Una carta para mis adolescentes de algĂşn dĂ­a sobre la tecnologĂ­a

Una carta para mis adolescentes de algĂşn dĂ­a sobre la tecnologĂ­a

Queridos niños

Mientras escribo esto, los dos todavía son pequeños. Solo tiene 18 meses y 3 años y, sin embargo, ambos pueden trabajar la tableta mejor que yo. La tuya es una generación que crecerá rodeada de todo electrónico.

Cuando era pequeño, los niños no tenĂ­amos aplicaciones para mantenernos entretenidos. De alguna manera lo hicimos sin telĂ©fonos celulares y acceso a Wi-Fi. TenĂ­amos telĂ©fonos en casa que estaban unidos a la pared con cables. Si necesitábamos llamar a alguien y no estábamos en casa, usamos dispositivos antiguos llamados “telĂ©fonos pĂşblicos”.

No había Google o Siri para responder todas las preguntas que se nos ocurrieron. Si queríamos aprender sobre algo, teníamos que investigarlo en la biblioteca. Utilizamos catálogos de tarjetas y enciclopedias y tuvimos que trabajar para encontrar las respuestas.

No teníamos GPS. Si fuéramos a algún lugar, tendríamos que pedir direcciones o usar un mapa gigante de papel que era imposible de plegar.

Quién sabe cómo será la tecnología para cuando leas esto. Tal vez estarás demasiado ocupado reprimiendo el levantamiento del robot para leer esta carta. Pero para lo que sea que valga, aquí hay algunos consejos sobre cómo crecer en un mundo de acceso instantáneo:

Sepa cuándo desenchufar. Habrá mucho tiempo para telĂ©fonos, videojuegos, tabletas y televisiĂłn, pero todo es mejor con moderaciĂłn. Además, no mirarás hacia atrás y recordarás tu publicaciĂłn favorita en las redes sociales o cuántas personas le “gustaron”. Invierta en crear recuerdos importantes.

Intenta ser social. En la actualidad, los niños tienen teléfonos inteligentes. He visto a adolescentes pasar el tiempo juntos en grupos, ignorándose activamente mientras miraban sus teléfonos. Es importante tener conversaciones reales y practicar el contacto visual con otros seres humanos.

Los modales importan. Trata a los demás como te gustarĂ­a que te trataran. Una sonrisa y una actitud positiva recorren un largo camino. Di por favor y gracias.” Se respetuoso y amable.

El anonimato nunca es una excusa para nada. La gente dice todo tipo de cosas feas en línea. Es más fácil decir cosas hirientes detrás de una pantalla que decirlas a la cara de alguien. Una buena regla general es no actuar como un imbécil, ya sea en persona o en línea.

Sé tu propio defensor. Manténgase alejado del punto débil tóxico de Internet que es la sección de comentarios. No participe ni fomente la negatividad de los demás. Si bien es bueno defenderse y creer lo que cree, también es importante evaluar qué batallas valen la pena.

Sé inteligente y seguro. Tome decisiones que lo beneficiarán a largo plazo. Ten en cuenta lo que compartes en línea y no te tomes fotos desnudas porque, francamente, nunca sabes dónde terminarán.

Leer libros, Preferiblemente del tipo de papel si todavía existen en otra década. Lee incluso cuando no quieras leer. Lee hasta que encuentres ese libro que enciende tu pasión por la literatura; lo sabrás cuando lo encuentres. Luego sigue leyendo y nunca dejes que esa llama se apague.

Aprende a escribir bien. La comunicaciĂłn en estos dĂ­as está llena de acrĂłnimos y emojis, pero las palabras pueden ser herramientas poderosas cuando se usan de manera efectiva. La ortografĂ­a, la gramática y el vocabulario son cosas importantes si quieres que te tomen en serio. Y, por amor a todo lo que es bueno, no escriba “u” en lugar de “usted” en ningĂşn lugar fuera de un mensaje de texto.

Encuentra las cosas que hacen la vida especial para ti. Cultiva tu creatividad. TĂłmese un tiempo para la mĂşsica y el arte. Haz amigos que te apoyen, te inspiren y te hagan reĂ­r.

Tómese un tiempo para las aventuras. Sal al aire libre tanto como puedas. No te conformes con solo mirar fotos de lugares; ve a verlos por ti mismo. Ensúciate, siente la tierra debajo de tus pies y déjate sentir pequeño en comparación con todo.

En estos días, puede obtener todas las respuestas que desee con solo tocar un botón, pero espero que eso no mitigue su curiosidad por la vida. Aprenda lo que pueda a través de experiencias de primera mano y esté completamente presente en esos momentos. Con suerte, ya habrán inventado la teletransportación o los autos voladores para que pueda ver aún más de lo que el mundo tiene para ofrecer.

Ama siempre,

Mamá