Tenemos mĂĄs en comĂșn con nuestras hijas adolescentes de lo que pensamos

Tenemos mĂĄs en comĂșn con nuestras hijas adolescentes de lo que pensamos

Durante la primera dĂ©cada de su vida, mi hija y yo estĂĄbamos cĂłmodas como dos bichos en una alfombra. Le encantaba salir conmigo, me pedĂ­a un Ășltimo abrazo y beso todas las noches antes de acostarse, y entraba a mi habitaciĂłn a primera hora de la mañana. Entonces llegaron los años de la interpolaciĂłn. A menudo nos enfrentĂĄbamos a problemas como la hora de dormir, si una pelĂ­cula era apropiada para ella y cuĂĄndo y cuĂĄndo, ÂżcuĂĄndo podrĂ­a tener una cuenta de Instagram? Recuerdo que a veces me sentĂ­a tan distante de ella cuando me paraba a un lado de la cerca y ella al otro.

Avancemos unos años y ahora soy la madre de una adolescente. SĂ­, todavĂ­a tenemos nuestros momentos tensos, y a veces dĂ­as, pero a medida que se acerca a la edad adulta, hemos encontrado muchos puntos en comĂșn. AquĂ­ hay algunas maneras en que mi hija adolescente y yo nos relacionamos totalmente:

1. PMS es real.

Los cambios de humor, la hinchazĂłn, la irritabilidad, son parte de la nueva realidad de mi hija. Ahora comprende muy bien lo difĂ­cil que es lidiar con las solicitudes del mundo cuando sus hormonas estĂĄn atornilladas y le duele el Ăștero. Mi chica y yo nos compadecemos de los brownies, sabemos cuĂĄndo mantenernos alejados el uno del otro y apreciamos pequeños actos de amabilidad, como una taza sorpresa de tĂ© a la hora de dormir o tomar un dĂ­a libre de la escuela.

2. El sudor apesta.

Donde una vez era solo una molestia hĂșmeda, el sudor ahora estĂĄ impregnado de hormonas que te dejan con olor a sopa de pollo un dĂ­a y a un elefante sin lavar otro, a pesar de que te duchaste hace dos horas. SolĂ­a ​​volver a casa despuĂ©s de hacer ejercicio y decir “ÂĄMamĂĄ, apestas!” SĂ­, bueno, las mujeres adultas apestan a veces. Ahora es igual de probable que huela y se declare olorosa.

3. PUEDES usar leggins negros en cualquier momento y en cualquier lugar.

Cuando era mĂĄs joven, mi hija, vestida con falda y vestida, solĂ­a darme todo tipo de flack para caminar con mis leggins negros todo el dĂ­a todos los dĂ­as. Ahora mi adolescente tiene alrededor de ocho pares en su propia rotaciĂłn de vestimenta, lo que significa que las polainas finalmente son geniales.

4. A veces la vida exige un buen improperio anticuado.

No soy tan cuidadoso al ver mi idioma alrededor de mi hijo adolescente como lo era antes, lo que significa que a veces escucho algo. DespuĂ©s de 13 años de perforarla, sĂ© que mi niña entiende que las maldiciones casuales no son comĂșnmente aceptadas en nuestra casa. Sin embargo, a veces una palabra de maldiciĂłn es el mejor descriptor, como cuando dejas tu billetera en la tienda de comestibles (yo) o ese chico del que estĂĄs enamorado te atrapa cuando te suenas la nariz (ella).

5. Los amigos son importantes.

Mi hija solĂ­a quejarse del tiempo que pasaba con mis amigos: “ÂĄSiempre sales a cenar, reservar un grupo o dar un paseo!” SĂ­, lo soy, y ahora ella tambiĂ©n. En lugar de refunfuñar sobre el tiempo que paso con mis amigos, mi hija me pregunta de quĂ© hablamos y me aconseja sobre sus amistades. Estoy feliz de ayudarla a fomentar el mismo tipo de relaciones femeninas significativas y de apoyo que tengo.

6. El tiempo del baño es tiempo sagrado.

Cuando la puerta del baño esté cerrada, bajo ninguna circunstancia entre, no importa cuånto tiempo esté allí. Cuando mi hija era mås joven, no entendía por qué pasaba tanto tiempo sola en el baño. Ahora lo entiende: ademås de ir al baño, bañarse y cepillarse los dientes, aquí es donde contemplamos, nos examinamos y nos reunimos.

7. Sabemos sobre sexo.

Es posible que su adolescente no sepa sobre sexo de primera mano, pero eso no significa que no sepa cĂłmo, quĂ© y por quĂ©. Pretender que mi esposo y yo no nos entendemos es inĂștil. A veces mi hija reacciona con “ÂĄEw, asqueroso!” y otras veces ella solo levanta las cejas con una mirada de complicidad. Es un poco incĂłmodo, pero estoy tratando de crecer al respecto.

8. Usar tacones no es todo eso.

Cuando mi hija era una adolescente, estaba obsesionada con los tacones. Cada vez que íbamos de compras, se dirigía directamente al departamento de calzado y pedía probarse un par. Ahora que es una adolescente, tiene un par propio. Los usa de vez en cuando, pero se los quita råpidamente cuando llega a casa, quejåndose de sus pies adoloridos. Ahora ella sabe por qué estoy dispuesta a renunciar al glamour y mantenerme en mis pisos.

9. Vemos lo que comemos.

Esto no es necesariamente algo bueno. Como mujeres, estamos condicionadas a controlar nuestra alimentación, ya sea que evitemos alimentos específicos, no comamos después de las 8 p.m., limpiemos u omita ocasionalmente las comidas. Mi niña observa todos mis movimientos en este frente y he notado algunos cambios sutiles de su parte. Estamos teniendo mås conversaciones sobre la comida, cómo afecta a nuestros cuerpos y las presiones culturales que enfrentan las mujeres.

10. Mamå también fue una adolescente.

Hay un momento a-ha que ocurre cuando las chicas se acercan a los 13. En lugar de “ÂĄNo sabes nada!” Estoy recibiendo mĂĄs de “ÂżCĂłmo fue tu primera cita / beso / fiesta de secundaria?” Como ex adolescentes, las madres en realidad tenemos cierta influencia con nuestras hijas ahora. Estoy disfrutando mi posiciĂłn como experto experimentado, especialmente porque nos da la oportunidad de conectarnos y compartir.

Entonces, si bien criar a las adolescentes puede ser un desafĂ­o, saber que tenemos mucho en comĂșn hace que sea mucho mĂĄs fĂĄcil.