cosas all√≠ durante el parto, pero muchas mujeres a√ļn pueden sentirlo, incluso si tienen un epidural (Dependiendo de la dosis, una epidural no necesariamente bloquea la sensaci√≥n de presi√≥n). “O pueden olerla”, dice Bacon. De nuevo, no es gran cosa. Las enfermeras o comadronas lo limpiar√°n discretamente y limpiar√°n suavemente su trasero mientras lo hacen.

Nikki Jenkins, * una madre de tres hijos de East York, Ontario, tuvo una epidural con su √ļltimo hijo y no pod√≠a sentir mucho debajo de la cintura, pero hab√≠a otras se√Īales reveladoras de que hab√≠a sucedido. “Sab√≠a que hab√≠a defecado porque dej√© salir esto descomunal pedo “, dice ella. “Estaba tan avergonzado pero mi partera solo trat√≥ de tranquilizarme”.

¬ŅQu√© pasa con esa sensaci√≥n de correr al ba√Īo?

Ese La sensaci√≥n de OMG-I-have-to-poop es realmente muy √ļtil para saber cu√°ndo el beb√© est√° listo para salir, dice Bacon, y alienta a las mujeres a trabajar en el ba√Īo si eso es lo que sienten que necesitan hacer. De hecho, relajar esos m√ļsculos p√©lvicos y empujar el inodoro tambi√©n es una buena pr√°ctica antes del parto.

Rachel Johnson, * madre de tres hijos en Toronto, dice que incluso durante su tercer parto, se sinti√≥ enga√Īada por ese sentimiento de caca. “La fase de empuje fue mucho m√°s corto e intenso que mis dos primeros nacimientos. Despu√©s de un minuto de empujar la ba√Īera, le dije a mi partera que debe salga de la ba√Īera para ir al ba√Īo a defecar ‚ÄĚ, recuerda Johnson. “Ella me dijo con calma que la presi√≥n que sent√≠a era que el beb√© ven√≠a r√°pido, y que de cualquier manera, muchas personas antes y despu√©s de m√≠ hab√≠an defecado y defecar√≠an durante el parto, pero me mantuve firme”. Cuando estaba sentada en el inodoro, estaba claro para todos, excepto para ella, que la presi√≥n era, de hecho, el beb√©. “Finalmente, ella me tom√≥ por los hombros, me mir√≥ a los ojos y dijo: ‘Rachel, a menos que quieras que tu beb√© nazca en el ba√Īo, debes pararte y debes pararte’. Apenas lo logr√© de vuelta a la ba√Īera ¬°antes de que naciera el beb√©!

En alabanza del nacimiento, er, heces

Este impulso de sentarse y acostarse durante el parto es un gran argumento para usar una silla o taburete de parto. Las heces de parto se han utilizado durante cientos de a√Īos, pero han regresado constantemente desde la d√©cada de 1980, tanto en partos en el hogar como en hospitales. Bacon dice que aproximadamente la mitad de sus pacientes los usan en alg√ļn momento durante su proceso de parto. Son excelentes para brindar apoyo vertical a las mujeres que nacen en una posici√≥n m√°s c√≥moda para sentarse o ponerse en cuclillas, Opuesto a acostados de espaldas, y est√°n dise√Īados con una abertura en el centro del asiento para que una partera u obstetra pueda atrapar al beb√© sin que la mujer que trabaja tenga que levantarse o acostarse.

Dejemos de disculparnos por defecar mientras damos vida a otro humano

No es broma que las mujeres embarazadas, especialmente cuando son las primeras, tengan un miedo genuino de defecar durante el parto. Pero incluso en medio del parto, las mujeres se disculpar√°n por ello, lo que Bacon encuentra desgarrador. “Incluso en medio de la presi√≥n, algunas mujeres se averg√ľenzan y comienzan a disculparse profusamente”, dice ella. “Es triste que disminuya tal una haza√Īa incre√≠ble Lo han logrado, sin embargo lo logran. Dar a luz es un premio dif√≠cil de ganar “.

Si bien algunas mujeres pueden sentirse m√°s avergonzadas frente al equipo de parto, otras no pueden soportar pensar en sus propias parejas vi√©ndolas caca. Jenkins admite que a su esposo le gusta bromear y record√°rselo, pero sus compa√Īeros, tomen nota: no est√° bien que alguna vez se burlen de una mujer sobre lo que puede haber sucedido en esa sala de partos, o cualquiera de ellos. Los detalles sucios. Bacon descubre que si los socios no pueden manejar lo que puedan ver all√° abajo, generalmente se ordenar√°n por s√≠ mismos. “Los que podr√≠an estar m√°s asustados se mantienen alejados de donde sucede toda la acci√≥n”.

Puede ser una … sensaci√≥n, pero Bacon siempre le asegura a sus pacientes de parto que est√°n haciendo un gran trabajo, y que si sienten que est√°n evacuando, est√°n presionando en el lugar correcto, utilizando los m√ļsculos correctos. . Caca pasa. Siga adelante.